Páginas

viernes, 25 de marzo de 2016

El Alcázar del rey don Pedro de Carmona se prepara para las visitas

Parte de la muralla y foso del Alcázar de Pedro I de Carmona

En los últimos años son varias las veces que ha aparecido en prensa la noticia de que el Estado incluía en los Presupuesto Generales una partida para recuperar parte del Alcázar de Pedro I o 'de Arriba' de Carmona. Desde 2009 se han invertido en este recinto un total de 1'5 millones de euros tendentes a la consolidación de parte de su estructura defensiva con el objetivo de poder abrirlo al público. 



La Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales, el Ministerio de Fomento (a través del programa del 1'5% cultural) y el propio Ayuntamiento de Carmona han sido los encargados de ejecutar, por fases, un proyecto que se ha centrado en la parte más desconocida del Alcázar. Se trata de la zona donde se encuentra la Torre del Homenaje, así como varios lienzos de murallas, torreones, patios y el conocido como 'Cubete de los Reyes Católicos', un interesante fortín de planta circular, único, por su antigüedad, en la Península.

'El Cubete' de los Reyes Católicos

'El Cubete' de los Reyes Católicos


La historia de este recinto defensivo se remonta, según algunos estudios, a época romana, siendo reconstruido y ampliado durante la etapa en que Carmona fue parte del reino taifa de los Birzalíes , ya en el siglo XI. Tras la conquista cristiana de la ciudad, el rey don Pedro I modernizará la fortaleza dándole su aspecto actual. Será durante el siglo XIV cuando se construyan torres, murallas, patios y la plaza de armas que hoy día sirve como acceso al Parador que ocupa parte del Alcázar. La ciudadela se convirtió en un auténtico fortín inexpugnable protegido por varios cinturones de murallas, torres, un foso y el gran acantilado que se abre hacia la Vega. No hay que olvidar que el Alcázar de arriba se encuentra en el extremo más alto del centro histórico de Carmona y que por lo tanto, para llegar a él, había que sobrepasar la muralla exterior de la propia ciudad.


Según recoge José Becerra en su blog 'Leyendas de Sevilla', en este Alcázar se refugió parte de la familia y leales súbditos del rey Pedro I tras su asesinato en Montiel el 23 de marzo de 1369. Carmona se mantuvo fiel al rey y por ello fue asediada por el nuevo monarca, Enrique II, durante dos años. Tras su capitulación, la ciudad fue humillada por su lealtad al difunto rey arrebatándole diferentes tierras y localidades como El Viso o Guadajoz.


El Alcázar siguió al servicio de la corona castellana siendo de nuevo ampliado y enriquecido por los reyes Católicos en el siglo XV. Un terremoto en 1504 arruinó parte del recinto, por lo que hubo que restaurarlo nuevamente a mediados del siglo XVI. Sin embargo, el terremoto de Lisboa de 1755 terminó por convertir el inmenso Alcázar en una ruina, abandonándose durante siglos hasta que el Ayuntamiento de Carmona cedió una parte al Estado para que se instalase el Parador de la localidad. Para habilitar el recinto hotelero se reconstruyeron patios y salones, dándole una imagen más ideal que real. El resto del edificio siguió degradándose hasta que en 2009 comenzaron los estudios para restaurarlo y abrirlo al público. La actual campaña de recuperación del conjunto comenzó el pasado otoño y tiene un plazo estimado de ejecución de seis meses. Tras la consolidación de parte del recinto, en la actualidad se están llevando a cabo dos proyectos complementarios. Por un lado la Dirección General de Bienes Culturales (346.000 euros) está consolidando la Torre del Homenaje y otros puntos del Alcázar mientras que el Ministerio de Fomento (286.883 euros) y el Ayuntamiento (123.000 euros) se encargarán de habilitarlo para las visitas, con un recorrido por el que el visitante podrá conocer la importancia del edificio.



Más información sobre el Alcázar de Pedro I de Carmona en el Blog 'Leyendas de Sevilla' (enlace)

2 comentarios:

Tania dijo...

He visitado una vez Carmona y me gustó mucho el pueblo es muy bonito.

Con esas calles peatonales y esas casa blancas.

Estaba yo buscando un pretexto para volver y tú me lo has dado.

Una entrada muy interesante gracias.

Saludos.

Sergio Harillo dijo...

Me alegro de que te haya gustado el post :) De todos modos, ten en cuenta que aún no se ha abierto al público el Alcázar de arriba, sólo se puede visitar la parte del Parador.

¡Un saludo!