Páginas

jueves, 19 de noviembre de 2015

¿Por qué una Tablada verde?

Imagen aérea de Tablada. Fuente: Google Maps

"Un solo coche consume en una hora el oxígeno producido por 200 árboles durante todo un día. En Sevilla hay 330.000 coches así que basta con que funcionen durante media hora al día para consumir el oxígeno de 33 millones de árboles; y en la ciudad sólo contamos con menos de 200.000".

Este terrible dato lo daba Ecologistas en Acción hace apenas unas semanas al anunciar sus propuestas para una Sevilla más sostenible dentro del marco de la Mesa del Árbol, organismo que ha quedado desactivado durante los últimos años en la ciudad. Entre sus ideas 'locas' apuestan por convertir Tablada en una "selva mediterránea" con el objetivo de paliar, en parte, nuestra huella ecológica, es decir, el daño que le hacemos al planeta con nuestro modo de vida. Cuando se habla de una Tablada verde muchos piensan en un parque de diseño, al estilo del de María Luisa, con sus fuentes, sus esculturas y sus caminos adoquinados, pero quizás lo que necesitemos de manera urgente no sea un jardín al uso sino una inmensa bolsa verde que contribuya a mejorar la calidad de vida en la ciudad.

¿Por qué es tan importante contar con una Tablada verde? Sevilla, sin llegar a los extremos de las grandes ciudades como el reciente caso de Madrid, también padece a lo largo del año varios episodios de alta contaminación debido a los gases que generamos en nuestro día a día. Si hacemos una radiografía verde de la ciudad veremos que, a pesar de contar con uno de los mayores porcentajes de metros cuadrados de zonas verdes por habitante, el extrarradio de la ciudad, su área metropolitana, ha sido arrasado por las urbanizaciones, las tierras de cultivo, los nudos de comunicaciones y los polígonos industriales. El entorno de la ciudad de Sevilla es mucho más parecido a un páramo desértico que a un cinturón verde que mitigue los efectos del cambio climático


Beneficios obtenidos de los árboles. Fuente: Peñalolén Crece verde

¿Cómo podría influir una Tablada verde en el clima del resto de la ciudad? Para empezar, contar con una superficie como la dehesa de Tablada, con más de 350 hectáreas, repleta de árboles, asumiría el papel de gran aparato de aire acondicionado de la ciudad. Una masa arbórea en Tablada permitiría una circulación de aire fresco que, gracias a la brisa que sube por el río, rebajaría en parte las altas temperaturas de una parte de la ciudad. La diferencia de temperatura entre el pleno sol y una zona sombreada por árboles es evidente, por lo que el aire que circulase desde esa hipotética Tablada verde hacia el resto de la ciudad sería no sólo mucho más sano (los árboles generan oxígeno) sino más fresco. Además, la presencia de miles de árboles contribuiría a captar un mayor número de moléculas de CO2 que ahora mismo estamos respirando con su correspondiente perjuicio para la salud. Es evidente que en Sevilla Este, Nervión o Alcosa este frescor proveniente de Tablada se notaría en menor medida que en el Centro, Heliópolis, Los Remedios o Triana, pero los árboles tienen otro beneficio para nuestro clima: proporcionan humedad al ambiente al evaporarse el agua que retienen en su interior a través de sus hojas, lo que conocemos como evapotranspiración. De esta forma se contribuye a la reducción del denominado fenómeno 'isla de calor'. Si sumáramos a Tablada un cinturón verde que rodease a toda la ciudad como el que se propuso en tiempos de Monteseirín...

Los beneficios son evidentes, el dilema, inmenso. Actualmente Tablada pertenece a un conglomerado de empresas que compró los terrenos a las dos cajas de ahorro que tenía la ciudad, El Monte y San Fernando, que a su vez se hicieron con el suelo en una venta pública que realizó el Ministerio de Defensa en el año 1997. La compra-venta de estos terrenos públicos nunca quedó clara, al haberse privatizado terrenos que, por Ley, deberían seguir siendo públicos (los márgenes de ríos nunca pueden privatizarse) y sobre los que pesa una calificación de inundables y por tanto, no urbanizables. El Ayuntamiento ha intentado ya en varias ocasiones expropiar los terrenos según el precio fijado por catastro, unos 7 millones de euros, algo que han recurrido los propietarios ante los Tribunales obteniendo la razón. La Justicia considera que, si bien Tablada está recogida en el Plan General de la Ciudad como suelo no urbanizable, no queda claro el objetivo de la expropiación al no estar lo suficientemente justificada. El problema radica en que si el Ayuntamiento definiese estos terrenos como equipamientos o zona verde, perderían en parte ese carácter marginal que impide su construcción, por lo que su precio se multiplicaría (los propietarios piden 250 millones de euros). Frente a las ideas municipales están los objetivos de sus propietarios, que no renuncian a la zona verde pero quieren construir sobre Tablada 15.000 viviendas. Estando en su derecho como legítimos dueños del terreno, habría que considerar si Sevilla necesita 15.000 nuevas viviendas cuando año a año sigue perdiendo población y existen miles de viviendas vacías por toda la ciudad. 

Vancouver, ciudad más verde del Planeta. Fuente: Wikipedia

La solución se antoja complicada, pero es un problema que la ciudad debe resolver lo antes posible. Sevilla debe actuar ya ante el cambio climático. Debemos aportar nuestro granito de arena para hacer del mundo un lugar más habitable y podemos empezar por mejorar nuestro entorno más inmediato. La apuesta por el transporte público, las zonas verdes, las energías renovables, un urbanismo más compacto y hábitos de vida más saludables deben ser un objetivo prioritario para nuestro Ayuntamiento. Podemos seguir vendiendo la ciudad como un escaparate turístico o podemos empezar a plantearnos otro modelo de ciudad más sostenible. Ciudades como Malmö, Vancouver, Friburgo o Copenhague se han convertido en referentes mundiales en sostenibilidad y por ello atraen no sólo a turistas, sino a empresas y personas interesadas en conocer su metamorfosis y potencial. ¿Por qué no puede Sevilla pertenecer a este nuevo tipo de ciudad?


>> Más información sobre este tema en nuestros reportajes '¿Es Sevilla una ciudad sostenible?' y 'Un nuevo modelo de ciudad'