Páginas

martes, 17 de mayo de 2016

Comienzan las obras de remodelación de los exteriores de Plaza de Armas


Con el vallado de la explanada de Plaza de Armas dan comiendo las obras que borrarán del mapa un diseño que lleva más de veinte años como ejemplo de lo que jamás hay que hacer en una ciudad como Sevilla. Las prisas de la Expo y la moda de finales de los ochenta y principios de los noventa por las plazas duras nos legaron algunas actuaciones urbanísticas que una ciudad como Sevilla no se puede permitir. Sin apenas sombra ni vegetación, Plaza de Armas ha sido un vacío urbano sin uso alguno durante más de veinte años.



La parcela que da acceso al centro comercial Plaza de Armas y al hotel del mismo nombre pertenece a ADIF y gracias a un acuerdo entre Ayuntamiento, la empresa  estatal y Mercadona, se ha realizado un proyecto de remodelación de todo el espacio, unas obras que sufragará la cadena de supermercados a cambio de aumentar la edificabilidad de su nuevo punto de venta. El nuevo supermercado ocupa parte de la plaza, exactamente la zona donde en su día estuvo prevista una torre de oficinas, cuyos cimientos llegaron a construirse pero que quedó paralizada por diferentes cuestiones urbanísticas y paisajísticas. La construcción, de dos alturas, no puede considerarse que aporte un valor añadido a la arquitectura de la ciudad, de hecho, el edificio es bastante simple, pero al menos servirá para que se remodele la plaza delantera y se mimetiza bastante con el Hotel (tengamos en cuenta que hay más de veinte años de diferencia entre ambos).


¿Y cómo quedará la plaza tras las obras? Pues es un auténtico misterio. Al parecer Mercadona no ha querido facilitar imágenes del proyecto. Teniendo en cuenta que todo proyecto debe pasar por la Gerencia de Urbanismo, es más que evidente que tanto el Ayuntamiento como Mercadona tienen el proyecto más que impreso, pero el resto de los mortales tendremos que conformarnos con verlo terminado. Sólo ha trascendido que habrá una serie de pérgolas que den sombra y que se plantarán olivos (tal vez usando la misma solución que en José Laguillo). Le daremos un voto de confianza.

1 comentario:

Maguibej dijo...

Con la construcción del edificio de Mercadona se ponen más dificultades a lo que debería ser el edificio de Plaza de Armas: una estación. La idea futura para esa estructura debe ser la de una estación subterránea para metro o cercanías, a un paso del centro, y con las vías soterradas a lo largo de todo Torneo.