Páginas

viernes, 28 de enero de 2011

Programa cultural del Partido Popular para Sevilla


Mientras Espadas da palos de ciego en materia cultural (Santa Clara como local de ensayos), el candidato popular presentó ayer sus propuestas culturales para la ciudad de Sevilla si logra la alcaldía el próximo mes de mayo. Analicemos el denominado 'Sevilla, excelente cultura'.

Quizás lo más interesante del programa es que se apuesta por la Cultura como motor económico que genere riqueza y empleo. Se pretende crear una infraestructura cultural sólida que permita la dinamización del sector y que ofrezca una oportunidad de empleo a aquellas personas formadas en la materia (todo aquél que se dedique a la Cultura en Sevilla sabe que es prácticamente imposible acceder a un puesto de trabajo relacionado con ella en esta ciudad). El fin último es hacer de Sevilla un referente nacional e internacional, un propósito difícil pero no imposible si se dedican esfuerzos y ganas.

Centros cívicos y bibliotecas. Consciente de la amplia red de espacios municipales repartidos por la ciudad, Zoido propone relanzar y potenciar el uso de los centros cívicos como pequeños centros culturales de barrio que sean el corazón cultural de las zonas donde se asientan. En este punto hay que reconocer que el camino ya está más que avanzado, los centros cívicos son a día de hoy puntos vitales en la ciudad con infinidad de propuestas tanto culturales como sociales. Raro es el día que no hay alguna actividad en ellos. Tal vez lo interesante sería darles mayor promoción y publicidad. El caso de las bibliotecas es diferente, la mayoría de ellas no dejan de ser pequeñas salas ubicadas en esos mismos centros cívicos, completamente insuficientes para una población como la de Sevilla. La única propuesta en este aspecto es la de dotarlas con mayor personal, pero nada se dice sobre la creación de más bibliotecas y que cada distrito / barrio cuente con una gran biblioteca que ofrezca servicios de calidad. Rayando el populismo está la propuesta de que se puedan solicitar préstamos de libros por teléfono para personas enfermas o discapacitadas. La idea es espléndida, pero ¿habrá luego una persona que te lleve el libro a casa? ¿Se pueden pagar esos extremos?

Festivales. Zoido no sólo valora positivamente la labor de los festivales de la ciudad sino que les muestra todo su apoyo y ha anunciado su intención de que Sevilla acoja la Gala de entrega de los Premios Europeos del Cine en el marco del Festival de Cine. Algo que, es de suponer, ya habrán intentado los actuales gestores del certamen y que no debe ser nada fácil si no se ha logrado aún.

Gestión interna. Desde su creación hace ya varios años, el Instituto de la Cultura y las Artes no ha dado el resultado esperado. Se creó a imagen y semejanza del modelo barcelonés pero el resultado no ha podido ser más desastroso. No sólo han surgido dos brazos de poder paralelos (ICAS y Delegación de Cultura) sino que los cargos se han duplicado, los funcionarios han sido relegados a un segundo plano en favor de encargos externos y la gestión ha sido nefasta. Zoido propone eliminar favoritismos, dotar de más carga de trabajo a los funcionarios y reducir el personal externo en un 30%. El ICAS podría haber sido un revulsivo para la Cultura sevillana, pero la falta de interés en lograr su óptimo funcionamiento, unido a la incapacidad por llevar adelante el proyecto han hecho que se convierta en un auténtico túnel sin salida.

Patrimonio. En el apartado patrimonial se incide sobre lo típico y tópico, luchar por conservar el patrimonio monumental de la ciudad, creación de rutas y guías culturales, abrir las iglesias y conventos a las visitas... Algo que queda muy bien sobre el papel pero que a la hora de llevarlo a la práctica, suele quedarse en el tintero. Se echa en falta mayor ambición en este tema.

