Páginas

lunes, 16 de diciembre de 2013

Comienzan las obras en las Naves del Barranco


Las obras para convertir la antigua Lonja del Pescado de las Naves del Barranco en un mercado gastronómico han empezado oficialmente esta mañana, tras solventarse los diferentes escollos legales y patrimoniales que pesaban sobre este proyecto desde hace más un año. 


Los impulsores del proyecto, Francisco Rivera y Carlos Herrera, junto con el alcalde y representantes de las empresas implicadas en el mismo, han explicado algunas características del 'Mercado Lonja del Barranco', nombre oficial de esta iniciativa que ocupará durante los próximos 25 años la estructura metálica construida en el siglo XIX.


El proyecto incluye una quincena de puestos en el interior del edificio, así como espacio para degustaciones y veladores tanto en el interior como en la explanada exterior, que será reurbanizada, al igual que los alrededores del edificio. Tanto el alcalde como Francisco Rivera, encargado de explicar el proyecto, se han congratulado de devolver su uso primitivo a las antiguas naves, haciendo especial hincapié en todo momento en que se trata de un mercado que estará al servicio de sevillanos y visitantes, en el que se podrán encontrar productos de la tierra a precios asequibles, huyendo de la etiqueta 'gourmet' que se asocia a alto poder adquisitivo. También se ha hecho referencia a los posibles eventos culturales que se podrán celebrar en el mercado, como exposiciones de pintura, escultura o conciertos, siempre buscando darle una mayor vitalidad al proyecto en el que también se incluye el contiguo edificio conocido como el 'Husillo del Barranco' y que servirá para realizar actividades de presentación de productos y como oficina de turismo.


El alcalde, por su parte, se ha felicitado por el desarrollo de esta iniciativa (que casualmente proviene del Gobierno anterior, aunque aquí no se ha hablado de la herencia recibida) y por la generación de empleo que conlleva. En palabras del alcalde, este proyecto "nos va a colocar a la cabeza de las grandes ciudades" (¿?) y simboliza que Sevilla es una ciudad magnífica para vivir pero también para invertir. Las previsiones de los impulsores del proyecto es que el Mercado pueda abrir sus puertas tras el verano que viene, tras ocho o nueve meses de obras que buscarán la actualización del edificio pero manteniendo su aspecto, siguiendo un proyecto clásico y respetuoso con lo existente, en palabras de Francisco Rivera. Se pone así punto y final a la particular travesía por el desierto que ha atravesado este edificio, que en los últimos años ha sido oficina de turismo, sala de exposiciones, virtual museo de la Semana Santa y non nata sede de la televisión municipal. Con este proyecto se dota a este privilegiado emplazamiento de un foco turístico que puede servir de nexo de unión entre el centro de la ciudad y el barrio de Triana. El tiempo dirá si la aventura empresarial encuentra apoyos suficientes en una ciudad tan castigada por la crisis y, sobre todo, si esto de los mercados delicatessen no es una moda pasajera.


No hay comentarios: