Páginas

lunes, 31 de marzo de 2014

Ayuntamiento y Altadis firman un convenio de colaboración


Han pasado más de seis años desde que Altadis (englobada dentro de Imperial Tobacco) decidiera cerrar la fábrica de Sevilla para trasladar la producción a otras ciudades. En aquel momento se estaba cerrando el actual Plan General de la ciudad y se decidió blindar los terrenos con el apelativo de 'Suelo de uso Industrial' para evitar cualquier tipo de especulación con ellos por parte de la empresa. Ante la imposibilidad de que la Fábrica de Los Remedios tuviera de nuevo un uso industrial, la única opción pasaba por expropiar los terrenos, un paso que nunca se llegó a dar. El problema estaba ahí y pasó del anterior Gobierno municipal al actual, que se tomó como un reto personal desbloquear el futuro de este privilegiado enclave.


Esta mañana se ha firmado, por fin, el convenio de colaboración entre el Ayuntamiento y Altadis. El acuerdo pasa por la necesaria modificación del PGOU a cambio de que la administración local se quede con un parte de los terrenos, en concreto la zona donde se asienta la Capilla de la Hermandad de Las Cigarreras y el edificio principal, que estando protegido, no debe resultar nada goloso para la empresa. El resto de la parcela, con varios miles de metros cuadrados de edificabilidad, se recalificaría para usos terciarios, comerciales y hoteleros, con el objetivo de que Altadis pueda venderlos y hacer caja con un terreno que, al fin y al cabo, es de su propiedad.

¿Qué haría el Ayuntamiento con su parte del pastel? En primer lugar ceder la Capilla y dependencias anexas a Las Cigarreras para que tengan una sede estable, el resto se destinaría a diferentes equipamientos públicos entre los que el alcalde ha citado una posible comisaría de Policía, la sede del Distrito Los Remedios y un "centro de arte muy importante". ¿Qué tipo de centro de arte? Han preguntado los periodistas. Y el alcalde no ha querido cogerse los dedos y se ha limitado a repetir "uno muy importante" del que pocos detalles se pueden dar aún. Quizás pese demasiado el famoso Pompidou del Mercado de la Puerta de la Carne, reconvertido en mercado gourmet.

¿Qué pasos hay que dar ahora? De momento no hay más que un documento firmado por Ayuntamiento y Altadis, el verdadero quebradero de cabeza empieza ahora. En primer lugar será necesario modificar el PGOU, un trámite relativamente rápido (unos tres meses según el alcalde) pero que debe contar con el beneplácito de la Junta de Andalucía. Por el bien de todos, lo lógico sería que la Junta aceptara la modificación pues conlleva una inversión privada importante, la creación de equipamientos públicos y la recuperación de la ribera del río para uso y disfrute de la ciudadanía, pero las relaciones entre administraciones nunca son fáciles cuando son de color distinto. Desde luego sería la ocasión perfecta para que todos los grupos municipales fueran de la mano en este proyecto que antes o después había que resolver, claro está que todos querrán colgarse la medalla, pero en nada beneficia a la ciudad tener ese solar baldío. Por supuesto, deben cumplirse unas garantías que, al parecer, en este caso se cumplen alejándose de otros proyectos como el de la Gavidia o el del aparcamiento de la Alameda de Hércules que chocan frontalmente con el espíritu del PGOU. Hoy se ha iniciado un largo proceso que puede acabar de dos maneras, o con esa parcela de Los Remedios abierta a la ciudad o con un nuevo estéril enfrentamiento entre partidos políticos. Esperemos que sea lo primero. El diálogo entre administraciones es la clave para que se llegue a buen puerto.

No hay comentarios: