Páginas

lunes, 28 de junio de 2010

La rehabilitación del Arqueológico sufrirá retrasos

.
Os recomendamos la lectura de la entrevista a Guillermo Vázquez Consuegra que publica hoy El Correo de Andalucía y en la que hace referencia a varios proyectos culturales en los que está inmerso el arquitecto. Sobre la rehabilitación del Museo Arqueológico avanza que las fases se están ralentizando por culpa de la crisis. Si bien en principio se pensaba llevar a cabo la reforma de una vez, ahora se contempla que se haga por fases lo que supondrá la dilatación de los plazos.
.
.
Otro gran proyecto donde está participando Consuegra es en la conversión del Pabellón de la Navegación en un museo donde se dé a conocer la relación histórica de la ciudad de Sevilla con los mares. El proyecto, que también va más despacio de lo deseado debido a la transferencia de AGESA a la Junta de Andalucía, está bastante avanzado en cuanto a arquitectura, pero la parte museológica tendrá que esperar unos meses más. Consuegra destaca que no está de acuerdo con el uso compartido que se le va a dar al edificio, museológico y congresual y apunta que está luchando para eliminar la parte de congresos y destinar todo el edificio a museo. Nos alegramos de que alguien esté alzando la voz contra el despropósito de convertir el Pabellón en sede de Congresos. Ojalá se tenga en cuenta al arquitecto y los sevillanos podamos disfrutar del Museo de la Navegación que Sevilla merece.
.
.
También tiene palabras para la Torre Pelli, posicionándose en contra de su construcción y dudando de que se lleve finalmente a cabo. Convencido de que la arquitectura en altura es el futuro que le espera a las grandes ciudades por la falta de espacio, rechaza el proyecto sevillano por su calidad estética y por el lugar donde se ha ubicado. Para el arquitecto, la Cartuja no es el lugar idóneo para un rascacielos que podría haberse construido en Sevilla Este. Nada dice de la torre que levantó él mismo a escasos metros, la Torre Schindler, de 60 metros de altura y que fue diseñada sobre la lámina de agua del río.
.
.

8 comentarios:

Fernando Hugo Rodrigo dijo...

Qué manía esto de las entrevistas a arquitectos. Entre Abc, el Diario y el Correo no sé cuántos "expertos" habrán opinado sobre los proyectos de Sevilla. Parece un poco contradictorio que admita que se haya de construir en altura, pero que no admita la torre Pelli.

A mí el diseño nunca me pareció demasiado interesante, pero los argumentos en contra ya me resultan un poco reiterativos.

Sevalber dijo...

Da por hecho el Sr. Vázquez Consuegra que las ciudades tienen que seguir creciendo y creciendo y creciendo... cuando la apuesta pienso que debe estar en la regeneración urbana más que en el crecimiento ilimitado. Así que no creo que hagan falta tantas torres, ni tan siquiera nuevos crecimientos urbanísticos, algunos de ellos ya previstos.

Respecto al resto de cuestiones acerca de la susodicha torre estoy de acuerdo con él, también pienso que al final no se hará. Y efectivamente Evento, nada dice sobre la Torre Schindler como no recuerdo que nadie dijera nada sobre su construcción como está ocurriendo ahora con "su hermana mayor"... :P

Sobre el Pabellón de la Navegación sigue sin parecerme tan negativa la idea de que acoja una parte para congresos, creo recordar que esto ya lo discutimos hace algún tiempo, ¿no Evento? ;)

Saludos.

Culturadesevilla dijo...

Sevalber, definitivamente tienes una memoria increible. Sinceramente, no me acuerdo, jaja. Pero bueno, personalmente no me parece adecuado que el Pabellón comparta usos museísticos y cogresuales. Con un palacio de Congresos ampliándose y varios hoteles con óptimos salones de congresos, no entiendo por qué hay que meter con calzador esa propuesta en un edificio que fue concebido como Museo. Espero que finalmente ese espacio se destine a exposiciones temporales, uno de los mayores reclamos que puede tener un museo.

