Páginas

sábado, 31 de diciembre de 2016

Ha llegado la hora del Museo Arqueológico



El 31 de diciembre de 1941 el Ayuntamiento de Sevilla cedía al Ministerio de Educación Nacional el Pabellón de Bellas Artes de la Plaza de América, construido con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929, como futura sede del Museo Arqueológico Provincial. Se cumplen hoy por tanto 75 años del acuerdo que motivó que el Museo tuviera una sede propia, separándose del Museo de Bellas Artes, con el que hasta ese momento había compartido el antiguo convento de La Merced. Con esta cesión se buscaba solucionar el problema de espacio que tenía el Arqueológico al mismo tiempo que se daba un uso definitivo al edificio diseñado por Aníbal González.



Sala de Diana con la escultura de la diosa aparecida en Itálica


Leer la historia del Museo Arqueológico de Sevilla es sumamente interesante. La institución nace como tal como consecuencia del Decreto de 1867 sobre Museos Arqueológicos, entonces llamados Museos de Antigüedades. La colección fundacional estaba formada por los hallazgos encontrados en Itálica y reunidos hacia 1870 por Francisco Bruna en el Real Alcázar. En 1875 las piezas pasarían al convento de La Merced, donde compartiría sede durante décadas con el Museo de Pinturas (posterior Bellas Artes). Fue el arquitecto Demetrio de los Ríos quien se encarga de habilitar el antiguo convento para acoger la colección arqueológica, ubicándose en la planta baja del mismo. El 21 de noviembre de 1879 se formula la declaración oficial del Museo de Antigüedades de Sevilla, siendo nombrado director don Manuel de Campos y Munilla

En 1880 abría por primera vez sus puertas al público el Museo, logrando un gran éxito de público. La colección se dividió en cuatro bloques temáticos: arquitectura, escultura, epigrafía y cerámica. La falta de espacio fue un problema recurrente en el Museo, que a pesar de contar con un par de salas más con el paso de los años, no podía hacer frente a la exposición del cada vez mayor número de piezas halladas en las excavaciones de toda la provincia. La costuras en el convento de La Merced no tardaron en saltar y finalmente se decidió buscar una nueva sede para el Arqueológico mientras que el Bellas Artes ocupaba toda la superficie del antiguo cenobio.

La llegada al Parque de María Luisa supuso una auténtica revolución en cuanto a espacio expositivo, posibilitando la inclusión de la colección arqueológica municipal. El edificio se fue adaptando a las nuevas necesidades hasta que en los años setenta sufrió la última gran reforma. Casi cuarenta años después el Museo Arqueológico ha llegado al límite de su capacidad y necesita una profunda remodelación que lo introduzca en el siglo XXI. El proyecto de reforma encargado por el Ministerio de Cultura a Guillermo Vázquez Consuegra, presupuestado en 33 millones de euros, sigue en un cajón desde que se aprobó en 2010. A pesar de que la reforma ya debería haber sido inaugurada, la triste realidad es que las obras ni tan siquiera han empezado en un edificio con graves carencias y problemas estructurales. No es lo único que convierte al Museo Arqueológico en una antigualla más, la propia gestión que de él hace la Consejería de Cultura condena a uno de los museos más importantes de España al ostracismo más absoluto. Sin apenas presupuesto, sin personal, con unos medios de lo más rudimentarios y con una museografía de hace cuarenta años, nuestro Arqueológico es la antítesis de lo que debería ser un museo contemporáneo.

Busto de Adriano, una de las piezas más importantes del Museo Arqueológico


Cuando se cumplen setenta y cinco años de la cesión del edificio al Estado para habilitar en él el Museo, creo que ya ha llegado el momento de que la ciudadanía tome cartas en el asunto y exija de una vez que se lleve a cabo la reforma del Arqueológico. En los últimos años hemos visto cómo se remodelaban el Arqueológico de Alicante, el Bellas Artes de San Sebastián, el Museo de Asturias, el de Málaga, se ampliaban el Reina Sofía o el Prado e incluso se invertían 150 millones de euros en el Museo de las Colecciones Reales de Madrid. Ha llegado el momento de nuestro Arqueológico y las administraciones implicadas deben asumir sus propios compromisos después de años de ignorar a las instituciones culturales sevillanas.


¿Qué podemos hacer? 


El 25 de mayo de 1946 abría sus puertas por primera vez en su actual sede el Museo Arqueológico. Mi intención es que desde hoy, aprovechando el setenta y cinco aniversario de la cesión del edificio, hasta el próximo 25 de mayo de 2017 se realicen una serie de actuaciones que hagan que la ciudadanía se movilice por su Museo. La 'programación' está abierta a todo tipo de sugerencias por lo que si tienes alguna idea (la que sea) ponla en común para conseguir entre todos que el Museo Arqueológico de Sevilla sea reformado. Por delante quedan cinco meses de trabajo que, darán un buen resultado o no, pero mi granito de arena desde este Blog quiero ponerlo. Porque me interesa la Cultura, porque veo las posibilidades del Museo Arqueológico y porque considero que la ciudadanía tiene mucho, pero mucho que decir en el futuro de nuestra ciudad. ¿Te sumas?

6 comentarios:

Guillermo Daza dijo...

Una performance a las puertas del museo con la prensa por delante podría dar publicidad.

nini desempleado dijo...

Para celebrar el año Murillo y el 25 aniversario de la Expo, se podría proyectar un mapping en la fachada del Museo Arqueológico con esa temática. Al final de la película, se podría invocar al pueblo y los poderes públicos de alguna manera para que reaccionasen ante el estado del Museo donde se ha proyectado el espectáculo.

No sé si podría tener mucho sentido pero se me ha ocurrido así a bote pronto.

Sergio Harillo dijo...

El otro día pensaba que el tema de la Navidad podría plantearse de modo que sirviera para conmemorar determinados acontecimientos en la ciudad. Por ejemplo, este año se iniciaba el Año Murillo, pues los espectáculos navideños podrían haber girado en torno a esa temática. La Navidad de 2017-2018 en torno a la Expo por su XXV aniversario, organizando las actividades en la Cartuja. Este 2017 se celebra el 1900 aniversario de la llegada al 'trono' del emperador Adriano, se podría plantear lo que tú dices, utilizar la fachada del Museo Arqueológico para hacer un espectáculo conmemorativo. La de 2019 conmemorando el V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo con espectáculos en el río... Sería una forma de darle sentido a los espectáculos (no proyectar imágenes por proyectar o tirar fuegos artificiales por tirarlos) y se iría variando la zona en la que se celebran los mismos para no fomentar que siempre se congestionen los mismos espacios. Si a eso se le da una marca común (quizá el nombre ya utilizado de Alumbra serviría) se vendería la imagen de que en Sevilla por estas fechas se hace todos los años un acontecimiento especial que está relacionado con la historia de la ciudad. Vender únicamente que tenemos un mapping (o espectáculo multimedia como lo han bautizado ahora) ya no es novedad, cualquier ciudad lo hace y con resultados mucho más espectaculares. Sin ir más lejos, este año por iniciarse el año Doménech i Montaner en Barcelona se ha proyectado un mapping en la fachada del Hospital de Sant Pau.

En fin, son sólo algunas ideas :)

Guillermo Daza dijo...

Si , me parece muy interesante las proyecciones, pero no lo veo como un acto de reivindicación de la ciudadania para denunciar la falta de inversión en los museos sevillanos.Para los políticos eso sería como un poco de confeti y purpurina y a seguir para adelante que lo estamos haciendo genial Y por cierto, frente al arqueológico, varias salas cerradas del museo de Artes y Costumbres Populares ,con los techos cayéndose, increíble pero cierto.

Manolo & Mónica dijo...

Primero, enhorabuena por tu blog y el esfuerzo para intentar mejorar esta ciudad con tantas y tantas posibilidades perdidas.

Lo del Arqueologico y en general la cultura en Sevilla es de pena. Cuantas veces nos enteramos de tesoros y acontecimientos a nuestro alcance por pura casualidad, extrañados de no ver publicidad institucional o privada.

Darse una vuelta por Málaga y quedar maravillado por la inversion en cultura. El asombroso patrimonio de Sevilla necesita una gestion moderna, actual.

Sergio Harillo dijo...

Gracias por tus palabras y comentario, Manolo :)

¡Un saludo!