Páginas

jueves, 12 de abril de 2018

El Museo Arqueológico como fondo escenográfico de la política local




Cuando Aníbal González diseñó el Pabellón de Bellas Artes de la Plaza de América, actual Museo Arqueológico, planteó un escenario de lo más monumental que debía mostrar la mejor imagen de la ciudad de cara a la celebración de la Exposición Iberoamericana. Un siglo después, quién le iba a decir al insigne arquitecto que su edificio se convertiría en el escenario perfecto para que los políticos acudieran a hacerse una foto. Queda tan bien como fondo de escena que la tentación es irresistible.





Hace unos meses el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, visitaba Sevilla y los representantes de su partido a nivel local lo llevaban al Museo Arqueológico donde se realizó la correspondiente fotografía. Recordemos que el Museo lleva más de diez años esperando un proyecto de reforma presupuestado en 30 millones de euros. La visita se utilizaba para "vender" que el Gobierno de la Nación, sensible a las aspiraciones culturales de la ciudad, iba a poner en marcha la reforma para evitar la ruina del edificio. Unos meses después, cuando se han aprobado los Presupuestos Generales, la partida destinada a tal fin es de apenas 130.000 euros, un 0'43% del total.

Verónica Pérez, secretaria general del PSOE en Sevilla ha vuelto a utilizar el Museo Arqueológico como fondo para denunciar este hecho y acusar al Partido Popular de vender titulares que luego se quedan en nada.

Lo más interesante de ambas noticias es sin duda el telón de fondo, el edificio que ve pasar los años sin que se invierta un solo euro en actualizarlo. Llevamos años oyendo la misma historia, gobierne quien gobierne (ahora lo hace el PP, antes gobernaba el PSOE y tampoco se rehabilitó el edificio) y los ciudadanos asistimos impasibles ante algo que ya no es noticia. El problema es que de escuchar este tipo de escenificaciones nos hemos acostumbrado a verlas como algo normal y no vemos más allá. Tenemos asumido que el Museo Arqueológico no se va a rehabilitar, del mismo modo que el Bellas Artes no se va a ampliar y el Museo de Costumbres Populares va a seguir eternamente con su planta principal cerrada "por reformas".

El estado del Museo Arqueológico no le interesa ni a un partido ni al otro. Es una moneda de cambio, es un telón de fondo en el que hacerse la correspondiente fotografía. El domingo pasado se cerraba la exposición que el Museo ha dedicado a Adriano. Lo que debería haber sido una gran antológica no ha pasado de ser una pequeña exposición con piezas del propio museo. ¿Quién gestiona el Museo? La Junta de Andalucía. ¿Le echamos la culpa también al Gobierno Central? Podemos hacerlo, pero entraríamos en el bucle que se repite una y otra vez. Y la verdad, los ciudadanos estamos ya cansados de fotos, de reproches y de promesas. Queremos realidades. Queremos (o al menos algunos lo queremos) un Museo Arqueológico en condiciones, rehabilitado y seguro, donde se pueda exponer nuestro pasado de forma atractiva y actual. Lo demás, las fotos, sobran.

No hay comentarios: