Páginas

lunes, 6 de junio de 2011

Patrimonio en peligro_Pabellón de Hungría de 1992


Los Reyes Magos dejaron en Sevilla, el 6 de enero de 2009, un regalo muy especial, la protección de varios pabellones de la Exposición Universal de 1992. Dos años después, uno de esos edificios, el que representó a Hungría se encuentra abandonado y en peligro de seguir deteriorándose si no se pone remedio pronto.

El Pabellón húngaro es una de las obras más celebradas del arquitecto Imre Makovecz (Budapest, 1935). A pesar de su origen efímero, tras la Exposición se decidió indultarlo por su belleza por lo que fue conservado mientras a su alrededor otros pabellones fueron cayendo víctimas del nuevo uso del recinto de la Cartuja. Finalmente fue comprado por una constructora que lo reconvirtió en museo dedicado a las energías renovables, uso que mantuvo durante varios años.









Sin embargo, los terrenos de la Cartuja se fueron revalorizando y lo que antes era un pequeño pabellón pasó a ser un jugoso terreno donde poder construir un moderno edificio de oficinas. Y fue entonces cuando la piqueta acechó al pabellón húngaro, llegándose a plantear su derribo. Afortunadamente saltaron todas las alarmas y la sociedad civil pidió que el edificio fuese nuevamente indultado. La constructora movió rápidamente sus cartas y planteó el traslado del edificio al parque del Alamillo, todo con tal de poder disponer del terreno. Pero la burocracia siguió su camino y por una vez fue más rápida que la piqueta, el pabellón fue declarado Bien de Interés Cultural junto con los de Finlandia, España, Francia, Andalucía y Navegación. Quedaban por tanto unidos para siempre pabellón y solar ya que la declaración como BIC prohibe su traslado así como su reforma.


Una vez inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz el edificio dejó de tener interés para sus propietarios, que cerraron el Museo y lo abandonaron a su suerte. Pasaron los meses y los años, el Pabellón, se deteriora día a día mientras el vandalismo se ceba con algunas zonas del mismo.


El edificio es una auténtica maravilla. La madera y la pizarra, materiales que poco solemos ver por esos lares, le dan un aspecto casi mágico. Pero también son el principal hándicap para su conservación ya que la madera, sin una conservación continuada, se deteriora en exceso.



En Cultura de Sevilla hemos decidido incorporar este edificio a nuestra lista de Patrimonio en peligro. Sólo hay que googlear el nombre del arquitecto para ver que sus obras son una delicia y que tenemos una gran suerte por poder conservar un edificio suyo en Sevilla. Pero para evitar que se pierda hay que darle un uso y parece que sus propietarios no están por la labor. Esperemos que pronto lleguen nuevos tiempos para el pabellón y podamos volver a disfrutar de él en las mejores condiciones.


7 comentarios:

el pasado de sevilla dijo...

bueno, hace tiempo, lei, que con lo que se ha gastado en los parasoles, se podrían haber restaurado 64 santa catalina, y digo yo, si este señor, monteseirin, hubiera invertido el dinero en todo el patrimonio que se cae a pedazos en sevilla en ver de hacer las setas si o si, ¿hubiera ganado las elecciones, o perdido con menos diferencia?, YO CREO QUE SI.

y digo esto por que en los parasoles también ha entrado pastaca de la junta de andalucia, por lo que también podría haber destinado algo para este edificio.

yo no entiendo por que el socialismo esta totalmente en contra de conservar y restaurar en esta ciudad, y después se darán de tortas cuando el año que viene pierdan también el gobierno en la Junta, sino tiempo al tiempo, que sevilla es soberana y ya ha dado su primer portazo.


respecto a este edificio cultura, has hablado de su exterior, yo aporto lo increíble de su interior, con una nave central que tiene un techo y altura bellisimo. una pena.

Maese Maesa dijo...

Este edificio es de una fantasía desbordante. Me encanta. La verdad es que no recuerdo cómo era por dentro. Pero, ¿qué usos podría dársele? Está claro que ya ha servido de museo, también podría ser un centro de convenciones y eventos, aunque esto último, francamente, me decepcionaría, así que, ¿por qué no imaginarlo como otro centro cultural para la Cartuja?

Francisco dijo...

no se podría trasladar a un lugar donde se luzca más, como cerca del río, y donde se le pudiera dar un uso acorde con su belleza. este patrimonio tenemos que salvarlo

Alberto Martín dijo...

