Páginas

lunes, 4 de abril de 2011

Visitamos los Jardines del Guadalquivir


El pasado 26 de marzo se reinauguraron los Jardines del Guadalquivir, la zona verde de mayor extensión de cuantas se construyeron para la Exposición Universal de 1992. En sus ocho hectáreas nos encontramos varios espacios temáticos que nos hablan de la evolución de los jardines y su relación con el ser humano.


Si algo llama la atención mientras se pasea por ellos es el verde. Diecinueve años de abandono pueden hacer mucho daño, pero también han permitido que la flora de los Jardines se desarrolle de una forma espectacular creando auténticas bóvedas verdes que alivian las temperaturas en una ciudad tan falta de sombra. Además de su riqueza vegetal, los Jardines están salpicados de esculturas, fuentes y paseos que convierten el recorrido en una auténtica delicia. La primera obra que nos encontramos es ésta de la escultora austriaca Eva Lootz y que reinterpreta el símbolo de la ciudad de Sevilla, el NO&DO.




La intervención en los Jardines del Guadalquivir ha contado con una inversión de 2'7 millones de euros que, sin embargo, no han permitido restaurar las fuentes del recinto. Sin duda los Jardines están diseñados para disfrutar de sus espectaculares fuentes, dispersas por todo el recinto, y el verlas apagadas deja un regusto amargo. Esperemos que se actúe sobre ellas pronto para que esta zona verde recupere la imagen que tuvo durante el 92. La fuente del Quinto Centenario:


Tampoco ha habido dinero para poner farolas. De la restauración paisajística se ha encargado la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir gracias a fondos europeos, pero de la instalación de mobiliario, como son las farolas, debía ocuparse el Ayuntamiento. Y como todos sabemos, no tiene dinero para estas nimiedades.


A lo largo de los Jardines nos encontramos amplias zonas de reposo y descanso que invitan a disfrutar de la naturaleza.



El Pabellón del Futuro, siempre presente a pesar de su abandono y del desprecio con el que lo trata la ciudad.


Bóvedas verdes.


La Torre Mirador, otro de los grandes fracasos de nuestra ciudad. Un punto tan atractivo y con tantas posibilidades, permanece cerrado, oxidándose. Seguramente si algún día a alguien se le ocurre ponerlo en marcha, la maquinaria estará tan obsoleta y estropeada que su único fin será la piqueta. Una verdadera lástima.


Más tareas pendientes. Las fuentes de agua potable siguen en el mismo estado que cuando se cerró la Expo. Inservibles.


El Laberinto ha sido replantado de nuevo. Si se mantiene y los cipreses forman una pared vegetal, hará las delicias de los visitantes. Siempre es un gustazo emular a Teseo en busca del Minotauro.


En la recuperación de los Jardines se han plantado más de 30.000 nuevas plantas, arbustos y árboles. Los lirios muestran su delicada belleza junto a rosales, clivias, buganvillas, calas...


El Jardín de Juegos está atravesado por esta pasarela cuyo destino es ser recubierta por plantas trepadoras que ya se extienden hacia ella.


Una de las zonas que más relumbrón ha perdido son los Salones del Eje Principal. Aún faltan plantas y sin duda las fuentes y cascadas apagadas le restan espectacularidad al espacio.



En uno de los extremos de este Eje Principal nos encontramos esta escultura del italiano Ettore Spalletti que ha sido restaurada.


Seguimos el paseo por el Bosque de Ribera y nos encontramos con esta obra del danés Per Kirkeby rodeada de calas y lirios. La imagen de edificio en ruinas, muy apropiada para unos jardines abandonados durante casi dos décadas, nos sirve para reflexionar sobre el legado de la Expo y sobre cómo lo estamos tratando en Sevilla.


Más fuentes apagadas.


Y más farolas sin la famosa lenteja de la Expo.


Esta fuente nos introduce en el Jardín del Reposo y la Lectura, un lugar rodeado de árboles y setos que nos permite desconectar del mundo y que nos invita a relajarnos. Sin duda, el rumor del agua contribuiría en mayor medida a este reposo.



