Páginas

domingo, 29 de mayo de 2011

La dignidad hecha añicos


Hace unos meses empezó la restauración del Mural Verbo America, obra que Roberto Matta diseñó para la puerta de Barqueta de la Exposición Universal de 1992. Nos llegan noticias de que pronto veremos de nuevo colocado parte de este mural tras su restauración y hemos querido comprobar in situ qué se encontrará Curro cuando vuelva de la UCI.


Las imágenes hablan por sí solas. El estado de este acceso a la Cartuja, a pocos metros del centro histórico, no puede ser más lamentable. El muro donde se reubicará una parte del mural ya ha sido enlucido para volver a adosar las delicadas cerámicas. Para evitar el carril bici, todo el mural se trasladará metro y medio quedando desplazado de su lugar original (a veces es más fácil que la montaña vaya a Mahoma). Frente a la bella obra surrealista nos encontramos una serie de fuentes totalmente abandonadas y cubiertas de basura.


El pavimento está completamente levantado, los árboles sin podar o directamente desaparecidos, la suciedad se pasea impunemente... y todo esto justo en la puerta de Isla Mágica, una puerta por la que pasan miles de personas cada día. ¿Acaso el Parque temático no puede ejercer presión sobre el Ayuntamiento para que adecenten la zona? Bochornoso.


¿Y qué pasa al otro lado? Los que conozcan la obra sabrán que el mural se compone de dos partes, una a cada lado de la carretera. Mientras que en la parte derecha (mirando desde el puente de la Barqueta) Dédalo Bienes Culturales está restaurando lo que se ha podido salvar, en la parque izquierda nos encontramos la obra tal cual, sin tocar ni retirar sus delicadas piezas.



De nievo suciedad, abandono y vergüenza. Pero lo peor de todo, lo que más duele aparte de ver el bello mural hecho añicos, es comprobar como a sus pies se amontonan los trozos destruidos de la obra. En lo que en su día fue una fuente, hoy nos encontramos tierra y los despojos de una obra que en el mercado valdría varios millones de euros. Mientras que en otros países la obra de Matta se encuentra a buen recaudo en museos, en Sevilla dejamos que se pudra entre jaramagos. ¿Se consentiría que un Velázquez estuviera hecho jirones en medio de la calle? Pues esto es exactamente lo mismo, pero con cerámica.


Desde Cultura de Sevilla no sólo pedimos, sino que imploramos que se restaure en su integridad el Mural, que se recojan las piezas que están por el suelo y que la obra NO vuelva a su lugar original. Devolver Verbo America a Puerta de Barqueta es condenarlo a su desaparición. Lo más lógico y lo más decente sería que esta obra se trasladase a un lugar donde pudiera conservarse y protegerse. En su momento ya propusimos que un lugar de lo más adecuado sería el futuro Museo de Cerámica, pero tampoco sería mala idea retomar la idea de ubicar las piezas en la estación de Metro de Puerta de Jerez donde daría la bienvenida a los usuarios que llegan al centro y donde estaría infinitamente mejor conservada.


Ojalá esta súplica llegue a quién tenga que llegar y entre todos podamos salvar esta maravillosa pieza.

10 comentarios:

antonio alvarez gordillo dijo...

Quizas habria que contarle a los que se han cargado esta obra, o a los que han dejado que se caiga, lo que "cuesta" una pieza de Roberto Matta Echaurren hoy dia. De esa forma quizas alguien la habria robado, algo mucho mas deseable, que esta terrible imagen.

el pasado de sevilla dijo...

para los que amamos esta ciudad y disfrutamos de la expo del 92, es dolorosisimo ver imágenes como estas. no entiendo como se puede gestionar y conservar tan malisimamente una ciudad, como se ha echo en estos últimos años,hemos destrozado la cultura de esta ciudad de una forma REPARABLE en algunos casos, por tanto espero que pongan YA pies en pared, y manos a la obra.

un saludo

Alberto Martín dijo...

No estoy de acuerdo en trasladar el mural a un museo. Este tipo de obras están pensadas para formar parte del paisaje, para la calle. Si no sabemos cuidarlo pues tendremos que trabajar para educar en ese sentido.

gsus dijo...

Imagenes que dejan claro que no solo se trata de colocar el mural ceramico sino de toda una operacion de recuperacion de lo que antaño fue puerta barqueta. Lo mas sangrante es que es la zona de paso turistico mas importante hacia isla magica y que ya de por si es la puerta de entrada a la propia isla de la cartuja. LAMENTABLE!!

Anónimo dijo...

Hola,

Quizá sería bueno enviarle un enlace a este reportaje a el nuevo alcalde de la ciudad, porque si hay alguien que pueda hacer algo es él.

Saludos.

Maese Maesa dijo...

Ya era indignante que la ignorancia hubiera hecho que el patrimonio se haya maltratado durante tantos años. Pero una vez que los medios denunciaron la situación, ya no se se puede alegar que en el Ayuntamiento ignore la situación o el valor de lo maltratado, se sabe perfectamente, y sin embargo se toma la hipócrita y hasta grotesca medida de restaurar un trozo sí y otro trozo no. Increíble. Y mientras, no hay que ir a otros países para añadir sal a la herida, con ir a Bilbao es suficiente, dónde ahora mismo hay una gran exposición en su Museo de Bellas Artes sobre Roberto Matta (sí, y encima ellos tienen un museo con programación).

Anónimo dijo...

Hola a todos. Me llamo José, soy historiador de arte y trabajo en la restauración del mural Verbo América. He leído el artículo, que me ha parecido muy interesante, pero me gustaría comentar algunos aspectos.
Cuando esta obra salió a concurso por parte del Ayuntamiento de Sevilla la dirección técnica ya adelantaba que la intervención debía procurar el máximo respeto a la obra original. Tomando esa máxima como base, los distintos profesionales que estamos trabajando (restauradores, historiadores, arquitectos…) en esta restauración elaboramos un criterio de intervención partiendo de una serie de factores: el pliego de condiciones técnicas dictado por el Ayuntamiento, normativas internacionales en restauración, experiencias similares y las características técnicas de la obra que requerían unas necesidades muy específicas.
Quiero agradecer desde aquí la ayuda inestimable de la señora Yoko Akabane, que fue la encargada de su ejecución material. Ella nos facilitó la documentación de la obra, sus dibujos y fotografías que han permitido un levantamiento digital de la obra, haciendo posible disponer de una base documental importante para acometer la reintegración de las lagunas con toda la seguridad.
EN cuanto al muro derecho tuvimos que extraer el material cerámico porque había que moverlo, mientras el izquierdo (que también se está restaurando) no ha exigido ningún movimiento, por lo que aquellas piezas que puedan tratarse in situ se han dejado en su lugar. Los fragmentos que se ven en el suelo, son resultado de la operación de cortes que actualmente estamos haciendo. Se trata de realizar cortes rectos en las baldosas que presentan lagunas para realizar el material faltante y pegar la reintegración, algo que requiere acabados en líneas rectas para su correcta integración en la obra. Estamos tratando de recuperar todo el material original posible, algo que podréis comprobar cuando se presente la obra, ya que observaréis como en una misma baldosa conviven fragmentos originales y otros realizados ex profeso, diferenciados en tono y textura levemente para evitar la falsificación. Los trozos que aparecen en foto son fragmentos de cerámica que han saltado ha realizar los cortes, son partes que no llevan esmalte, libres de dibujo, por lo que su conservación no aporta nada a la obra original. Es más, entorpece la reintegración de la reintegración del acabado final.
Tenemos previsto empezar en breve con la colocación de las piezas, en todo momento el equipo técnico ha mantenido informado mediante reuniones y fotografías a la Asociación Legado Expo 92, que se ha mostrado muy interesada por este proceso. Por ello, recordamos que por nuestra parte no tenemos ningún inconveniente en explicar aquellos detalles que deseen. Agradecemos a todos vuestro interés por este proceso, que está suponiendo un trabajo humano enorme por el deterioro tan acusado que tenía y la complejidad de la obra, esperamos que estéis presentes el día que finalice el proceso y que disfrutéis del resultado. Por mi parte, solamente quiero pedir un respeto por la obra de Matta y por los avances que esta restauración está logrando, estamos hablando de un mural realizado con un material muy sensible, con piezas en relieve, que ofrecen poca resistencia, por lo que cualquier acto vandálico puede tener unas consecuencias gravísimas. Muchas gracias a todos/as por el interés, si quieren más información no duden en ponerse en contacto con nosotros.

Culturadesevilla dijo...

Muchas gracias José por aclararnos los pormenores de la restauración. Aprovecho para comentarte que he intentado ponerme en contacto con vosotros para tener más detalles de la restauración pero no he recibido respuesta, me gustaría poder hacer un reportaje sobre el proceso de restauración, a ver si es posible.

Saludos!

Anónimo dijo...

Realmente yo pensaba igual que en el reportaje la primera vez que contemplé el Matta ya desprendido, aunque luego analizando los restos pude comprobar como efectivamente las piezas retiradas del mural izquierdo son las que se encontraban rotas y por tanto en proceso de restauración, realmente los azulejos son muy difíciles de quitar, por tanto es normal la presencia de trozos desprendidos en las labores (aunque se llame restaurar, es un proceso en el que la obra sufre, no se puede cambiar los daños, solamente apaliarlos)
De todas formas sigo temiendo el resultado final, a pesar de las buenas maneras, la obra de Matta se encuentra totalmente desnuda de la policromía dada a posterior, por no hablar de las partes libres fuera del conjunto cerámico.
Espero que reine la cordura y no se intente llegar a más de lo posible, el Matta original es lo que queda, con todos los destrozos que hemos consentido durante estos años, sería una verguenza que ahora nos lo cambien por un matta muy colorista pero muy falso.

Por cierto que a pesar del proceso de restauración, no debemos olvidarnos de las demás que siguen esperando un poco de atención, el "vertedero" fuente de Matt Mullican, "El desván de los bares Azul" anteriormente "el plato Azul", y las ya recuperadas de los jardines del guadalquivir.
Un saludo Iván

ZoOoM Sieterevueltassiete dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.