Páginas

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Protesta en La Scala, silencio en el Maestranza



Los recortes en materia cultural no tienen la misma respuesta en todas partes. Mientras que en Sevilla, al Teatro de la Maestranza se le recorta más de un millón de euros de presupuesto y nadie dice nada (silencio absoluto de la gerente del teatro y del director artístico, alegría entre determinados directores de compañías...) en Italia las cosas se ven de otra forma. Ayer tuvo lugar en el mítico Teatro de La Scala de Milán la apertura de la temporada lírica y la gala se convirtió en una batalla campal en la que la policía terminó interviniendo contra los manifestantes que protestaban por los recortes que el Gobierno ha hecho en Cultura y en las Artes en general.

La protesta prosiguió en el interior del teatro con las quejas del director de la orquesta, Daniel Barenboim, que se sumaron a las del director del teatro. Todo ello en presencia del Presidente de la República que apludió las palabras de Barenboim.

Llama la atención, y mucho, la diferencia entre ambos casos. Es una pena que en Sevilla (y en España en general) nos conformemos con migajas para la Cultura cuando vemos, día a día como se gastan cantidades ingentes de dinero en cosas y personas perfectamente prescindibles. La Cultura sigue siendo la hermanita pobre y a nadie le importa. Lo peor de todo es que recortando en Cultura lo único que se consigue es una sociedad más mediocre.

Fuente: El Pais y Diario Hoyesarte

5 comentarios:

Toi dijo...

Esta noticia me deja avergonzado de mi ciudad.

Por las venas parece que solo nos circula fino y cruzcampo, en lugar de sangre.

Sevilla sin sevillanos, qué maravilla, y qué pena.

Toi dijo...

evidentemente, con honrosas y dispersas excepciones, como gente que se curra un blog como éste, sin esperar nada a cambio...

Culturadesevilla dijo...

A mí lo que más me sorprende es que en Italia, un país tan politizado y donde su presidente del gobierno es una figura... en fin... algo "especial" y con cierta manía por controlar los medios de comunicación, haya este tipo de protestas y reclamaciones. Y sin embargo, en España, que supuestamente tenemos más libertades, pasen cosas como ésta y a nadie le importe lo más mínimo. Y si duele que el director artístico del teatro y la gerente no digan ésta boca es mía, más duele que determinadas personas se alegren por el recorte y exijan que el dinero vaya para ellos en lugar de al Maestranza.

En fin, cosas que nunca entenderé.

Un saludo!

Dani dijo...

Claro que también la ciudadanía en general podría quejarse... no es sólo que el Director del Maestranza o el Director artístico tengan su trabajo un poco más difícil (o un mucho)... y es que se nos está recortando descaradamente, no hablemos ya de la calidad (para qué...) sino de la cantidad de programas culturales decentes que se ofertan en esta ciudad... da igual que el GRAN TEATRO DE LA MAESTRANZA sea un referente... da igual que Sevilla se merezca estar en la élite cultural española... da igual, porque ni la mayoría de la ciudadanía se queja por todo el asunto.. ni se espera!

Culturadesevilla dijo...

Por eso admiro que Ainhoa Arteta haya sido tan clara y haya dicho las cosas tal y como son. La calidad del Maestranza es reconocida internacionalmente y aquí se le recorta el presupuesto como si nada.

Un saludo!