Páginas

miércoles, 9 de enero de 2013

El mejor alcalde del mundo

Premio tras premio, Bilbao se ha convertido en todo un referente urbano a nivel internacional. En pocos años, ha desplazado a Barcelona como gran referente cosmopolita fuera de nuestras fronteras. Madrid sigue siendo la capital, Barcelona el gran polo turístico, pero Bilbao es el referente sobre cómo gestionar una ciudad.

Cuando visité la ciudad hace ya varios años, me di cuenta de que sólo un equipo municipal de categoría podía llevar las riendas de semejante maravilla. Bilbao tiene sus sombras, como cualquier ciudad, pero son tantas sus luces que parece poder aspirar a lo que quiera. No sólo es un foco cultural cada vez más importante con exposiciones de gran prestigio internacional en sus museos, sino que es un potente motor económico sede de grandes empresas. Sólo era cuestión de tiempo que se reconociera la labor de su alcalde, Iñaki Azkuna, y finalmente así ha sido, siendo nombrado mejor alcalde del mundo, premio otorgado por la Fundación City Majors. 

Todo un ejemplo a seguir y un referente para una ciudad como la nuestra, con tantísimos problemas y achaques. El alcalde de Bilbao ha estado de visita en Sevilla para visitar la exposición de Murillo y Justino de Neve, esperemos que la reunión con nuestro alcalde haya servido para algo más que para hacerse fotos con la Giralda de fondo. Quizás a Zoido le hayan dado algún consejo para afrontar mejor el futuro. Falta le hace, desde luego.

1 comentario:

Zapateiro dijo...

Lo que ocurre en Bilbao va más allá de consejos y buena gestión; es una cuestión cultural profunda eso de haber tenido hitóricamente una burguesía industrial que no ha dudado nunca en invertir dinero para seguir creciendo,teniendo claro que el bienestar de una sociedad pasa por el crecimiento de tu propia ciudad como motor económico y, a consecuencia de éste, también cultural y turístico; en cambio, por estas latitudes, las clases burguesas (y no digamos la aristócratas) únicamente invertían dinero en sus propiedades, grandes y suntuosas, en "ser del taco" sin crear tejido productivo alguno.

Aquí se admita al que "pega un pelotazo" y se dedica a vivir la vida; allí el que "pega un pelotazo" generalmente es porque se lo ha currado mucho y no lo estripa sin más sino que sigue intentando crecer.

Con ese espíritu se nace y aquí "el artista" es el que sin dar un palo al agua vive a cuerpo de rey sin hacer nada más.

Es cierto que luego está saber gestionar un patrimonio y tener mayor o menor acierto en las inversiones, en las remodelaciones del paisaje urbano, en las apuestas que cada uno haga, pero me temo que aquí de nada valen consejos, esa capacidad o se lleva metida en la piel o no nace por más que te cuenten milagros.

El que haya estado en Bilbao lo sabe y en vez de ser motivo de envidia debería ser un espejo en el que mirarnos pero esto es España y la envidia el deporte nacional.

¡Qué cruz!