Páginas

sábado, 13 de mayo de 2017

Una tarde entre libros




A raíz de la reciente apertura de varias librerías en nuestra ciudad le lancé la propuesta, vía Twitter, a Sonia, del Blog Letras Anfibias, de organizar una ruta al estilo de las que organizamos mensualmente para recorrer varios espacios artísticos. Sonia, que es una de esas personas que tiene ideas, capacidad, ilusión y ganas como para dirigir todo un área municipal de Cultura aceptó el reto y ese mismo día ya me estaba mandando varias propuestas de rutas. Al día siguiente ya estaban decididas las librerías que se iban a visitar y una vez lanzada la propuesta por las redes sociales, sólo cabía esperar al día señalado, el viernes 12 de mayo.


Libros en Casa Tomada



La ruta comenzó en Casa Tomada, situada en Puerta Osario y que está a punto de celebrar su cuarto aniversario. Nos recibió María José, una de sus impulsoras, que no dudó en contar al grupo congregado para la ruta los tejemanejes que se esconden detrás del mundo de los libros. Casa Tomada nació como un espacio donde aglutinar diferentes propuestas culturales relacionadas con la literatura. En la actualidad se celebran en su local una quincena de cursos que contribuyen a sufragar económicamente la aventura empresarial. María José reconoce que montar una librería es un proyecto muy duro, que necesita de muchísima ilusión y que, lamentablemente, no se sostiene con la venta únicamente de libros (al final el librero se lleva un 30% del precio del libro) por lo que es imprescindible complementarlo con otra oferta. A pesar de ello, el espacio dedicado a la venta de libros no ha dejado de aumentar en estos cuatro años y el fondo de la librería es cada vez mayor.

Desde Puerta Osario la ruta se adentró por el centro hacia la Alfalfa para alcanzar la Librería Boteros, en la calle del mismo nombre. Se trata de un proyecto que nació físicamente hace poco más de un año y que tiene su punto fuerte en los libros de segunda mano. El espacio es tan acogedor, tan agradable y mágico, que merece la pena dejar pasar las horas recorriendo uno a uno los cientos de libros que ocupan sus paredes. Además, en Boteros se organizan múltiples actividades culturales, desde talleres a exposiciones pasando por catas de vino. 

La ruta organizada por Sonia procuró tocar todos los palos del sector librero, y en el recorrido no podía faltar una de las librerías de mayor trayectoria en la ciudad, Rayuela, con veinte años a sus espaldas dedicados a la literatura infantil y juvenil. Miguel fue el encargado de trasladar al grupo la ilusión con la que siguen desempeñando un proyecto que ha contribuido a crear toda una generación de nuevos lectores. Sin duda una de las imágenes más bellas de la ruta fue ver cómo un viernes por la tarde la librería estaba repleta de familias comprando libros. Aún hay esperanza para la Cultura.


Detalle en Un Gato en Bicicleta


Volviendo sobre nuestros pasos por razones logísticas, llegamos a Un Gato en Bicicleta, donde nos atendió un siempre positivo Jesús. Sobre el nuevo espacio de la calle Pérez Galdós ya os hablé en un post con motivo de la apertura. Un Gato en Bicicleta se ha reinventado cinco años después de su inauguración para ofrecer un nuevo concepto que permita sufragar los gastos corrientes que tiene todo comercio. La cafetería se ha convertido en un gran reclamo para los amantes de la tranquilidad y el sosiego; la librería sigue ofreciendo libros de arte, poesía y ediciones de editoriales independientes.

La ruta finalizó en Espacio Caótica (aquí os dejo su correspondiente post) donde fuimos atendidos por una de las impulsoras de la nueva aventura, Begoña. El espacio, que también cuenta con cafetería en planta baja, abrió sus puertas hace apenas un mes. Creo que la apertura de Caótica será uno de esos momentos que tardaremos en olvidar los que allí estuvimos. Al margen de que se presentara el alcalde, lo realmente impactante fue ver la calle José Gestoso completamente colapsada por la cantidad de gente que se congregó con motivo de la inauguración. Que la apertura de una librería fuera capaz de atraer a decenas y decenas de personas es nuevamente una puerta a la esperanza.


Libros y más libros en Espacio Caótica



Cinco librería en casi cuatro horas un viernes por la tarde. Una quincena de personas atraídas por su amor a los libros. La experiencia no pudo ser más bonita. Desde aquí quiero agradecer a Sonia el haber organizado esta primera #RutaLibrera (podéis buscar la etiqueta en Twitter), a Ismael su ayuda y apoyo y a todos los que hicieron de este evento tuitero todo un éxito, tanto a los que vinieron como a los responsables de las librerías por dedicarnos unos minutos a contarnos su pasión por los libros. En días como éste vuelves a sentir que realmente la Cultura es el camino para construir un mundo mejor.

4 comentarios:

Gabriel Maestre dijo...

¡Enhorabuena a todos los difusores de cultura en nuestra ciudad, empezando por ti, Sergio!

Sonia Domínguez dijo...

María José, de Casa Tomada, nos hizo ser más conscientes de lo grande y lo pequeño. Daniel de Boteros nos explicó cómo ha ido cambiando el tipo de papel desde el siglo XVIII -el actual, por cierto, no durará-. Miguel de Rayuela nos leyó un cuento para seguir soñando. Jesús de Un gato en bicicleta habló de cómo las librerías se potencian cuando están cerca y Begoña de Caótica, pura emoción, resaltó que es la librería la que vertebra todo el espacio.

Por el camino, entre librería y librería, conversaciones sobre el libro, la cultura, nuestros hábitos, sobre el centro y los barrios, sobre bibliotecas, sobre otras ciudades... Fue una tarde muy intensa y muy bonita y yo no me cansaré de agradecerte que hubieras tenido la idea y que me invitases a desarrollarla. Y sí, tienes toda la razón, la cultura es el camino para construir un mundo mejor.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

fantástico!!!!

Carlos Bravo dijo...

Gracias Sergio por este gran espacio y tomo nota de esta ruta!!!