Páginas

domingo, 14 de julio de 2013

Puerta de Marchena del Alcázar de Sevilla


Hace unos días se presentó la restauración de la puerta de Marchena de los Reales Alcázares de Sevilla. Este elemento arquitectónico perteneció al palacio que el duque de Arcos poseía en la localidad sevillana y que posteriormente, ya en el siglo XVII, pasó a manos del Ducado de Osuna. Su construcción se remonta a finales del siglo XV, en época de los Reyes Católicos, y parte de la decoración (como las dos figuras que sostienen los escudos nobiliarios de la familia) se atribuye a Esteban Jamete, siendo labrada ya en el siglo XVI.


La portada llega a Sevilla gracias a la intervención del rey Alfonso XIII, que la compra en 1913 y decide instalarla en el Alcázar sevillano para comunicar esta parte de los jardines con el palacio Gótico. La destrucción del palacio de Marchena viene aparejada a la ruina económica de la familia ducal de Osuna que, a finales del siglo XIX cayó completamente en desgracia, acumulando unas deudas insalvables. Todo su patrimonio (tanto mueble como inmueble) fue expoliado y vendido al mejor postor. 


Recientemente también se ha restaurado el frontal del Palacio Gótico que da al Jardín del Crucero, obra de Sebastián van der Borcht. Esta fachada, así como la nueva composición del patio, se lleva a cabo tras el terremoto de Lisboa de 1755, ante el peligro de derrumbe que existía en esta zona del edificio, de las más antiguas. Van der Borcht construye esta soberbia fachada y le da una nueva configuración al patio delantero, eliminándose el crucero con arriates que existían desde época medieval. La estructura de este espacio es sumamente interesante ya que debajo del paseo central se hallan los baños de doña María de Padilla. Hasta el siglo XVIII estos baños estaban cubiertos por las bóvedas de crucerías que podemos ver hoy en día pero los laterales estaban a cielo abierto, decorados con pinturas murales y plantas aromáticas. Con la remodelación de Van der Borcht, lo que antes estaba al aire libre quedó cubierto, creando el criptopórtico que vemos hoy. Esta actuación ha creado serios problemas de humedad en la parte inferior que han hecho desaparecer prácticamente las pinturas murales.


Más información sobre la Puerta de Marchena en el Blog Colonia Iulia Romula Hispalis

No hay comentarios: