Páginas

viernes, 14 de junio de 2013

Urbanismo intervendrá en siete monumentos en mal estado


Mantener los monumentos públicos en una ciudad como Sevilla es una tarea ingente que nunca termina, no habría presupuesto suficiente para mantener en perfectas condiciones todo el legado patrimonial que hemos heredado a lo largo de los siglos. Y más con un vandalismo tan fuerte como el que padecemos en la ciudad. Por ello siempre es una buena noticia que se siga un plan de intervención que permita que nuestros monumentos estén en el mejor estado posible.


Urbanismo anunció ayer que va a destinar 225.000 euros a recuperar siete monumentos que necesitan urgentemente una restauración. Las obras son las siguientes: la fuente de las Cuatro Estaciones de la Pasarela, la fuente de la Glorieta de San Diego, el conjunto escultórico de la Glorieta de Covadonga, en el Parque de María Luisa, la escultura de Miguel Mañara, obra póstuma de Antonio Susillo ubicada en los Jardines de la Caridad, la muralla islámica de la calle Goles, la muralla del siglo XVI que se conserva en los Jardines de la Buhaira y el puente sobre el antiguo río Guadaíra de la Avenida de Jerez.

En algunas de estas obras, como en la fuente de las Cuatro Estaciones o la de la Glorieta de San Diego, se procederá a limpiar las diferentes esculturas y reintegrar las piezas que se han perdido con el paso del tiempo, además de aplicar una protección que evite una mayor degradación. Lo mismo ocurrirá con las esculturas de la Glorieta de Covadonga, cuatro conjuntos escultóricos que representan al Trabajo, la Ciencia, el Arte y el Genio, piezas realizadas por Delgado Brackembury y Coullaut Valera para la Exposición Iberoamericana. Lamentablemente estas obras fueron restauradas hace apenas tres años, un plazo demasiado corto para que ya necesiten una nueva intervención. El problema de la botellona y el vandalismo en esta glorieta es conocido por todos, por lo que urge una solución que podría pasar por urbanizar y ajardinar la plaza e incluirla en el cerramiento del parque de María Luisa.


Bienes como la muralla de la calle Goles o el puente de la avenida de Jerez han llegado a un punto de degradación insoportable, corriendo peligro de derrumbe en el primero de los casos y de pérdida de sus magníficas piezas de forja en el segundo. Esperemos que la intervención no llegue tarde y se puedan salvar estos monumentos.

En futuras campañas bien se podrían recuperar las esculturas y elementos artísticos de la Glorieta de Perú y de Plaza América, cuyas 'victorias' necesitan una profunda limpieza. En nuestras manos está legar a generaciones futuras los bienes y monumentos que conservamos en la actualidad.

No hay comentarios: