Páginas

lunes, 10 de mayo de 2010

Crónicas urbanas: Palacio de San Telmo


En Culturadesevilla nos gusta hacer un reportaje con motivo de grandes inauguraciones culturales y patrimoniales. No podíamos faltar a la cita con San Telmo tras su larga restauración, sin embargo no podremos acompañar la crónica con imágenes propias debido a la prohibición de tomar instantáneas durante la visita.
.
Tras más de hora y media de cola, por fin accedemos al Palacio. Lo que más llama la atención es la gran cantidad de personal contratado con motivo de las visitas, en el Apeadero llegamos a contar hasta diez personas entre seguridad y azafatas. El agobio se repite a lo largo de toda la visita con seguridad en cada puerta y personal achuchando al grupo para que no se entretuviera más de lo necesario mirando por una ventana o un techo. La verdad es que aunque quisieras detenerte, resulta prácticamente imposible debido a la velocidad con la que la azafata guía al grupo de sala en sala, con escuetos comentarios sobre cada uno de los espacios. ¿Era necesario tanto personal de seguridad? ¿Es necesario correr tanto después de más de una hora de espera?
.
La visita, muy controlada, nos enseña algunas zonas del palacio, principalmente la parte reconstruida por Consuegra. Y decimos reconstruida porque se deja bien claro al inicio de la visita que las obras han supuesto el "derribo de las tres cuartas partes del edificio". ¿No estábamos en un BIC catalogado con el máximo nivel de protección? ¿Derribo de las tres cuartas partes? Se habrá equivocado al decirlo.... o no, la verdad es que hay mucho nuevo en San Telmo, quizás demasiado. El edificio estaba en malas condiciones, pero no en ruinas como se ha pretendido vender a la opinión pública. El mal estado ha sido la excusa perfecta para que el arquitecto rehaga el edificio a su antojo añadiendo espacios que chocan bastante y otros de gran elegancia.
.
De la parte antigua, lo que más llama la atención es la magnífica capilla. Aquí la explicación corre a cargo de un historiador del arte y se nota la diferencia. Las leves pinceladas que va dando la azafata en cada sala se convierten aquí en una verdadera explicación del espacio. Magnífica la actuación en la capilla del palacio, un nuevo sobresaliente para el IAPH y sus intervenciones en el Patrimonio andaluz.
.
Cincuenta minutos después, tras muchísimo personal de seguridad en cada esquina, llegamos al final de la visita con una explicación más profunda sobre el Salón de los Espejos (pintado de un tristón gris oscurso que le resta monumentalidad) y salimos a los jardines de los que sólo vemos una minúscula zona, la más "sosa" ya que entre los árboles se adivina un estanque y un interesante diseño que sólo podrán disfrutar determinados elegidos.
.
La sensación cuando acaba la visita es que hemos visto muy poco (hace unos años, antes de la reforma, se podía visitar San Telmo y viendo las zonas nobles ya se alargaba una hora la visita) y demasiado rápido. Esperemos que las visitas a partir del próximo otoño estén mejor montadas y sobre todo, que el personal que acompañe al grupo tenga alguna idea sobre la historia y el arte del edificio. Como muestra un botón: cuando se le preguntó a la azafata por unos restos arqueológicos de uno de los patios, sólo atinó a confirmar que sí, que eran unos restos arqueológicos.
.
A pesar de todo, os recomendamos la visita, es uno de los edificios más sobresalientes del barroco andaluz y bien merece una visita.
.
Horario: Desde hoy hasta el próximo viernes, de 16'00 a 20'00 horas. El fin de semana que viene, de 10'00 a 19'00 horas.
.

3 comentarios:

Alberto Martín dijo...

El derribo y posterior reconstrucción de gran parte del edificio viene motivado por las intervenciones que se hicieron en los años veinte y cincuenta para la transformación del edificio en seminario y que arruinaron su concepción original.

Culturadesevilla dijo...

Lo que dice Consuegra ya me lo sé, pero la verdad es que la Ley de Patrimonio impide dicha reconstrucción. Si no fuera la Junta de Andalucía la que ha llevado a cabo la reforma sino un particular, jamás se hubiera permitido dicha intervención.

Los añadidos o reformas que se llevaran a cabo durante la época del Seminario son parte de la historia del edificio, ¿por qué tienen menos valor que los añadidos que ha hecho Consuegra? Y no estoy justificando las reformas de aquellos años que seguramente hicieron más daño que bien pero lo mismo se podría decir de la intervención actual.

Hay zonas en las que creo que Consuegra ha actuado muy bien y ha respetado el edificio pero en otras lo único que ha buscado ha sido dejar su huella reinterpretando lo que él considera que debía ser San Telmo.

Un saludo!

Sevalber dijo...

Muchas gracias por tu resumen Evento.

Desde luego leyéndote sigo pensando que a nuestros queridos políticos les encanta tratarnos como súbditos, ¿no sobraba ningún vigilante de aquí para el Jardín Americano?...

Puedo entender que, de momento, las visitas se hagan de una forma más somera ya que se trata de dar a conocer el recinto tras su restauración. Pero lo que no me termina de entrar en la cabeza es esa obsesión por prohibir que se hagan fotos en ciertos lugares públicos que pagamos los contribuyentes bajo la excusa de la seguridad.

Respecto a la reconstrucción realizada es lo de siempre, donde hay patrón no manda marinero...

Saludos.