Páginas

martes, 10 de enero de 2017

Los museos sevillanos y la ausencia de titulares

Sala V del Museo de Bellas Artes de Sevilla


Estas Navidades unos amigos de Barcelona que estaban de visita en Sevilla me preguntaron si me apetecía acompañarles al CAAC a ver la exposición de Luis Gordillo. Allá que nos fuimos y recorrimos, una a una, las diferentes exposiciones que ahora mismo tiene en cartel el Centro. Solos. Mi amigo me preguntaba si era normal que no hubiera nadie en el museo una soleada mañana de diciembre. No supe contestar. A la salida nos acercamos a la taquilla del Centro ya que mi amigo tenía interés en comprar el catálogo de la exposición. La respuesta fue que no había catálogo. De nuevo me miró y me preguntó si eso era normal, ya que esta exposición se había vendido como el gran proyecto expositivo del CAAC del año 2016. "Supongo que no hay dinero", es lo único que acerté a contestarle.


El año 2017 ha comenzado con varias noticias relacionadas con los museos españoles que indican el auge de visitantes en el pasado 2016. El Museo del Prado alcanzaba los 3 millones de visitas tras crecer un 12'5 %, el Reina Sofía con sus 3'6 millones sigue siendo uno de los museos más visitados de España, el Guggenheim de Bilbao recibió a 1'6 millones de visitantes y Caixaforum Madrid rozaba los 650.000 visitantes.

Particularmente llamativo es el caso de Málaga, donde en la primera semana de apertura del Museo de Málaga, a principios de diciembre, se superaban las 12.000 visitas. Según un estudio encargado por el Patronato de Turismo de la Costa del Sol, los museos malagueños aportaron a la ciudad la friolera de 547 millones de euros en concepto de gastos generados por los visitantes de los mismos en todo tipo de sectores, desde el hostelero al comercio. En cuanto a los números de visitas, el CAC recibió 455.000 y el Picasso 558.000, unos números lejanos a los que ofrecen los grandes museos de Madrid, pero que sorprenden teniendo en cuenta que Málaga capital tiene unos 570.000 habitantes. 

De Sevilla todavía no tenemos datos, seguramente salgan a lo largo del año, aunque tampoco son unas cifras que suelan airearse mucho debido a lo bajas que son. De hecho, hay museos como el Pabellón de la Navegación que ni tan siquiera ofrecen datos. Nada que ver con las continuas notas de prensa destacando un nuevo récord turístico. Si algo está claro es que esos turistas no vienen a Sevilla por sus museos. Tampoco es que se difundan lo suficiente o se vaya en busca del posible visitante. Por poner un ejemplo, los tres museos estatales de gestión autonómica que hay en Sevilla, Arqueológico, Bellas Artes y Costumbres Populares son los únicos de toda Andalucía que no cuentan con presencia en Twitter.

Los museos sevillanos son un tema del que se ha hablado una y otra vez en este Blog. No alcanzo a comprender por qué en Sevilla no apostamos por nuestros espacios culturales. Entre la falta de inversión en proyectos como la ampliación del Bellas Artes o la reforma del Arqueológico, la dejadez de la Consejería de Cultura hacia la gestión de sus museos y el absoluto desinterés por parte del Ayuntamiento, casi se podría calificar de milagro que los que hay sigan abiertos. Evidentemente es un problema estructural de muy difícil solución. Hace falta darle la vuelta como un calcetín a la gestión de nuestros museos y parece que no hay mucha predisposición a ello. Ya no es cuestión de que el Bellas Artes tenga cuenta en twitter, es que no tiene sentido que el Centro de la Cerámica, por ejemplo, no tenga presencia alguna en Internet (os animo a buscar el horario de apertura en la web del ICAS). Por alguna razón en Sevilla los museos no interesan y por eso aquí no hay grandes titulares de ampliaciones, nuevas aperturas o valiosas donaciones. Para un gran porcentaje de la población esta ausencia de noticias no dejará de ser algo anecdótico, pero para los que disfrutamos con los museos, resulta tremendamente frustrante ver cómo otras ciudades han sabido apostar por sus museos mientras que aquí seguimos instalados desde hace años en el día de la marmota.



Cifras de visitantes de los museos andaluces en 2015 (enlace)

6 comentarios:

mataiotes dijo...

Estoy en absoluto desacuerdo con su acuerdo con su comentario. Se llama dinero. Ninguna administración invierte nada en esta ciudad ni provincia. El estado no arregla el Bellas Artes ni el Arqueológico. A la Junta le importa un pepino Itálica, San Isidoro del Campo o los dólmenes de Valencina mientras se dedica a pedir declaraciones de patrimonio de la humanidad para cosas de otras provincias o invierte millonadas en museos de mucho menor interés que los sevillanos. El ayuntamiento y la diputación, con sus errores, hacen lo que pueden. Los del PP de Madrid jamás van a invertir en Sevilla porque lo consideran territorio enemigo. Los del PSOE de la Junta tampoco, porque creen tener el voto seguro y para halagar a las provincias " hermanastras" . ¿ Soluciones? Yo no veo ninguna. Pero sueño con el día en que en Sevilla, cuando se celebren elecciones,haya un grado de abstención tan escandalosamente alto, que sea noticia de primera página en los periódicos.

Sergio Harillo dijo...

No entiendo que diga que está en absoluto desacuerdo con el artículo cuando su comentario va en la misma línea. No hay inversión en los museos porque los que los gestionan no tienen interés en los mismos. Que conste que el artículo está centrado en los museos. La Diputación no gestionan ninguno y los que dependen del Ayuntamiento (Centro Cerámica, Antiquarium, Centro del Mudéjar, Castillo de San Jorge) son los que en peor estado están con diferencia.

¡Saludos!

Gabriel Maestre dijo...

Hola, Sergio. Yo veo claro que Sevilla no es una ciudad de museos sino de patrimonio. Desde esa perspectiva se entendería mejor la falta de inversión y de público interesado en exposiciones. Como ya te he insinuado ottas veces, creo que lo sensato es ofrecer al público local y visitante una red de monumentos 'decorados' con las colecciones públicas de arte e historia (convenientemente explicadas en español e inglés por medio de carteles y de recursos digitales). Eso sería relativamente económico y más adaptado a nuestra realidad. Incluso el sector privado parece tener el mismo problema: la Fundación Cajasol (cuya colección de arte me parece muy buena, mucho mejor que la Bellver) no termina de exponer su colección permanente, y a sus exposiciones se ve que va poca gente. A ver que pasará con el Caixafórum. En cambio, la fórmula monumento+colecciones de arte como 'decoración' parece funcionar en los ejemplos de las Casas-Palacio abiertas al público. Bueno, como siempre, no tienes por qué estar de acuerdo conmigo. ¡Ánimo, y un saludo!

David dijo...

Lo veo más una falta de promoción y arraigo a dar lustre las colecciones hispalenses.
El gasto en cultura de ayuntamiento, junta y estado se centra en el hábito de patrimonio, dejando de lado el tan importante legado con el que cuenta Sevilla. Ajustando la estrategia "comercial" en la promoción de los mismos y remozado lo necesario, estaríamos hablando de un nuevo motor en la economía Sevillana.
Saludos y gran artículo!

Gretka dijo...

La verdad es que con este tema me hierve la sangre, y tengo muchas esperanzas y ganas de que esta situación cambie en un futuro no muy lejano. Gracias como siempre por este blog, que es una joya.

Sergio Harillo dijo...

Gracias por vuestros comentarios, siempre es un placer leerlos :)

¡Saludos!