En cuanto a la torre, personalmente estoy a favor, me parece que Sevilla necesita nuevos símbolos y como hay quién se dedica a paralizarlos todos, pues a algo tendremos que agarrarnos los que creemos que otra Sevilla es posible. En Bcn se han construido varios edificios en altura y no por ello se ha resentido el legado de Gaudí. Creo que todo puede sumar, no hay que empeñarse en restar siempre apostando por lo que ya hay.

Un saludo!

Sevalber dijo...

Sobre la torre no nos vamos a poner de acuerdo ni tampoco quiero cansarte con mis opiniones que ya las sabes de sobra, mira que he tratado de esforzarme en alejar el debate de la torre de todo lo que comentas en el segundo párrafo, pero que si quieres arroz Catalina... :P

Respecto a lo del Pabellón de la Navegación, el pliego de bases del concurso decía que la zona de congresos sería un espacio flexible con gran versatilidad de usos, entre los que se incluye las exposiciones temporales que comentas. Se trata de una inversión que como es lógico Agesa querrá rentabilizar a toda costa.

La Cartuja no está integrada en la ciudad y pienso que hasta que no haya viviendas no lo estará, piensa en cualquier propuesta cultural de las que ya existen como pasa con el CAAC o con la Fundación Tres Culturas, su ubicación es una rémora. El Pabellón de la Navegación se va a sumar a los mismos condicionamientos que ellos, imagina el plan de lunes a viernes... No sé si te acordarás de cómo acabó el Espacio Cultural Puerta de Triana... Todo ello ha de pesar en las decisiones que se tomen porque el aspecto económico es fundamental quiérase o no.

Culturadesevilla dijo...

Definitivamente tenemos formas de concebir la ciudad radicalmente diferentes. ¿Poner viviendas en la Cartuja? Entonces, ¿también las pondrías en el Polígono Store o en el de Carretera Amarilla? ¿Qué hay de malo en que haya lugares productivos y empresariales dentro de una ciudad? No creo que la solución para integrar la Cartuja en la ciudad vaya por ese camino.

Dices el ejemplo de la Fundación Tres Culturas o el CAAC. No creo que sean en absoluto comparables con lo que puede suponer el Pabellón de la Navegación. Para empezar, Tres Culturas sólo es visitable previa cita y las actividades que realiza son puntuales. No es lo mismo que un museo al que puedes ir a cualquier hora, en cualquier momento, que sabes que te lo encontrarás abierto. Además, la Fundación Tres Culturas tiene un grave hándicap: las vallas que cierran el recinto de la Expo a horas tan normales como un sábado a las 12 de la mañana. Llegar es toda una odisea.

El Pabellón de la Navegación no es un edificio tan grande como para meter congresos, exposición permanente y temporales. Sinceramente, sobran los congresos.

Agesa, tal y como dijo en su día el alcalde "tiene una caja registradora en lugar de corazón". Han intentado sacar el máximo rendimiento al legado de la Expo, especulando y dejando totalmente al margen los intereses de la ciudad. Lo mejor que puede pasar con Agesa es que desaparezca de una vez por todas.

En cuanto a la torre, pues sí, cada uno tiene su opinión y nadie va a bajarse del burro, así que...

Un saludo!

Sevalber dijo...

Hombre, si me comparas el recinto de la Cartuja con dos polígonos industriales entonces poco más podemos discutir... :(

El Parque Tecnológico no sólo se nutre de espacios productivos o empresariales, sino también de centros educativos y de ocio. El propio director del PGOU y otros urbanistas reconocidos han apostado claramente por las viviendas si de integrar la Cartuja en la ciudad se trata.

Ya se habló en su día de construir viviendas públicas protegidas, pero los empresarios de Cartuja'93 alegaron y la Junta tampoco estaba muy de acuerdo. Podemos seguir manteniendo el modelo actual, pero entonces no veo de qué manera se va a producir dicha integración, porque la realidad sigue siendo muy tozuda... Por eso en un futuro se van a permitir viviendas para investigadores y estudiantes, y eso será sólo el comienzo y el germen de Cartuja'93 como barrio global.

La comparación que hago entre el CAAC y Tres Culturas con el Pabellón de la Navegación va en función de los problemas que por su ubicación se va a encontrar como espacio museístico y de ocio, como tu mismo comentas con el problema de las vallas. Tres Culturas ofrece de forma continua exposiciones temporales en su planta baja y un amplio grupo de actividades (más allá de visitar puntualmente el edifico) que no tienen suficiente eco por el aislamiento que su ubicación le produce. Y si hablamos del CAAC y todo el entorno del Monasterio pues tú mismo puedes comprobar la soledad que lo envuelve...

Estoy de acuerdo en lo que comentas sobre Agesa, pero viendo la situación que atraviesan los espacios culturales de la Cartuja no me parece mal que el Pabellón de la Navegación sea más dinámico acogiendo zonas congresuales. Por lo menos hasta que hagan las viviendas en la Cartuja... :P

Culturadesevilla dijo...

Pues te comparo la Cartuja con dos recintos industriales precisamente porque cada uno tiene unos usos determinados. La Cartuja es un barrio o distrito empresarial, con facultades y centros de investigación. Y está bien que sea así. Meter viviendas... no lo veo necesario. Construir viviendas no hará más que crear un gueto residencial en una zona donde es imposible construir determinados equipamientos necesarios para una zona residencial: colegio, ambulatorio, tiendas, supermercados... Si se construyen viviendas en Cartuja, el que viva allí tendrá que desplazarse en coche (nada ecológico, por cierto) para hacer cualquier cosa, incluso para comprar el pan. A no ser que destines una amplia zona del recinto para construir todo lo que necesita una zona residencial. Pero entonces le estás quitando terreno productivo a empresas para hacer algo que se puede hacer en Triana, Alcosa o Los Bermejales. Parque empresarial y tecnológico sólo hay uno, barrios residenciales muchos. ¿Por qué cargarse un modelo de éxito empresarial porque a alguien le parezca "guay", "cool" o "chic" vivir en la Cartuja? Te recuerdo que lo que proponían los urbanistas a los que haces referencia era eliminar las avenidas centrales (pabellón de europa incluido) para construir las viviendas. Osea, nos cargamos zonas verdes y abiertas para construir bloques de viviendas. No le veo lo positivo por ninguna parte.

La integración de Cartuja pasa por eliminar las vallas, adecentar los accesos y las zonas libres, construir nuevas pasarelas sobre el río, fomentar el transporte público y hacer campaña para que la gente sepa que puede ir a la Cartuja. Pero claro, que puede ir para determinadas cosas, como estudiar, trabajar o visitar una exposición. Para ir a tomar tapitas ya hay otras zonas. No hay que ser tan homogéneo.

La evidencia está en la zona de pérgolas que se ha habilitado junto al Jardín Americano, si te pasas por la tarde está llena de gente disfrutando del espacio junto al río. La gente sabe que Cartuja existe y está dispuesta a cruzar. Pero si lo que te encuentras al cruzar es un aparcamiento de albero, zonas abandonadas, vallas que te impiden el acceso y avenidas completamente destrozadas, pues evidentemente nadie va a seguir avanzando hacia el interior de la Isla. ¿Para qué iba a hacerlo?

Un saludo!

Sevalber dijo...

Vuelvo a insistir, si lo que se pretende es la plena integración urbana de la Cartuja en la ciudad pienso que el camino es la construcción de viviendas. Las demás medidas que citas están bien, pero no serán suficientes. Y precisamente no se trata de ser homogéneo, sino todo lo contrario, la heterogeneidad es lo que sacaría a la Cartuja de su aspecto desértico en cuanto cae la noche...

La mezcla de usos es lo que genera vida, por eso no podemos desaprovechar un recinto tan espléndido como la Cartuja, a cuatro pasos del Casco Histórico, su inicio y su pujanza como Parque Tecnológico están muy bien, pero es hora de llegar más allá.

Y lo mismo que hay guarderías se podrán construir escuelas y centros médicos, y lo mismo que hay zonas de copas y bares se podrán hacer supermercados. Por eso el Plan Estratégico Sevilla 2020 plantea la promoción de viviendas para investigadores, porque ese es el verdadero camino para la integración urbana, al menos el camino con el que yo estoy de acuerdo ;)