Páginas

lunes, 11 de enero de 2016

Triana, alternativa cultural al centro histórico

Fachada principal del Centro de la Cerámica de Triana

La idea de descentralizar la cultura "por los barrios" es algo que todo político sevillano suele llevar en su programa electoral y que se repite, incesantemente, cada cuatro años. Luego, a la hora de la verdad, se dan cuenta de que eso de "llevar la cultura a los barrios" no es tan sencillo, porque si no hay una demanda de base, si la población no lo pide, por mucha actividad cultural que lleves "a los barrios" te puedes encontrar que al público autóctono no le llame mucho la atención y al final lo único que consigas sea mover de un barrio a otro a la población que realmente está interesada.


Cuando he leído esta mañana la noticia sobre la nueva Orquesta Sinfónica de Triana me he puesto a pensar en el potencial que este barrio tiene a nivel cultural y lo desaprovechado que está. Si hiciéramos una encuesta a pie de calle y preguntáramos al sevillano corriente para qué va a Triana, seguramente nos encontraríamos, en un alto porcentaje, estas tres respuestas: para comer, para dar una vuelta y para llevar a unos amigos que han venido de "(poner aquí el nombre de cualquier localidad española o extranjera)". Pocos contestarán que van a ver una exposición, al teatro o a un concierto. Y sin embargo Triana se ha convertido, en los últimos años, en la alternativa cultural al centro histórico por la cantidad de equipamientos que se han concentrado en el barrio, aunque la difusión sea insuficiente. Para empezar tenemos varios museos y centros culturales (Museo de la Cerámica, Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, Fundación Tres Culturas y Pabellón de la Navegación) a los que más pronto que tarde se unirá el Caixaforum. Tenemos varios monumentos visitables como la iglesia de Santa Ana o el Castillo de San Jorge, por no hablar de las diferentes hermandades que tienen su sede en el barrio y que también  cuentan con espacios expositivos. Teatros también hay, está CasaLa Teatro, Viento Sur, la Sala El Cachorro, el Auditorio de la Cartuja, acaba de inaugurarse el de los Salesianos y pendiente de uso está el del Colegio José María del Campo, diseñado ni más ni menos que por Aníbal González. Podríamos sumar iniciativas como el Paseo del Arte del Paseo de la O, las peñas flamencas, los centros cívicos y otros pequeños centros culturales como la librería Especies de Espacios, que lamentablemente ha anunciado su cierre a lo largo de 2016, el Espacio Cultural Colombre o La TreGua.

Teatro del Colegio José Mª del Campo antes de la reforma

No está nada mal, ¿verdad? ¿Hay que llevar la cultura a los barrios o la cultura ya está en los barrios y pasamos olímpicamente de ella? Centrándonos únicamente en los equipamientos culturales que tiene nada más que el barrio de Triana seguro que ya se superan los de muchas pequeñas ciudades españolas. ¿Qué falla entonces? Falla la difusión, falla el interés y falla la educación. Si no se difunde lo que hay, la gente no lo conoce, si no se educa en valorar la cultura, la ciudadanía no mostrará interés por ella y desde luego repetir cada cuatro años eso de "vamos a descentralizar la cultura" pues tiene poco sentido en cuanto analizas un poco la situación actual de la ciudad. Te puedes gastar un dineral en llevar la Sinfónica de Sevilla al Parque Alcosa o puedes apostar por lo que ya tienes y contar con la ciudadanía para que sea ésta la que demande cultura (un gran acierto lo de la iluminación navideña propuesta por Nomad Garden en varios barrios de la ciudad, por ejemplo).

Pero volviendo al caso de Triana, ¿no sería interesante que el barrio fuese conocido y reconocido por su programación cultural al margen de que se coma mejor o peor en él? Como he dicho muchas otras veces en el Blog, la materia prima ya está ahí, sólo hay que aprovecharla y darla a conocer. Ahí lanzo la pelota, a ver si alguien la quiere recoger.

3 comentarios:

La TreGua Sevilla dijo...

Buen artículo y propuesta. Tan solo informarle que le falta un espacio bastante curioso y muy activo desde hace casi 3 años ya en la vida cultural del barrio llamado La TreGua (C/Evangelista 57)y desde el que humildemente pero con muchas ganas y trabajo estamos enfrascados. Si no lo conoce, le invito a investigarlo. Un saludo

Sergio Harillo dijo...

Gracias por la recomendación. Lo cierto es que no lo conocía. Al escribir el post he ido escribiendo de memoria y estoy convencido de que hay varios espacios que no he puesto.

Un saludo y ánimo con el proyecto.

Peli-Roja dijo...


La Librería Especies de Espacios, una librería pequeña pero con un fondo exquisito y cuidado, tuvo la valentía de instalarse en la calle Pureza, en medio de un desierto cultural, de una calle de tapas y cofrades.

Organizaron lecturas poéticas, presentaciones de libros, talleres, ediciones de revistas, libros, poemarios... mas cuando la gente que pasaba por la calle miraba hacia dentro, parecía que estaban viendo extraterrestes o algo así.

Después de meses de lucha han tenido que tirar la toalla y anunciar el CIERRE. Cierre significa que han perdido mucho dinero, tiempo y energías en querer levantar el nivel cultural de un barrio totalmente refractario.

(Y luego hay que tragar lo que publican los periódicos, que el sector librerías se está recuperando, o que se ayuda mucho a los pequeños emprendedores...)