La fuente que centra el Jardín de la Lectura:


Y llegamos a un punto interesante del recorrido. Quien se encuentre con este tocón y no recuerde los Jardines durante la Expo, se extrañará de su utilidad. ¿Una escultura contemporánea? Casi. Se trata de parte de la obra "Hombre con camisa blanca y pantalón negro" de Stephan Balkenhol. ¿Y dónde está el hombre así ataviado? Pues fue robado en un momento indeterminado entre 1995 y 2010. Nadie sabe cuándo se robó ni dónde está. Únicamente queda el pedestal que la sostenía. La obra reflexionaba sobre la relación de la naturaleza con el hombre, de ahí que ocupase el lugar del sexto árbol que debería completar la plaza en simetría con los otros cinco. Una muestra más del desprecio de la ciudad y sus dirigentes hacia el Patrimonio y el arte.



El Jardín de las Rosáceas será, sin duda, una maravilla cuando estalle el colorido floral de las plantas, algo que ya se intuye en algunas especies. Una vez más, las fuentes apagadas restan espectacularidad al jardín.



Y en el centro del mismo esta pirámide / pérgola que simboliza la estabilidad.


Terminamos el recorrido en el extremo sur de los Jardines. Tras recorrer el Jardín de las Plantas aromáticas y medicinales (en el que aún queda mucho por hacer) nos adentramos en el dedicado al Agua, con este estanque donde habita la flora... y la fauna (el silencio del lugar quedó roto cuando una tortuga de unos veinte centímetros de largo se lanzó al agua asustada por el ruido que hice al pisar la pasarela que cruza el estanque).



Lirios y nenúfares que harían las delicias de Monet.



Sevilla gana una maravillosa zona verde con estos Jardines. Gracias a la intervención llevada a cabo por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir la ciudad recupera un pulmón verde para disfrute de la ciudadanía. El Jardín Americano, los Jardines de las Delicias y el Paseo de Ribera recorren en varios kilómetros la ribera cartujana del Guadalquivir. Como siempre, sólo me queda animaros a que lo visitéis, los disfrutéis y sobre todo, que seamos capaces de cuidarlo, esta joya verde no merece volver a caer en el abandono y el vandalismo.

Horario: De lunes a domingo, de 8.00 a 20.00 horas. Tres accesos: Norte (junto a Antique), Este (paseo de ribera) y Sur (entre el Jardín Americano y el Auditorio).

7 comentarios:

Sevalber dijo...

Estupendo reportaje. Las fuentes con la reseña "en proyecto de restauración" se harán con cargo al 1% del Ministerio de Cultura, como bien dices este fantástico jardín está pidiendo a gritos que funcionen sus fuentes.

Un aspecto importante que vengo reclamando es su horario de apertura, con el cambio horario la iluminación solar se extiende hasta las nueve de la tarde, con lo que no parece justificado que por falta de luz artificial se cierre a las cinco, teniendo además en cuenta que el servicio de vigilancia es el mismo que atiende al Jardín Americano.

Los horarios de los espacios públicos no pueden establecerse de espaldas a los ciudadanos, y es obvio que durante los días laborables la jornada de tarde es más factible para visitar los jardines.

Saludos.

el pasado de sevilla dijo...

un trabajo genial, como siempre.

esperemos que esas fuentes empiecen a trabajar pronto.

un saludo

Isabel dijo...

Si se visitan con la nostalgia de encontrar algo parecido al estado que mantenían durante la Expo´92 evidentemente defraudan,sobre todo la falta de actividad de sus maravillosas fuentes; pero siendo positivos,espero que todos se impliquen para mantener estos jardines fantásticos y con ello vuelvan a recuperar la flora y vistosidad perdidas...Al menos ya pueden ser disfrutados por sevillanos y foráneos que así lo deseen...
Aunque yo añadiría una mayor vigilancia,se echa de menos y daría mayor seguridad...

Gracias por compartir imágenes y palabras.Un saludo.

Culturadesevilla dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Cuando visité los Jardines me comentaron que se estaba estudiando ampliar el horario, precisamente porque con el cambio de hora no anochece hasta las 21.00 horas y cerrar a las 17.00 no tiene ningún sentido.

Saludos!

Manuel Angel dijo...

Han modificado el horario de cierre del recinto ahora esta abierto hasta las 20.00 H.
Muy buen rerpotaje.

Culturadesevilla dijo...

Cierto, nos lo comentaron el otro día en el Aniversario del Jardín Americano pero se me había olvidado cambiarlo. Gracias por el apunte, Manuel.

Un saludo!

Anónimo dijo...

Muchisimas gracias por la información, esta tarde me pasaré a visitarlos sin falta ;)