Páginas

martes, 12 de diciembre de 2017

Exposición: Belenes del Mundo

Belén copto (Etiopía)


Cuenta Tomás de Celano, uno de los biógrafos coetáneos de San Francisco de Asís, que en la Nochebuena de 1223 el santo recreó en una cueva de Greccio (Italia) la escena del Nacimiento de Cristo. Dispuso una burra, un buey y una figura del Niño Jesús. Durante la celebración de la Navidad, a medianoche, cuando San Francisco estaba pronunciando su homilía, la sagrada figura cobró vida y, como si de un niño real se tratase, rompió a llorar, consolándose únicamente cuando el fraile lo cogió entre sus brazos y lo acurrucó contra su pecho. El milagro no tardó en extenderse y en los años siguientes comunidades de franciscanos y clarisas tomaron la costumbre de instalar un Belén para celebrar la Navidad. Pronto la costumbre creció por Italia, Francia y España, desde donde daría el salto, siglos después, al continente americano.



Belén del Silencio (Chequia)


La Fundación Cajasol inauguró la semana pasada una interesante exposición que muestra cuarenta belenes de la Colección Basanta-Martín, única en su genero, compuesta por más de 25.000 piezas de 150 países diferentes. Iniciada en 1977 por Antonio Basanta y su mujer, María de los Ángeles Martín, la peculiaridad de esta colección es que todas las piezas son contemporáneas y han sido realizadas por escultores y artesanos en activo. La muestra se ha organizado en cuatro secciones, una dedicada a los belenes de Europa, otra para los americanos, una tercera con piezas provenientes de África y la última con una selección de nacimientos de Asia y Oceanía. 

La exposición nos permite recorrer cinco continentes y ver cómo cada país, cada región e incluso cada artesano, ha logrado hacer suya una tradición con ocho siglos de historia. Entre los elementos que nos podemos encontrar en la exposición destacan algunas escenas que ya apenas se representan en los belenes españoles, como Adán y Eva (origen de la Humanidad según la tradición cristiana y por lo tanto antepasados de Jesucristo) o el Sol y la Luna, que simbolizan la adoración de los astros a la nueva Luz que simboliza el Mesías. 


Árbol de la Vida (México)


Entre las historias más curiosas de cuantas se narran en la exposición nos encontramos la del Belén más antiguo conservado en España. Se trata de un conjunto napolitano de finales del siglo XV y principios del XVI instalado en la Iglesia de la Anunciación del Hospital de la Sangre de Palma de Mallorca. Según la tradición, en 1536, durante una terrible tormenta, el capitán de un navío rogó a Dios poder divisar una luz que le indicara el camino hacia tierra firme; a cambio de su salvación, entregaría uno de los belenes que llevaba como mercancía en la bodega al propietario de dicha luz. Finalmente la luz apareció, perteneciendo al convento franciscano de Nuestra Señora de los Ángeles de Jesús, en la isla de Mallorca. El barco atracó sano y salvo pero el capitán se olvidó de su promesa, por lo que durante varios días no se dieron las circunstancias apropiadas para continuar la travesía. El marino, temeroso de ser el culpable del mal tiempo, terminó entregando uno de los belenes al prior del convento y acto seguido pudo continuar su viaje sin mayor problema. Este Belén, atribuido a los hermanos Alemanno, está declarado Bien de Interés Cultural desde 2003 y es un claro precedente de las piezas napolitanas que tan de moda se pondrán en el siglo XVIII con la llegada de Carlos III como rey de España.


Belén de la Casa del Té (Nepal)


Entre las piezas más bellas de la exposición destacan los belenes de Nepal o Malasia, así como los provenientes de Mozambique o Tanzania, éste último tallado en un tronco de árbol. El colorido de las piezas mexicanas contrasta con la sobriedad de los belenes peruanos mientras que en Europa es llamativo ver cómo los belenes se han convertido en piezas artísticas que han innovado tanto en la estética como en el trasunto, con ejemplos tan curiosos como el austriaco Belén de los cuentos en el que aparecen Blancanieves y los siete enanitos o Caperucita Roja.


La exposición estará abierta en la Sala Murillo de Cajasol hasta el 5 de enero. El jueves día 14 de diciembre Antonio Basanta dará la conferencia 'Las claves ocultas del Belén' a las 18:30 en la Fundación Cajasol. Más información aquí

No hay comentarios: