Páginas

jueves, 26 de mayo de 2011

Crónicas urbanas: Jardines del Cristina


Los Jardines del Cristina vuelven a ser la zona verde de agradable paseo de finales del siglo XIX. Mucho han cambiado desde entonces; su extensión se ha reducido a menos de la mitad, las esculturas y fuentes que los decoraban pasaron a la historia, pero tras la última intervención se deja atrás el estado de abandono en que quedaron sumidos tras su uso como una vulgar rotonda asediada por el tráfico en todos sus frentes.


Hasta la llegada al Ayuntamiento del asistente Arjona, en 1825, las pocas zonas verdes que había en Sevilla se encontraban en las huertas de los conventos, sin embargo, gracias a su plan de reformas urbanísticas se abrió un paseo arbolado que bordeaba el río Guadalquivir desde la Barqueta hasta los Jardines de las Delicias, colofón del ajardinamiento de la ribera. Para adecentar el acceso a Puerta de Jerez y frente al entonces Colegio de Marina se planteó esta zona verde bautizada con el nombre de Salón del Cristina en honor de la reina María Cristina, esposa de Fernando VII.

La restauración de los Jardines cuenta con una nueva incorporación escultórica, se trata del monumento erigido en honor a la duquesa de Alba, obra de Sebastián Santos Calero y elaborada gracias a la colaboración de diferentes instituciones sevillanas con el beneplácito de la Real Academia de Bellas Artes.

La escultura se ha instalado en una de las plazoletas más cercanas al Paseo de las Delicias justo frente a la peana hexagonal de ladrillo que se observa en la imagen superior, que tiene toda la pinta de albergar algo en un futuro. La obra, en bronce, ha sido bastante discutida en la ciudad por insistir en un modelo de monumento público superado desde hace años. A sus pies se lee una placa donde se recoge la fecha y el nombre de la duquesa, curiosamente, con falta de ortografía incluida.





Pasear por los jardines es una auténtica delicia. Se ha renovado la jardinería, se han restaurado las fuentes, senderos peatonales, farolas y parterres. Lo único que faltan son los bancos.


El Jardín regala estampas de gran belleza como la pérgola con columnas de mármol y entramado de madera.



La avenida de Roma luce un nuevo aspecto con adoquines y parterres. El tráfico por esta zona ha sido reorganizado para favorecer el paseo y evitar la degradación de la fachada de San Telmo. En esta zona apareció durante las obras del aparcamiento subterráneo un fragmento de calzada romana y un mosaico. Hace unas semanas se afirmó que la calzada sería repuesta para el disfrute ciudadano, pero a día de hoy no hay restos de la misma.


De las fuentes que adornaron los Jardines (una dedicada a Apolo, con una escultura del dios) no queda absolutamente nada, únicamente dos pequeños surtidores que también han sido limpiados y restaurados.


El monumento a Castelar también ha sido restaurado, reconstruyéndose los rostros de las figuras femeninas que flanquean el busto del político, las personificaciones de la Historia y la Elocuencia.


Sin embargo, no todo son bondades en esta intervención. El quiosco que hay cerca de Puerta Jerez se ha quedado tal y como estaba, completamente destrozado. Una pena que se haya quedado en ese estado, sobre todo porque es bien visible desde el Paseo de Cristina y en cualquier momento se puede venir abajo.


Por último, quedan varios flecos pendientes de rematar. Como todas las grandes obras de los últimos años se ha inaugurado sin terminar, algo que empieza a ser costumbre en esta ciudad. La pérgola del paseo de Cristina aún sigue en obras, al igual que la fuente dedicada a la Generación del 27 que se rematará con una escultura de Sergio Portela y que representará a la musa de la poesía.



7 comentarios:

Giraldillo dijo...

Me esperaba la peatonalización frente al palacio de San Telmo, una pena. Habrá que verlos in situ, pero a priori tiene buena pinta la restauración (exceptuando la no restauración del quiosco). Por cierto, horribles las pérgolas nuevas. Y vergonzosa la falta de ortografía, ¿es que nadie se da cuenta?

Anónimo dijo...

No tiene "una falta de ortografía" sino varias...
Cayetana Fitz-James Stuart.
¡Lamentable!

Manu dijo...

habrán querido Andalucidar el nombre, y no es la primera vez que se equivocan en placas, veanse Plaza de España.
Lo de la pergola, de pena y el quiosquito , no les llegaria el presupuesto.

Maese Maesa dijo...

Sigo sin saber qué es exactamente "todo lo que la Duquesa ha hecho por Sevilla" y por lo tanto, a qué se debe este monumento.

La pérgola nueva, ¿va a quedar así? Porque tiene pinta de que le falte algo...

Y la peana hexagonal, puede que esté encaminada a servir de escenario para pequeños conciertos, ¿puede ser?, ¿cabrían las sillas alrededor?

Pablo dijo...

Una lástima que no se haya peatonalizado la zona frente a San Telmo, impide disfrutar del todo de la zona, y con la zona que han puesto de carretera podrían haber ampliado un poco el parque. ¿Se sabe para cuando van a traer la estatua de la musa? Se la ha criticado bastante pero debo decir que tengo cierta ilusión en ella.
Hoy pasando por la zona he visto la pérgola, y aunque su diseño no sea para tirar cohetes, ver una zona más verde me parece un buen acierto, bien podrían hacer lo mismo en esa amplísima zona que ha quedado frente a San Telmo y donde el sol da sin piedad, una pena que para trasladaran los arboles de ese espacio en pos de una fachada despejada (y un espacio que pasa a estar vacio e inutilizado).

Culturadesevilla dijo...

Maese, la pérgola, según el diseño original, al parecer va recubierta de madera en los postes y toda la parte superior sembrada con glicinas por lo que la estructura metálica debería quedar bastante escondida. Sobre la peana hexagonal, llegué a pensar en un quiosco de música, hubiera sido curioso. La verdad es que es un espacio suficientemente amplio como para organizar conciertos, sin embargo está tan cerca del Paseo de las Delicias que el tráfico impide cualquier concierto.

Pablo, la fuente debe estar lista para principios del mes de junio, escultura incluida. Sobre la delantera de San Telmo, yo también opino que ha quedado demasiado desangelada, la fachada ganará en importancia siendo el único referente pero un poco de verde no le habría venido mal. Además, el hecho de tener árboles delante que aporten sombra puede contribuir a una mejor conservación de los edificios al estar menos expuestos a las altas temperaturas y al sol. La avenida de Roma ha quedado tan arrasada como la ciudad que le da nombre.

Saludos!

Pablo José dijo...

Alfredo Sanchez Monteseirín levanta como su último homenaje una estatua a la Duquesa de Alba y su relevo popular, Juan Ignacio Zoido, nada más conseguir la alcaldía visita la basílica de la Macarena como acción de gracias por la victoria electoral...
En fin, es triste ver como algunas ciudades no cambian. Más triste aún es darte cuenta que vives en una de ellas.