Páginas

sábado, 15 de septiembre de 2012

Inician los trámites para declarar BIC la zapata de Triana


Nunca unos azulejos dieron tanto que hablar. La intención del Ayuntamiento de alicatar la zapata de Triana en un cuestionable intento por evitar su deterioro, ha removido conciencias y la Junta de Andalucía ha visto el filón para marcarse el tanto. Inexplicablemente, la administración que menos hace por proteger el patrimonio sevillano ha tomado la defensa de la zapata por bandera y está dispuesta a declarar el histórico enclave como Bien de Interés Cultural.

La imagen histórica de la calle Betis desde Sevilla merece y debe ser conservada por su singularidad. Tras las reformas efectuadas en las últimas décadas, es la única zona portuaria de la ciudad que conserva su imagen primitiva desde que fue construida a finales del siglo XVIII. Así lo han hecho saber diferentes expertos en la materia como Víctor Pérez Escolano. Sin embargo, las leyes patrimoniales actuales ya protegen este enclave, en primer lugar por pertenecer al conjunto histórico de Triana y en segundo lugar porque la propia lámina de agua del río está protegida en este punto. Protección ya tiene, otra cosa es que se quiera hacer caso de la misma. ¿Es necesario declarar la zapata Bien de Interés Cultural? Seguramente no, pero con esta maniobra claramente política la Junta desbarajusta los planes del Ayuntamiento (todavía no ha quedado claro si la propia Consejería de Turismo aprobó el proyecto de los azulejos) y de paso queda como la salvadora del barrio, la que escucha a la ciudadanía, algo que todos sabemos que no es cierto.

La protección y salvaguarda del Patrimonio no debe ser una obligación ni una mera colección de títulos, sino un compromiso de todos. Los ciudadanos somos los máximos responsables de cuidar nuestra ciudad. Es loable la labor de la Plataforma Salvemos Triana, pero tampoco hay que olvidar que edificios como el Pabellón de Hungría de la Expo 92 o la Casa de la Moneda también están declarados BIC y ello no ha impedido la desidia y el abandono en el primero y una brutal agresión patrimonial en el segundo. De nada sirve darle títulos a un edificio si luego lo abandonamos a su suerte.

3 comentarios:

Fernando Hugo Rodrigo Blanco dijo...

Saludos,

Como no tienes Twitter, sólo te puedo informar por aquí: en el Diario de Sevilla se habla del blog y de la iniciativa Noche en Blanco. Por cierto, que sólo por él me he enterado del tema. Y eso que sigo el blog. Se me habrán escapado las entradas al respecto.

Enhorabuena. La iniciativa me parece genial; más, porque viene de un ciudadano, y no de ningún político. Parece que al final, algunas cosas sí salen adelante, si se implican a ciertas entidades privadas.

Suerte.

Culturadesevilla dijo...

Hola Fernando, te informo de que Cultura de Sevilla sí que está en twitter, concretamente es @culturasevilla

Un saludo y gracias por tus palabras :)

Fernando Hugo Rodrigo Blanco dijo...

Anda, pues acabo de darme cuenta de que ya te seguía. Fallo mío.

Un saludo