Páginas

viernes, 8 de enero de 2016

Entrevista a Arturo del Pino, director del Museo de Almería

Museo de Almería. Imagen del Facebook del Museo


Acostumbrados a la información que nos llega a través de los medios de comunicación de los grandes museos y sus siempre imprescindibles exposiciones, llama poderosamente la atención cómo los pequeños centros de ciudades medianas hacen muchas veces una labor titánica para sacar adelante una programación cultural con unos recursos cada vez más limitados. Museos como el Arqueológico de Alicante o el de Almería se han convertido, tras sus reformas, en dos buenos ejemplos de cómo un museo puede convertirse en un elemento diferenciador de sus ciudades, atrayendo a la población local hasta hacerla partícipe de todo cuanto acontece entre sus muros. Para conocer mejor el trabajo y la gestión de uno de estos museos, entrevistamos a Arturo del Pino, director desde el año 2013 del Museo de Almería, que ha logrado en el año 2015 aumentar en un 28% el número de visitantes con respecto a 2014.


Lo primero que hice al ver la cifra de visitantes del Museo durante el 2015 fue buscar el dato de población de la ciudad de Almería. 72.222 visitantes en una ciudad que apenas llega a los 200.000 es un dato espectacular. Estaréis muy satisfechos y más cuando aumenta año a año.


Es cierto que estamos satisfechos con el número de usuarios que hemos tenido en este pasado año, pero lo importante para nosotros no es tanto la cantidad, sino la calidad de nuestra programación cultural, los contenidos que transmitimos. Preferimos que el visitante se vaya con un buen sabor de boca, con una buena experiencia y que hayamos despertado alguno de sus sentidos. Al fin y al cabo los museos provocan sensaciones, alimentan el alma de quien los visita. Para mí no hay nada más traumático que una experiencia negativa en un museo. Esto puede provocar en una persona que no vuelva a pisarlo en su vida, y eso no lo queremos. Aunque suene a tópico, para nosotros lo importante no es que un usuario venga al museo, lo verdaderamente importante, es que vuelva. 

Museo de Almería. Imagen de Miguel Ángel Otero

En una ciudad de tamaño medio un museo puede convertirse en el dinamizador de la cultura local. En el caso de Almería en este 2015 habéis apostado fuerte por exposiciones muy relacionadas con la ciudad y la provincia como la del Milenio del Reino de Almería. ¿Cómo enfocáis vuestro futuro a corto, medio y largo plazo? ¿Cuáles son vuestros objetivos como Museo?

Efectivamente, la programación expositiva de este año pasado se ha centrado principalmente en sacar nuestros fondos y colecciones a la calle. Han sido cuatro exposiciones propias con materiales de Almería. Y nos referimos a las 'Capitulaciones de Almería (1490)', 'Al-Mariyya. Puerta de Oriente', 'La fuerza del símbolo', con el Buen Pastor de Gádor como protagonista y la muestra escultórica '1,2,3, el que no se haya escondido…' verdadero llamamiento a la ciudadanía que le da la espalda a su museo. Los resultados han sido buenísimos. Cada exposición ha llevado aparejada una cantidad importante de actividades que el público ha sabido valorar y aprovechar. Lo cercano, los bienes culturales de la provincia, suelen tener mucho éxito entre el público local, pues al fin y al cabo, el Museo de Almería, es su archivo histórico material, los guardianes de la memoria.

En cuanto al futuro a corto, medio y largo plazo, en la actualidad, por la inestabilidad de las direcciones en los museos, es difícil programar a largo plazo. En mi caso tres son las apuestas decididas a corto plazo: una, seguir tejiendo una alianza estable entre la escuela y el museo, es decir, insertar el museo dentro del diseño curricular educativo, a la vez que ofrecerlo como recurso didáctico de primer orden. La educación no formal en el museo tiene que ser una de nuestras principales misiones. Dos, apostar decididamente por la accesibilidad al museo de todos los públicos, en plural. Las personas con diversidad funcional tienen que acceder a la cultura, al ocio, a los museos en las mismas condiciones de igualdad que tú o que yo. Para eso, ya estamos trabajando desde hace algunos meses con las asociaciones y agentes sociales implicados, e incluso ya hemos corregido algunos problemas de accesibilidad. El camino es largo, pero prometedor; y tercero, poder realizar una exposición anual o bianual con fondos y colecciones propias. Somos conscientes de las limitaciones presupuestarias que tenemos para llevar a cabo esta empresa, pero contamos con lo más importante, un equipo humano muy motivado que se identifica con los proyectos.

Museo de Almería. Imagen de Miguel Ángel Otero

Desde su reapertura en 2006 el Museo de Almería ha dado un gran salto cualitativo, tanto por la forma de exponer vuestra colección como por la relación con el público. En apenas unos meses os habéis convertido en un referente en Redes Sociales a nivel nacional. ¿Son las nuevas tecnologías un factor decisivo a la hora de gestionar un museo? ¿Cuál es vuestra experiencia?

