Páginas

miércoles, 19 de febrero de 2014

Sevilla oculta: Claustro del Convento de San Acacio


La exposición que la Hermandad de La Paz ha organizado en la sede del Real Círculo de Labradores de la calle Sierpes es una oportunidad magnífica para conocer uno de los mayores tesoros ocultos de la ciudad, el claustro del antiguo convento de San Acacio (o San Acasio). Este convento, como magníficamente nos detalla el Blog Sevillanadas, fue fundado por los agustinos en 1633. De pequeñas dimensiones, este Centro de Estudios, fue remodelado por Leonardo de Figueroa, que diseñó el espectacular claustro que hoy día sirve de patio al nuevo edificio del Labradores.




La ocupación francesa primero y la Desamortización después, acabaron con el uso religioso del edificio, que sirvió como sede de Correos y como Academia de las Tres Nobles Artes, institución que ocuparía la iglesia del convento en el siglo XIX.


En 1951 el edificio, ya en muy mal estado, es comprado por el Real Círculo de Labradores para usarlo como sede social. Gran parte será demolido, pero el claustro no sólo es respetado, sino que se convertirá en el principal salón del nuevo edificio construido por el arquitecto José María Benjumea. Curiosamente, mientras que en estas décadas se destruían un importante número de edificios en la ciudad que eran sustituidos por bloques racionalistas, en el Labradores las nuevas dependencias se diseñan en un estilo neobarroco que llama poderosamente la atención por sus mármoles, columnas, vidrieras y lámparas de araña.


El claustro es adecuado a sus nuevos usos, instalándose una montera de cristal con decoración neobarroca y cerrándose las galerías inferiores con cristaleras. La decoración se ha conservado en perfectas condiciones por lo que podemos contemplar el riquísimo repertorio ideado por Figueroa, con columnas salomónicas, atlantes, rocallas y un sin fin de formas vegetales en pilastras, enjutas, arcos y frontones que recuerdan al patio del Palacio de San Telmo aunque quizás con una mayor riqueza decorativa si cabe y sin el elemento estrella del arquitecto barroco, la cerámica vidriada.


El claustro está declarado, desde 1995, Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento y supone uno de los muchos ejemplos de esa Sevilla desconocida pero no por ello menos espectacular.


Más información sobre el Real Círculo de Labradores aquí
La exposición del 75 Aniversario de la Hermandad de La Paz estará abierta hasta el 23 de febrero.

No hay comentarios: