Páginas

lunes, 10 de septiembre de 2012

Hoteles con encanto

Siempre he estado enamorado de la casa que ocupó la Fábrica de Cerámica Montalván. No puedo evitar detenerme en ella cada vez que paso por la calle Alfarería para admirar su fachada, su cornisa de madera, sus azulejos, los bustos que decoran las enjutas de los arcos... Es por ello que me entristece enormemente que haya cesado su actividad después de siglo y medio decorando Sevilla con sus piezas artísticas.

Ahora se cierne sobre este edificio un proyecto para convertirlo en un hotel "con encanto". Sevilla tiene cada vez menor tejido productivo y mayor número de hoteles. Sin embargo, los visitantes no aumentan a la misma velocidad que dichos hoteles. En los últimos años, prácticamente cualquier edificio o casa del centro histórico que ha sido rehabilitado ha terminado convertido en un hotel "con encanto". El sector hotelero no cesa de tirar los precios para llamar la atención de unos visitantes que llegan a Sevilla atraídos por una historia que cada vez conservamos menos. Nos hemos dedicado a enlatar un producto y venderlo al por mayor, sin importar su calidad ni ofrecer un buen servicio. Ante la crisis del sector de la construcción en el terreno de las viviendas, nos hemos echado en los brazos de un turismo que cada vez es menor precisamente por el relativo interés que tiene Sevilla en el mundo. 

Quizás deberíamos empezar la casa por el tejado. En lugar de despojarnos de nuestra historia para vender el "encanto" a los extranjeros, deberíamos luchar por mantener nuestra economía y tradiciones. A lo mejor de ese modo tendríamos más opciones que ofrecer y no iríamos a la búsqueda y captura del turismo barato, sino que Sevilla sería una ciudad relevante por sí misma, independientemente del número de visitantes que aterricen en San Pablo cada día.

2 comentarios:

Ana Perez dijo...

¡Hola!Yo creo que Sevilla tiene mucho que aportar al mundo, gran relevancia e interés para turistas españoles y también extranjeros y que el hecho de que esté bien preparada de cara al turismo hará mucho más fácil el crecimiento de éste. Dejo este enlace de otros hoteles con encanto en Sevilla que animan a visitar este preciosa ciudad. ¡Un saludo!

Fernando Hugo Rodrigo Blanco dijo...

Genial, pues sí que esta chica ha entendido tu entrada. Vamos, que no hay peor sordo que el que no quiere oír.

Estoy contigo: se habla de atraer turistas pero no se cuida, por ejemplo, el servicio en la restauración (a no ser que sea de las caras, claro). Ni se aumenta la oferta cultural, o, cuando la hay, no se la publicita. ¿Qué pasó con darle relevancia a los edificios del 29? ¿Por qué los mapas turísticos de Sevilla siguen siendo los mismos después de años? ¿Por qué no se cuidó en su momento lo abierto en el Costurero de la Reina? ¿Por qué no restaurar San Jerónimo, cuidar y darle visibilidad a los restos en el Parque de Miraflores, que haría extender las zonas interesantes de visitar de la ciudad, y, por tanto, aumentar lo que el turista podría o querría ver?

Comprendo que ahora mismo muchos edificios antiguos sólo los puedan comprar (como está el tema económico) grandes cadenas de hoteles y similares, pero... ¿Para qué?

Eso, por no hablar de que, pese a que aumenta el turismo, no tiene efecto en la tasa de paro (lo cual es bastante sospechoso: ¿contrataciones en negro?).

No se puede vivir del turismo solamente. Y el patrimonio es para siempre, y, también, para nosotros.