Dos cosas:

1º-El responsable del mantenimiento de los edificios, sean BIC o no, siempre es de sus propietarios, no de las administraciones públicas que si deben estar al tanto y proporcionar ayudas si es necesario. En el caso de Santa Catalina el Ayuntamiento CUMPLIÓ su parte del acuerdo con el Arzobispado reparando las cubiertas y haciendo el estudio técnico, es el Arzobispado quien no pone el dinero. Mismo caso para el Pabellón de Hungría, restaurado en el año 2000 con cuantiosas ayudas públicas.

2º-La ley impide que los edificios declarados BIC se trasladen.

el pasado de sevilla dijo...

alberto, una cosa son las obligaciones y otra la voluntad.

zoido no va a poner un duro del ayuntamiento, pero si va a mover el tema para buscar toda la financiación necesaria para la restauración de santa catalina.

una cosa es lo que quiera el alcalde de turno, usease placa en la la plaza mayor, y otra lo que quiera el pueblo, usease santa catalina arreglada y los caballos saliendo de allí el jueves santo.

respecto a lo de la restauración del edificio, me parece de pm lo que tu dices, PEROOOOOOOOO, hay una ley que dice que si los dueños del inmueble no se hacen cargo del las restauración del mismo, el ayuntamiento lo arregla con dos consecuencias una, reclamando después el pago de la misma con sus intereses u otra haciéndose propietaria del mismo una vez resuelto las reparaciones. Pero volvemos a lo mismo, hay que tener voluntad, ganas y sobre todo menos afan de protagonismo, y entonces tendríamos solucionado también el tema de la fabrica de vidrio de la trinidad o la fabrica de artillería, pero esto no interesaba al que te dije y por eso Sevilla con el voto en la mano y harto de que hiciera solo lo que le saliera del pairo lo ha mandado pa casa y con mayoría absoluta, que dicho sea de paso, única en todo la historia de la democracia en la ciudad de Sevilla, así estaría ya el patio.

un saludo.

Culturadesevilla dijo...

PASADO, muchas esperanzas estás poniendo en el nuevo alcalde. Recuerda que del dicho al hecho hay un buen trecho. Zoido puede decir misa cantada, en época de elecciones todo son buenas intenciones, pero luego a la hora de la verdad... Hay que darle un margen de confianza, estoy de acuerdo, pero tampoco hay que tratarlo como si fuera el Mesías. Además, ten en cuenta que en Sevilla vivimos cerca de un millón de personas, habrá quién quiera "ver salir a los caballos de Santa Catalina cada Jueves Santo" y habrá quien esté completamente de acuerdo con Metropol Parasol. El pueblo somos todos y es muy heterogéneo, las generalizaciones nunca son buenas.

Sobre lo que dice Alberto, estoy completamente de acuerdo. En el caso de Santa Catalina la que no ha cumplido es la iglesia. Es muy fácil pedir para que los demás te solucionen los problemas. El Salvador se restauró gracias al dinero de TODOS, en Santa Catalina ya podría haber arrimado más el hombro en lugar de esperar que lleguen otros con el dinero en la mano. La Iglesia tiene el tirón suficiente como para haber pedido a sus fieles una donación para la restauración, si no lo ha hecho será porque tiene otras prioridades.

Saludos!

Reptilian God dijo...

Sencillamente una biblioteca. Imaginad, este lugar de fortaleza pendulos y ciencia convertida en una estupenda biblioteca para los universitarios y empresas a sus alrededores y por supuesto para toda Sevilla.
Piensas oh que estupenda idea... pero Sevilla ya tiene bibliotecas...
Pues si por eso, se crea en sus sotanos una imprenta y creamos la primera Biblioteca Publica de Imagenes. Una biblioteca que consta exclusivamente de libros de imagenes. Claro, que hoy dia hay pocos libros de imagenes. Sin embargo, se invierte en la impresion de libros de imagenes. Imagenes son muy facil de encontrar. Creamos libros como ¨La raza Borde Collie¨ dentro se hallan imagens de todo tipos de Border Collies. O ¨Comida de Sevilla¨. Ya creadas y expuestas todas estos libros y en funcionamiento correcto la Biblioteca de Imagenes, el sotano de la biblioteca de imagenes empieza a vender internacionalmente copias de sus libros.
Un negocio muy viable para mucho tiempo. Aunque, si yo personalmente pudiera hacer con el Pabllen de Hungria lo que quisiera... lo convertiria en una Facultad de Magia. ¨Facultad de Magia. Escuela para el fomento y estudio de la magia.¨ Porfavor no confunda magia con trucos de magia. No es lo mismo hacer desaparecer una carta que crear una avalancha de nieve en cualquier momento deseado. Los dos totalmente posibles.

Reitero, la primera Biblioteca de Imagenes. Un lugar de aprendizaje y estudio visual.