Páginas

lunes, 8 de noviembre de 2010

Crónica de una muerte anunciada


Muy cerca de la Plaza de la Alfalfa nos encontramos con la calle Espronceda. Recientemente ha sido reurbanizada y la verdad es que ha quedado muy bien en cuanto a pavimentos. El apartado verde merece un soberano suspenso para el Consistorio, de los seis naranjos plantados en la calle, los seis se han secado. Falta de mantenimiento, plantación en época indebida... ¿qué más da? La imagen es lamentable y no sólo por el permanente desprecio hacia estos seres vivos que se dejan morir como si nada, sino por el malgasto de dinero público.
.

3 comentarios:

Afus dijo...

El mantenimiento de la madera de bancos, de jardineria publica, de uso de espacios, del paisaje y vistas, mantenimientos de programas y proyectos, etc etc etc. La falta de un mantenimiento adecuado es resultado de lo acepatado que está el incivismo en la ciudad, en la que muchos administardores públicos no se plantean el mantenimientos de las invesiones.

Nacho dijo...

Parece que solo los plantan para las fotos de rigor del día de inauguración y luego si te he visto no me acuerdo, habrá que esperar a que necesiten una nueva foto para que planten otros nuevos.

Culturadesevilla dijo...

Los niveles de incivismo en Sevilla, pese a ser altos, no son en absoluto comparables con otras ciudades. Pero también es cierto que queda mucho por hacer y eso sólo se consigue con educación.

Al margen de la educación de la ciudadanía, el Ayuntamiento roza el abandono de sus funciones en cuanto a mantenimiento. Si algo se rompe, lo lógico es arreglarlo. Si pones un banco de madera, es evidente que se estropeará antes o después por la lluvia y el calor, hay que ir barnizando esos bancos periódicamente.

Nos queda tanto por hacer...

Saludos!