Páginas

viernes, 31 de enero de 2014

Instaladas las nuevas farolas de la Alfalfa


En las últimas dos semanas operarios municipales están procediendo a instalar las nuevas farolas de la Plaza de la Alfalfa. Tal y como prometió en campaña electoral, el alcalde ha cumplido su promesa de retirar el mobiliario urbano de corte contemporáneo que se instaló hace varios años en las plazas de la Alfalfa, de la Pescadería y del Pan para sustituirlo por otro "más acorde al entorno". Las nuevas farolas copian modelos de finales del siglo XIX y principios del XX y son exactamente iguales a las que podemos contemplar en la Plaza del Salvador, salvo que en esta ocasión se han pintado de un color chocolate.



Nadie puede negar que las nuevas farolas son elegantes y estéticamente muy bonitas, pero éste nunca ha sido el problema. Cuando se remodelaron estos espacios del Centro Histórico hace unos años, se optó por convertir en plazas peatonales lo que hasta ese momento habían sido calles y aparcamientos en superficie. Lógicamente, la actuación conllevó la elección de un diseño contemporáneo acorde a los tiempos (igual que en el siglo XIX cuando se instaló el alumbrado público no se pusieron antorchas medievales, sino farolas de fundición). La inversión de 250.000 euros en una zona recién urbanizada cuando hay otros espacios de la ciudad tan necesitados de remodelaciones es algo difícil de comprender, pero era un empeño personal del alcalde y ha cumplido con su promesa.


La intervención en la Plaza de la Alfalfa no se ha limitado a sustituir farolas sino que también se están podando los árboles para que las farolas tengan un mayor efecto. Lo incomprensible es que, una vez más, se estén poniendo las farolas debajo de los árboles, cuando por todos es sabido que en primavera y verano, éstos las taparán. Especialmente llamativo es el caso de la imagen inferior en el que la farola se ha instalado de tal manera que es imposible colocarla hasta que se pode una de las ramas principales del árbol (si es que no se tala entero). ¿Tan complicado es poner la farola donde no haya árbol? ¿Era necesario instalar tantas farolas? ¿Por qué no se ha aprovechado la intervención para reducir el número de farolas ya que son innecesarias?

1 comentario:

AR dijo...

Que sea una actuación secundaria y aportadora de votos fáciles, habiendo cosas más importantes en Sevilla por hacer, es cierto, pero también lo es que estas farolas son por fin respetuosas con su entorno, que podrá estar más o menos alterado, pero que es, predominantemente, el típico de una antigua y encantadora placita.