Páginas

lunes, 12 de enero de 2015

El aljibe romano de la Pescadería como reclamo cultural


El aljibe romano de la Plaza de la Pescadería lleva cerrado desde que se descubrió hace ya varios años cuando fue remodelada esta zona de la ciudad. Su uso ha sido muy esporádico, abriéndose a las visitas durante la Noche en Blanco, pero no cuenta con un horario de visitas o un programa de actividades que lo den a conocer entre la ciudadanía a pesar de su importancia y su buen estado de conservación.

Depósito del Rey Martí, Barcelona. Imagen de Albert Beltrán para El Periódico

En Barcelona, el Ayuntamiento trabaja en la rehabilitación de un antiguo depósito del siglo XIX conocido como del Rei Martí, por encontrarse cerca de la antigua residencia de verano del rey Martí I de Aragón, allá por el siglo XV. Después de pasar la propiedad de la parcela a manos municipales hace unos años, el Consistorio prevé la apertura de una zona verde y convertir el antiguo depósito en un espacio cultural al servicio del barrio de Sarrià-Sant Gervasi. La intervención respetará en todo momento la estructura de la construcción, que se caracteriza por una serie de arcos de medio punto sobre pilares de ladrillo. El objetivo es adaptar los usos al propio recinto y no al revés, por lo que las actividades que se planteen deberán tener en cuenta la fisonomía del espacio, que cuenta con unos 600 metros cuadrados y para el que se barajan pequeños conciertos o festivales literarios. La puesta en valor de este recinto monumental recuerda a la actuación llevada a cabo hace ya varios años en otro depósito de la ciudad condal, concretamente en la zona del Parque de la Ciudadela y que fue reconvertido en la espectacular biblioteca de la Universitat Pompeu Fabra

Cuando hay voluntad, no es tan complicado buscarle uso a los bienes culturales, sólo hay que apostar por su puesta en valor y llevar a cabo un plan de usos que los dote de actividades. El aljibe de la Plaza de la Pescadería bien podría contar con actividades culturales específicas, aunque no estuviera abierto al público a diario, pero podría acoger presentaciones, charlas o conferencias. Con ponerlo a disposición de la ciudadanía bastaría para que aparecieran propuestas, tan sólo hay que apostar por él, de lo contrario no dejará de ser un chisme más en mitad de una plaza. Sería interesante que el Instituto de la Cultura y de las Artes ofreciera sus espacios a la ciudadanía para dotarlos de vida al margen de su alquiler, al igual que ocurre con los centros cívicos donde es relativamente sencillo solicitar espacios para organizar actividades.

4 comentarios:

Alejandro Teba dijo...

El asunto de la cisterna de la Plaza de la Pescadería es de traca. Creo que cierta vez lo hablamos en persona. Es una patata caliente de la que no se quieren hacer cargo ni Urbanismo ni Cultura. Y la "excusa", y lo pongo entre comillas, es que no existe plan de evacuación y salida de emergencia (creo recordar). En una ciudad donde quitando el Antiqvarium, apenas podemos disfrutar de restos romanos, a diferencia de otras como Mérida o incluso Córdoba, esta cisterna podría resultar un buen reclamo. Nosotros en las rutas de Atlas Tours, terminábamos nuestra ruta arqueológica allí, con una reproducción en Realidad Aumentada de cómo hubiera sido el Castellum Acqvae de Híspalis, pero nunca, quitando la Noche en Blanco, hemos podido entrar, algo que hubiera sido genial para una ruta de este tipo. Tampoco está señalizada (como tantos otros sitios en esta ciudad), y veo mal porvenir a este espacio. Una lástima...

Sergio Harillo dijo...

Como hemos comentado en otras ocasiones, aquello que no se conoce, no se valora. Mientras el aljibe siga siendo un trasto en mitad de la plaza sin usos, la ciudadanía no lo hará suyo. Y no es por falta de ganas, era uno de los grandes reclamos de la Noche en Blanco y las colas eran increíbles.

¡Saludos!

Carlos Jiménez Juan dijo...

Una pregunta, qué tamaño tiene aproximadamente este aljibe? Por las fotos no me parece demasiado grande...

Sergio Harillo dijo...

Efectivamente, Carlos, no es excesivamente grande. Así a ojo no le echo más de 40 metros cuadrados. La foto está tomada desde la escalera de acceso por lo que no es mucho más grande hacia atrás. Aún así, para determinadas actividades (charlas, conferencias, presentaciones de libros o incluso visitas) es más que adecuado.

¡Saludos!