Páginas

lunes, 8 de febrero de 2010

Arte en la calle "Glorieta de San Diego"

.
Sin duda una de las fuentes más bellas de cuantas decoran las calles de Sevilla. La Glorieta de San Diego debe su nombre al antiguo convento que había en esta zona y que se extendería por la actual avenida de Maria Luisa, la zona de los pabellones de la Exposición Iberoamericana y el Lope de Vega. Abandonado desde finales del siglo XVIII por las riadas del cercano Tagarete, posteriormente acogió una fábrica de curtidos y ya en el siglo XIX el duque de Montpensier utiliza sus restos como caballerizas, quedando dentro de los límites del Palacio de San Telmo. En 1883 se derriba el edificio y a principios del siglo XX se levanta en esta zona la entrada monumental a la Exposición de 1929 con pilares de ladrillo decorados con formas vegetales y frutos. En esta zona estaban el pabellón de Sevilla (teatro Lope de Vega y Casino de la Exposición), los pabellones de Portugal, Macao y de Información (actual restaurante La Raza).
.
.
La fuente se convierte por tanto en referente de la Exposición al ser lo primero que veían los visitantes al llegar a la misma. Vicente Traver diseña una triple arcada de ladrillo, acorde con los pilares que decoran la zona y decorados con motivos vegetales. El juego de curvas y contracurvas, de claras reminiscencias barrocas, dialogan con las líneas neobarrocas del cercano Casino de la Exposición. Un basamento de mármol contribuye a dar mayor monumentalidad y categoría a la fuente.
.
.
De la decoración escultórica se encargan dos de los artistas más activos de la Sevilla de la época. La escultura central, que representa a Hispania, es obra de Manuel Delgado Brackembury. El león y la bola del mundo hacen referencia a la importancia de la monarquía hispánica durante siglos. Las esculturas laterales son obra de Enrique Pérez Comendador y son una alegoría de la ciudad de Sevilla. La figura de la izquierda con frutos en sus manos, hace referencia a la riqueza material de la ciudad mientras que la de la derecha, que porta una pequeña inmaculada, simboliza la riqueza espiritual de Sevilla.
.

.
El programa iconográfico es claro, España y Sevilla dan la bienvenida a los visitantes de la Exposición donde están representadas todas las antiguas colonias hispánicas. Sevilla como capital del mundo hispánico queda resumida en esta fuente. Mientras que la figura de Hispania es poderosa, regia, elegante; las figuras secundarias tienen un mayor movimiento y libertad, son más alegres pero sin abandonar la elegancia y suntuosidad que caracterizan a la anfitriona de la Exposición. Por último, la fuente recurre a la herencia clásica, el surtidor, un figura masculina, proviene de la tradición artística renacentista y barroca mientras que una concha recoge las aguas que fluyen hacia la parte inferior.
.
.

4 comentarios:

Carlos dijo...

Contigo descubrimos puntos de Sevilla, que pasamos siempre de largo y no nos fijamos.
La verdad es que nuestra ciudad tiene tanta historia que es larga de contar.
Felicidades por el blog y por la información que nos das día a día.

eventoensevilla dijo...

Muchas gracias, Carlos. Tan sólo intento aportar mi granito de arena para poner en valor una parte de la ciudad, la cultural, bastante descuidada.

Un saludo.

Jaskier dijo...

Oh estaba deseando que alguién me explicara que representaban las estatuas, no paraba de hacerme teorías sin pie ni cabeza, esto me es de gran ayuda para aprender a valorar y comprender mejor el arte que aqui tenemos.

Por cierto, ¿La estatua de Plaza Nueva, a que rey representa? se que es una pregunta estúpida, pero es algo que no sé.

Muchisimas gracias! un saludo!

eventoensevilla dijo...

¿Por qué iba a ser una pregunta estúpida? Es el rey San Fernando, que conquistó la ciudad en 1248 incorporándola al reino de Castilla. En la base del monumento hay cuatro personajes relacionados con aquella etapa histórica. Cuando llegue el momento también analizaremos este monumento.

Un saludo!