Páginas

domingo, 26 de septiembre de 2010

Splash vuelve a casa


Desde Zaragoza nos llega el que podría ser el desenlace de una rocambolesca historia que bien podría tener sus paralelismos con Sevilla. Pongámonos en antecedentes. Con motivo de la Exposición Internacional celebrada en la capital del Ebro en 2008 se construye la Torre del Agua, un edificio de 70 metros de altura en cuyo interior se instala el Splash, una espectacular escultura que recrea una gota de agua descomponiéndose en cientos de pedazos.
.
Terminada la Expo, varios de sus edificios, entre ellos la Torre del Agua, se quedan sin uso (¿alguien ve el paralelismo?) y se empieza a buscar nuevos usos para ellos. En principio se pensó instalar un museo de arte contemporáneo pero finalmente la CAI, una Caja de Ahorros aragonesa, se hace con el edificio para instalar un museo de las Ciencias con la condición de que el Splash fuera desmontado. A pesar de las voces en contra de este despropósito, la pieza es desmontada y troceada cual pechuga de pavo en diciembre del año pasado, destinándose 33.000 euros a la operación. El futuro del Splash queda en el aire, se baraja montarla de nuevo en la estación de trenes de Zaragoza pero no cabe entera y habría que prescindir de parte de la escultura. Finalmente se translada a un almacén municipal. Mientras tanto, la ciudadanía no cesa en su empeño de devolver la escultura al lugar para el que fue diseñada, Internet, Facebook, Blogs, periódicos... cualquier medio es bueno para denunciar esta falta de respeto hacia el Arte en una ciudad que precisamente opta a ser capital cultural europea en 2016.
.
Pues bien, casi un año después, la CAI ha rectificado y ha admitido su gran error. Todo apunta a que el Splash volverá a la Torre del Agua y que se incluirá en los contenidos del futuro museo. La operación de montaje costará 50.000 euros.
.
Desde Culturadesevilla queremos felicitar a los zaragozanos en particular y a todos aquellos que no han desistido en su empeño por conservar esta escultura en su originaria ubicación. Lo que no nos cabe en la cabeza es que por el camino se vayan a gastar más de 80.000 euros para dejarlo todo tal y como estaba. Y ahora, pensemos en el mural Verbo America de Roberto Matta, en la Media Esfera Azul y Verde de Jesús Soto o en cualquiera de las obras de arte desaparecidas para siempre en nuestro recinto cartujano.
.
.

1 comentario:

cansadousa dijo...

Esto huele, como en muchos casos a... yo hago esto que lleva comisiones, al final todo como antes, todos contentos, pero unos cuantos más ricos.

Un saludo!

http://esasevilla.blogspot.com/