Páginas

jueves, 1 de noviembre de 2012

El Ayuntamiento da vía libre a más bares dentro de los parques

Cuando en Sevilla se habla de creación de empleo, de generación de riqueza o de ocio y tiempo libre, el noventa y tanto por ciento de los sevillanos pensará en una única cosa: bares. Sevilla debe ser una de las ciudades con mayor número de bares por habitante y metro cuadrado del mundo, prácticamente no hay calle en la ciudad que no tenga varios. 

Hasta ahora, determinadas zonas verdes parecían haberse librado de ser invadidas por los bares, pero el Ayuntamiento está dispuesto a terminar con ese privilegio. Los parques de Miraflores, Tamarguillo e Infanta Elena contarán, en los próximos meses, con bares para que los sevillanos podamos disfrutar de una manera diferente de nuestras zonas verdes, porque ¿qué otra cosa se puede hacer en un parque?

La experiencia nos dice que en aquellos parques donde hay bares, existen ciertos problemas de limpieza y civismo, sólo hay que pensar en Plaza de América, dentro del Parque de María Luisa, los jardines de las Delicias o los jardines del Prado de San Sebastián. El problema no es tanto la presencia de bares, sino el público que atraen a determinadas horas de la noche. ¿Estaría tan destrozado el entorno del Lope de Vega si no existieran los bares que hay en la zona?

¿Es negativo que haya bares en las zonas verdes? En principio no, pero resulta reiterativo que en esta ciudad siempre recurramos a lo mismo. Para darle atractivo o uso a un determinado espacio, lo único que se nos ocurre es poner negocios de hostelería. Ahí tenemos el ejemplo de los muelles de las Delicias y de Nueva York. Bien nos vendría buscar otro tipo de iniciativas que doten de vida a nuestras zonas verdes (si es que hace falta, porque la mayoría están siempre repletas de gente disfrutando de ellas) y dejar de apostar siempre por lo mismo. Y lo más curioso de todo, ¿por qué no se puede construir una biblioteca dentro de un parque y sí se pueden poner bares? ¿Por qué los libros no tienen cabida en una zona verde pero sí las cervezas y los cubatas?


1 comentario:

Sergio Palma dijo...

Pues no creo que sea una buena idea poner un bar en un parque, de hecho en el de de Miraflores ya hubo uno hace muchos años, cuando lo remodelaron para los mundiales de atletismo (1999).
Duró unos meses, aunque la casetilla de madera en que se encontraba aún creo que sigue en pie, modo Cristales de los Jardines de Murillo claro.

Saludos.