Páginas

miércoles, 2 de marzo de 2016

Cultura de Sevilla en Madrid (II): Museo Arqueológico Nacional

Monumento funerario de Pozo Moro

La imagen que guardaba en la memoria del Museo Arqueológico Nacional era la de un espacio oscuro, triste, sin apenas visitantes pero con unas piezas absolutamente maravillosas que engrandecían un Museo que no sólo expone un muestrario de las culturas de la Península Ibérica sino que también alberga colecciones de la Grecia clásica o Egipto. Tenía muchas ganas de volver al MAN para conocer la profunda remodelación a la que ha sido sometido y de la que tan buenas críticas había escuchado y leído. En este caso aquello de "la espera ha merecido la pena" se cumple a la perfección después de unas obras que parecían no tener fin. El nuevo Museo Arqueológico Nacional es un cofre lleno de luz en el que las piezas brillan por sí mismas gracias a una cuidada museografía que ha sabido sacar lo mejor de cada una de ellas.


Réplica del Tesoro del Carambolo

Como viene siendo habitual en los grandes museos, la visita se convierte en un peregrinaje que se alarga en el tiempo. Visitar el MAN en un solo día es imposible, como lo es visitar el Prado, el Louvre o el Metropolitan de Nueva York. Lo ideal es dedicarle varias jornadas para detenerte en cada pieza, en cada vídeo, leyendo todos y cada uno de los paneles que narran el devenir de la historia en nuestro país. Sin embargo, lo que solemos hacer todos cuando viajamos a una ciudad es intentar ver lo máximo posible en el mínimo tiempo y claro, no se disfruta igual. Aún así, pasear por el Museo se convierte en una auténtica delicia y la continua entrada y salida a los patios interiores contribuye a descansar la vista y el ánimo antes de enfrentarse a un nuevo período histórico.

Dama de Elche


Sala de los mosaicos romanos

La museografía juega un papel fundamental a la hora de hilar un discurso expositivo. Los museos, al igual que las casas, se van quedando anticuados y necesitan mejoras y actualizaciones para adaptarse a los nuevos tiempos y a las nuevas demandas del público. Toda la reforma ejecutada en el MAN está pensada con gran acierto para que las piezas sean las protagonistas absolutas, sin estridencias y con una gama de colores y materiales que crean un sugerente ambiente para que el visitante disfrute de lo expuesto. La primera parte del recorrido se desarrolla cronológicamente desde la Prehistoria hasta el medievo, pasando por Roma, los Iberos, Tartessos, Al Andalus... con excelentes piezas que, quizás, flaquean en el apartado romano donde si bien se explica cómo eran y vivían los hispanoromanos, se echan en falta piezas de mayor enjundia como las que hay en el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida o, sin ir más lejos, en nuestro Museo Arqueológico Provincial. El resto de la visita se complementa con las magníficas colecciones egipcia y de cerámica griega que conserva el Museo, así como toda una serie de piezas que hablan sobre el día a día de las sociedades que han habitado en España desde época moderna hasta el siglo XIX.



Un magnífico resultado cuyas obras se han extendido durante seis años (de 2008 a 2013) y que han contado con varias polémicas en cuanto a retrasos o la tardanza en inaugurar el Museo una vez acabado por problemas de personal. La inversión de 65 millones de euros (diez más de lo previsto) fue duramente criticada por el momento en que se llevó a cabo, en plena crisis, pero a la vista del resultado, está más que justificada. El MAN es un Museo completamente nuevo que expone de manera impecable una colección magnífica que muestra nuestra historia, nuestro arte y nuestro patrimonio. A la vista de lo realizado en el Museo Arqueológico Nacional no puedo más que desear que, lo antes posible, podamos disfrutar de algo así en nuestro Museo Arqueológico Provincial. Nada más que con la exposición de la espléndida colección de estatuaria clásica de Itálica, nuestro Museo ya podría convertirse en todo un referente internacional. Si además se desarrolla un proyecto museográfico similar al del MAN donde la pieza sea la principal protagonista, con el apoyo de las tecnologías, pero sin que éstas eclipsen a aquellas, el resultado puede ser espectacular. Ojalá llegue el día en que veamos nuestro Museo completamente remodelado y con su impresionante colección expuesta. Es una asignatura pendiente que llevamos demasiado tiempo arrastrando y que deberíamos afrontar cuando antes.


1 comentario:

Fernando Paredes dijo...

Totalmente de acuerdo. Tuve la oportunidad de ir al MAN recién inaugurada la reforma y me impresionó, es un gran referente museográfico sin lugar a dudas. Aquí por el momento habremos de conformarnos con un nuevo mostrador en la recepción...