jueves, 28 de diciembre de 2017

Un inversor privado reconstruirá el Café París de Aníbal González




La desaparición del mítico Café París, edificio icónico de Aníbal González, fue sin duda una más de las muchas tragedias patrimoniales a las que se ha enfrentado la ciudad de Sevilla en la segunda mitad del siglo XX. Ubicado en plena Campana, se trataba de uno de los máximos exponentes del Modernismo sevillano, un bellísimo edificio construido entre 1904 y 1906 por un joven Aníbal González que se dejaba seducir por el estilo que triunfaba en media Europa.

Ahora, cuando están a punto de cumplirse cincuenta años de su derribo, un proyecto plantea la recuperación del edificio, reconstruyéndolo miméticamente gracias a los planos y dibujos conservados en la Fundación Fidas, donde está depositado gran parte del Archivo de Aníbal González. Un grupo inversor privado acaba de comprar el edificio donde se ubica un famoso restaurante de comida rápida y su intención es derribar lo existente para devolver a esta esquina del punto cero sevillano parte del esplendor perdido.


Desde el Ayuntamiento se indica que la recuperación de este edificio ha sido un anhelo perseguido por varias corporaciones municipales. El delegado de Urbanismo ha calificado el proyecto como "el mejor regalo de Reyes que Sevilla podría tener" y ha detallado que las negociaciones con la cadena de comida rápida han sido muy duras ya que se trata de uno de los restaurantes con mayor número de hamburguesas servidas al día. La mudanza del restaurante al cercano edificio Villasís de Cajasol, en la calle Laraña, facilitará que las obras de derribo y posterior reconstrucción puedan comenzar a lo largo de 2018, estando prevista la conclusión del nuevo Café París para 2020. "Será uno de los nuevos reclamos turísticos de la ciudad" ha afirmado exultante el también delegado de Turismo.

La intención de los inversores, (un grupo de varias familias sevillanas dedicadas al negocio de la hostelería), es devolver al edificio el uso que tuvo en su momento, contrarrestando la fuerte presencia de franquicias comerciales que hay en la zona con un proyecto de carácter local donde además de la cafetería y pastelería se habilitarán espacios en las plantas superiores para presentaciones, exposiciones y degustaciones. El objetivo es que La Campana recupere uno de sus símbolos de la forma más fidedigna al original posible. Para ello el estudio de arquitectura Te&M Architects, con sede en Londres, se ha puesto en contacto con la empresa que restauró las fachadas del edificio de Aníbal González de la calle Tetuán, para tener así más documentación de cara a la reconstrucción.


>>> Aunque me hubiera encantado que esta noticia fuese cierta, se trata de una broma por el Día de los Inocentes. Muchísimas gracias a Nacho, del Blog Siglos de Sevilla por el fantástico render que ha realizado para ilustrar este post.

¡Feliz Año 2018!

9 comentarios:

Fernando santiago dijo...

Magnífica noticia. Este es un Ejemplo claro de que otra arquitectura es posible.
En vez de mamotretos HORRENDOS, tipo torres pellis, comisaría de la Gavidia y demás atrocidades perpetradas por los defensores de la especulación, constructoras y políticos corruptos, existe una arquitectura integradora y resptuosa con la ciudad y su cultura.

Un gran avance!!!!

Rosario Alcala dijo...

Buena inocentada.
Lamentablemente no será cierto...

basilio sevilla sfc 1998 dijo...

Otro año más que me trago la noticia del 28 de diciembre. Ya he perdido la cuenta de años que lleva colando...

mari carmen garcia franconetti dijo...


¡Qué notición nos acabas de dar!
Yo era muy jovencita cuando lo derribaron para poner el "egendro" actual. Debería haber una ley de que quien compre una joya de nuestro Patrimonio, no pueda tirar lo que sea joya arquitectónicas. En Sevilla, por lo general, no recuerdo que tuviera alcaldes que demostrara interés, sensibilidad y celo debido en proteger todo aquello que desde el Ayuntamiento dependiera directamente, unos más y otros menos, pero destacar por lo mencionado, yo no los conocí...

Acaba el año y comenzará con tan buenas perspectivas el 2018, ojalá se logre.


Te agradezco mucho tu cariño para Sevilla, haces una labor muy ardua y encomiable, yo te doy un premio, el 2º: Premio Dardos, con todo mi afecto y agradecimiento.

Felices Fiestas y todo lo mejor para 2018.
Un abrazo.

Cayetano Martínez Rodríguez dijo...

Demasiado bonito para ser verdad...se necesitaría un cambio de mentalidad para el que no estamos capacitados...buena inocentada

Francisco Jesús Santamaría dijo...

Como juegas con nuestro corazón :(

Trilogías dijo...

no quiero chafar nada pero ya quisiéramos!

Gabriel Maestre dijo...

El edificio, bellísimo... Lo que pasa es que no me gustan las copias, como ya comenté. Personalmente creo que no sirven para nada. Me parece absurdo, por ejemplo, el falso 'palacio' musulmán de la Alcazaba de Málaga (cuidad que, por otro lado, me encanta) recreado en los años 40. Otra cosa es reconstruir volúmenes de un edificio antiguo incorporando los restos que queden, como magníficamente hizo el Museo Patio Herreriano de Valladolid.

Sergio Harillo dijo...

Como varios de vosotros os habéis imaginado, se trata de una noticia de broma por el Día de los Inocentes. Eso sí, yo sería el primero que se ilusionaría si fuera cierta. El Café París es (era) tan sumamente bonito y aportaría tanto a esa esquina....

En fin, habrá que ir ahorrando para la compra... aunque creo que sería más complicado aún decirle a la hamburguesería que se fuera... jaja.

¡Saludos y Feliz Año!