Páginas

miércoles, 25 de mayo de 2011

San Telmo abierto


El Palacio de San Telmo continúa con su programa de puertas abiertas para que todo aquél que lo desee pueda visitarlo. A lo largo de la visita se conocerá la historia y los diferentes usos del edificio, cuya primera piedra se puso en 1682 cuando empezaron las obras de la Universidad de Mareantes. A lo largo de estos tres siglos el palacio pasó de ser Universidad a residencia de los Montpensier en el siglo XIX para ser ocupado por la Iglesia durante gran parte del siglo pasado. Tras su adquisición por parte de la Junta de Andalucía en 1989, el edificio ha sido recuperado en dos fases según el proyecto de Guillermo Vázquez Consuegra.

Las visitas tienen lugar los jueves, sábados y domingos previa cita. Para concertar la visita hay que llamar al teléfono 955.00.10.10 o bien mandar un correo electrónico indicando datos de contacto de la persona interasada a 'visitasantelmo@juntadeandalucia.es'

Más información aquí

3 comentarios:

Giraldillo dijo...

Muy recomedado, es impresionante lo que encierra este palacio, gran desconocido para la mayoría de los sevillanos. Y la capilla una joya. Recomiendo su visita.

Anónimo dijo...

San Telmo está cerrado. El programa de visitas es un lavado de cara; sólo los que viven cerca de la ciudad pueden adaptarse a citas concertadas, que además funcionan tarde y mal. El palacio debe estar abierto a turistas y visitantes al menos los sábados y domingos. Insisto: de puertas abiertas nada de nada. San Telmo sigue cerrado al turismo.

Culturadesevilla dijo...

En realidad cualquier persona puede solicitar la visita, viva en Sevilla o en San Petersburgo, únicamente hay que mandar un correo indicando el día. San Telmo no está abierto 100% por motivos de seguridad. Estoy de acuerdo contigo en que se podría plantear de otro modo para que los fines de semana hubiera mayor libertad de acceso, pero de ahí a decir que está cerrado hay un buen trecho.

Mucho más complicada es la visita a otros monumentos de la ciudad como la sede de Emasesa, el propio Ayuntamiento o el Palacio de Altamira y nadie se queja por ello. Al menos en San Telmo existe la posibilidad.

Saludos