Bueno, en líneas generales Internet ha supuesto toda una revolución en la comunicación, en la información y en las nuevas formas de relaciones humanas. No sé sinceramente si somos un referente nacional en el uso de las redes sociales, pero sí puedo confirmar que en gran parte somos lo que somos actualmente gracias a ellas. Cuando llegué al museo hace poco más de dos años, nuestra información era deficiente, equivocada o inexistente. Hoy estamos en wikipedia en siete idiomas, con fotografía de alta resolución, estamos en Tripadvisor como el quinto destino en Almería a visitar, somos “top choice” 2015 en la Guía Lionorg para viajeros asiáticos; y contamos con diez redes sociales activas y actualizadas. Para nosotros las redes sociales son fundamentales a la hora de llegar al público. No sólo nos limitamos a compartir o difundir nuestra información, sino que interactuamos con él, le pedimos su opinión u organizamos visitas para ellos. Somos muy cercanos, accesibles, huimos de las distancias, de los formalismos, de tener que pedir cita para hablar con nosotros. Somos calle y ofrecemos servicios para la calle, para la gente común y corriente.


Acaban de conocerse los nuevos horarios para los museos andaluces de cara a 2016 y vosotros apostáis, una vez más, por abrir algunas tardes en verano, en horario de 19 a 21:30 horas. ¿Responde bien el público o es cierto aquello de que con el calor la gente no acude a los museos y prefiere otro tipo de ocio?


Los horarios que tiene en este momento el Museo de Almería son muy buenos. Abrimos diariamente de 9:00 a 20:30 h; y en verano este año también lo hacemos de miércoles a sábado y media hora más. El público responde bien si abrimos por las tardes. Somos un complemento más al sol y la playa, por lo menos en las horas menos calurosas, de ahí que abramos de 19:00 a 21:30 horas este año. Lo importante, insisto, es poder ofrecer al público una buena programación cultural. Algunas ideas tenemos para este verano que seguro gustarán.

Museo de Almería. Imagen de Miguel Ángel Otero

Para finalizar, el Museo de Almería destaca sobre todo por las piezas relacionadas con las culturas de Los Millares y El Argar pero, ¿qué más nos podemos encontrar en la colección? ¿Por qué es imprescindible visitar vuestro museo?

Bueno, el Museo de Almería fue concebido como museo de sitio, es decir, se pusieron en solfa aquellas culturas o civilizaciones que caracterizan el territorio históricamente, es decir, Los Millares o El Argar. No quisimos parecernos al resto de museos, donde todo comienza en las “tinieblas de la prehistoria” y finaliza en los albores del Renacimiento. ¿Acaso no se parecen un poco todos los museos arqueológicos?

Aparte de Los Millares y El Argar, el público visitante asistirá a una clase magistral sobre arqueología, sobre el método por excelencia para recuperar la cultura material del pasado: la excavación arqueológica, definida pedagógicamente en la planta baja del museo a través de maquetas y audiovisuales, amén de nuestro principal icono museográfico, una columna estratigriáfica de 13 metros de altura, donde se explica el devenir de Almería desde hace 50.000 años hasta hoy. También encontrará el visitante una planta tercera dedicada al comercio romano o a la Almería islámica. Y si aprovecha alguna de nuestras ofertas culturales gratuitas, podrá viajar a los almacenes, fondos y colecciones del museo donde lógicamente conservamos de todo, la memoria de Almería.

Columna estratigráfica en el Museo de Almería. Imagen de Wikipedia

>> Quiero agradecer a Arturo del Pino su amabilidad a la hora de abordar esta entrevista y felicitarle, personalmente, por la labor que tanto él como su equipo están haciendo en el Museo de Almería. Como andaluz, es un orgullo que en redes sociales este centro tenga tanto movimiento y se haya convertido en un modelo a seguir por otros muchos museos que no terminan de sacar todo el partido necesario a las nuevas tecnologías.

Más información sobre el Museo de Almería en su página web. Las imágenes de Miguel Ángel Otero pertenecen al Facebook del Museo (enlace)

2 comentarios:

Ipolca dijo...

Muchísimas gracias Sergio por esta oportunidad que me has brindado para hablar un poco del Museo de Almería y nuestros planes inmediatos. Un placer observar (lo veo con el alumnado en prácticas que tenemos) que la conservación de los museos y el patrimonio cultural está asegurada en manos como las vuestras. Un abrazo y a seguir con iniciativas como esta que nos hacen pisar la tierra que compartimos.

Arturo

Sergio Harillo dijo...

Muchas gracias Arturo, tanto por tus palabras como por tu cercanía a la hora de responder a la entrevista. Se agradece dar con personas como tú que no se escudan en su cargo para evitar todo contacto con el mundo.

¡Un saludo!