Grandes proyectos. Como todo programa electoral, 'Sevilla. Excelente cultura' incluye una serie de proyectos de gran repercusión pero muy caros o imposibles de llevar a la práctica. En primer lugar, Zoido propone la creación del Patronato del Museo de Bellas Artes, una idea magnífica, pero que sabe perfectamente que ni depende de él (el Ayuntamiento no tiene ni voz ni voto en el Museo) ni es algo que se pueda lograr tan fácilmente por la negativa de la Junta de Andalucía. Zoido puede proponerlo, pero Plata nunca accederá. Para la Plaza de América propone el idílico nombre de 'Plaza de las Artes', un lugar donde estarían presentes los Museos Arqueológico y Costumbres Populares (en los que el Ayuntamiento poco tiene que decir) y a los que se añadiría el Pabellón Real, para el que Zoido ya ha propuesto en varias ocasiones su uso museístico. Al ser un edificio municipal, el cambio sería sencillo, pero ¿con qué dinero se llevaría a cabo la remodelación? Y lo más importante ¿museo de qué? La gran apuesta cultural anunciada ayer es la creación de un espacio cultural en el antiguo Mercado de la Puerta de la Carne, un "Pompidou sevillano" en palabras del candidato popular. Dejando al margen lo inacertado de la referencia, este proyecto ya ha sido presentado por el actual alcalde y su delegada de Cultura, nada nuevo bajo el sol. El problema sería el mismo, no hay dinero para llevar a cabo un proyecto que incluiría salas de exposiciones, aulas para conferencias y talleres, un espacio para la creación contemporánea.... Una buena idea, pero que nada tiene que ver con el Pompidou de París, por lo que no sabemos el por qué de la alusión. En el epígrafe de grandes proyectos se podrían incluir también las conmemoraciones del V Centenario de la Primera Vuelva al Mundo, por Magallanes y Elcano (2019) y el IV Centenario del nacimiento de Murillo (2017).

Nada se dice sobre la Fábrica de Artillería, el convento de Santa Clara, el Centro de las Artes de Sevilla, la antigua estación de Cádiz o incluso la Fábrica de Tabacos de Los Remedios que precisamente, en el anterior programa electoral, se iba a convertir en lo que ahora se pretende para el Mercado de la Puerta de la Carne. Lo que hace cuatro años era un proyecto estrella, ahora desaparece sin más. Esto nos da una idea de la credibilidad de unas palabras que quedan muy bien antes de las elecciones, pero que tras ellas, no sabemos si se harán realidad.


2 comentarios:

Hispalense dijo...

Comparto tus reflexiones, salvo en un punto. El referido al patronato del Bellas Artes. Ya sabemos que el ayuntamiento de Sevilla, de momento, no pinta nada en el museo. Pero si un alcalde de Sevilla se implica en el tema y empieza a actuar produciéndole dolores de cabeza a la Junta... Ya sea Plata, o Santa Plata, acabará cediendo. Ayer alababas al alcalde de Málaga, cosa en la que estoy en desacuerdo contigo. ¿tú no crees que en el mimo de la Junta en materia cultural hacia esa ciudad influye que su alcalde les de problemas ?

Culturadesevilla dijo...

Eso de que la Junta "mima" a Málaga habría que verlo y comprobarlo. Cierto es que el alcalde malagueño es muy exigente, pero lo hace por el bien de su ciudad. Como por ejemplo, el no dar licencia de obras para el Metro hasta que la ciudad contara con el mejor proyecto. Habrá quién lo vea como un pulso a la Junta, pero mira lo que pasó aquí, primero se dieron las licencias de obras y luego vinieron los retrasos y cambios de proyectos.

En el panorama cultural. Además del Picasso, ¿qué más hace la Junta en Málaga? La agenda cultural de la ciudad y sus centros dependen, en gran parte, del Ayuntamiento. Al Ayuntamiento se debe el Centro de Arte Contemporáneo, así como el Thyssen o el Museo Revello de Toro. No sé si conoces el caso del teatro romano de Málaga, pero ambas instituciones están a la gresca precisamente porque cada uno defiende una cosa.

¿Que el alcalde de Sevilla debería ser más beligerante? Pues sí. Pero lamentablemente cuando gobierna el mismo partido en varias instituciones, las peticiones se diluyen y se comulga con ruedas de molino.

Un saludo!