Páginas

jueves, 5 de enero de 2017

El patrimonio que podremos disfrutar en 2017

Cúpula de San Luis de los Franceses

El año 2016 guarda varios momentos clave en cuanto a recuperación del patrimonio sevillano se refiere. La riqueza cromática devuelta a la Capilla del Dulce Nombre, a la de Santa María de Jesús y a las iglesias de San Antonio Abad y San Lorenzo, continúa la senda iniciada en 2015 con la reapertura de Santa María la Blanca y sus espectaculares yeserías. Por contraponer algún ejemplo de arquitectura civil, podríamos citar también el Faro de Triana, que ha recuperado su imagen primigenia tras su rehabilitación.

El presente año augura todavía más sorpresas con la finalización de algunas obras y el inicio de otras, intervenciones en el patrimonio que se suman a la inauguración de dos nuevos espacios que llegan para mejorar la programación cultural de la ciudad.


Retablo de la Capilla Doméstica del antiguo noviciado de los Jesuitas


San Luis de los Franceses es uno de esos edificios que te deja atónito. Su fastuosa arquitectura barroca unida a la bellísima decoración que llena todos y cada uno de sus muros hacen de este edificio una de las obras cumbre del Barroco español. El templo, construido por Leonardo de Figueroa entre 1699 y 1731 ha sido restaurado por la Diputación de Sevilla en los últimos años y durante los primeros meses de 2017 se espera su reapertura. Poco ha trascendido sobre el proyecto que la institución provincial baraja para este edificio cuyas obras acabaron el pasado verano. Quedan muchas incógnitas por despejar (coste de la entrada, itinerario de visita, personal que atienda a los visitantes...) pero parece que por fin está cerca la apertura tanto de la iglesia como de la Capilla Doméstica del antiguo noviciado de los Jesuitas.

En los primeros meses de este 2017 también está fijada la inauguración del Caixaforum, el centro cultural que Guillermo Vázquez Consuegra ha diseñado en Puerto Triana para la entidad CaixaBank. Con sus 7.500 metros cuadrados, el nuevo espacio cultural de la isla de la Cartuja está llamado a marcar un antes y un después de la programación cultural de la ciudad. Quien conozca otros centros de la red Caixaforum sabrá que es difícil encontrar un solo día del año en el que no se celebre alguna actividad en ellos. Si además le añadimos la calidad de las exposiciones que suelen organizar y su colaboración con los principales museos europeos, la inauguración de este centro en febrero o marzo hará las delicias de los amantes del arte.

Salón principal del Palacio Arzobipal


La apertura al público del Palacio Arzobispal es una reclamación que diversas entidades, asociaciones y personas a título personal han hecho en multitud de ocasiones. La Archidiócesis parece estar dispuesta a cumplir con las expectativas creadas y ya anunció a finales de 2016 que uno de los edificios barrocos más interesantes de la ciudad se abriría al público. En su interior obras de Murillo, Zurbarán o Lucas Valdés decoran espectaculares salones entre los que destacan la escalera principal o el salón principal del edificio, decorado con un techo recubierto de pinturas. Cuesta entender que hasta ahora el Palacio no sea visitable y su apertura no sólo generará una nueva fuente de ingresos al Arzobispado sino que permitirá a los sevillanos descubrir uno de los monumentos más desconocidos de la ciudad.

La celebración del Año Murillo a lo largo de 2018 sin duda dotará al presente año de varios titulares. La restauración de diversos lienzos del pintor pertenecientes al Museo de Bellas Artes y al Hospital de la Caridad marcará la agenda de la Consejería de Cultura, pero tampoco podemos obviar el trabajo que se está realizando en Santa María la Blanca para crear copias de los dos cuadros que fueron robados por los franceses durante la invasión napoleónica. Con estas dos nuevas obras el discurso iconográfico del templo recuperará una imagen similar a la del siglo XVII.

Fundición Mayor de la Fábrica de Artillería


Sin fecha aún de finalización, a lo largo de este año se espera que culminen las obras que se están ejecutando en la Fábrica de Artillería. La aparición de unas pinturas murales obligó a modificar un proyecto que ya debería haber concluido. De momento, aunque desde el Ayuntamiento no se ha vuelto a decir nada al respecto, se supone que se está trabajando en un plan director del monumento en el que se marcará la hoja de ruta sobre los usos que tendrá una vez restaurado. El 'silencio administrativo' que pesa sobre este asunto es curioso ya que hace unos meses se anunció que se iba a convocar una mesa de trabajo para decidir, entre todos, qué se haría con los espacios que se están rehabilitando ahora mismo. Sea como fuere, mucho se tendría que torcer el proyecto para que durante los próximos meses no veamos abierto al público el corazón patrimonial del barrio de San Bernardo.

En los últimos meses del año el patrimonio volverá a ser noticia con la finalización de las obras en la iglesia de Santa Catalina, joya mudéjar del siglo XIV, la inauguración del Museo Bellver en la Casa Fabiola y el avance de las obras de recuperación de la antigua Estación de Cádiz. El proyecto de creación del Museo Bellver debería servir al Ayuntamiento para reflexionar sobre las políticas culturales que se están aplicando en la actualidad en sus espacios museísticos. Dos años han pasado ya desde que Juan Espadas alcanzara la alcaldía y poco se ha hecho para mejorar la situación de unos espacios que, literalmente, se mueren. Visitar el Castillo de San Jorge, el Centro del Mudéjar, el Antiquarium o el Centro de la Cerámica sirve como ejemplo de lo que no debe hacer cuando se gestiona un espacio cultural. Ojalá la llegada de este nuevo Museo sirva para dar un impulso a la red municipal de espacios culturales.



2 comentarios:

Javier Rguez de la Borbolla dijo...

¿Y con santa clara que vamos a hacer? ¿vamos a dejar que se caiga? no hay que recordar lo que había allí (quitando el retablo mayor, lo demás no está; ¿donde? no se sabe). Hay que moverse para salvar aquello.

Tania (Sevilla desde La Giralda) dijo...

Me apunto todas las nuevas visitas me encanta la diversidad cultural de Sevilla.

¡Feliz 2017!