Páginas

jueves, 27 de septiembre de 2012

El Patrimonio como arma arrojadiza


Hace bien el partido Socialista municipal denunciando el lamentable estado del patrimonio sevillano. Edificios como la Fábrica de Artillería, el monasterio de San Jerónimo, la Fábrica de Vidrios, San Hermenegildo o Santa Catalina, necesitan una intervención urgente para evitar su ruina. El partido socialista acusa a la actual corporación municipal de dejadez de funciones y de no hacer absolutamente nada por el patrimonio de la ciudad. El problema no es ese, sino que esta misma situación ya se producía con el anterior equipo de Gobierno. No es un hecho aislado achacable al gobierno de Zoido, sino un problema mucho más profundo que afecta a todos por igual. 

Si bien es cierto que durante los mandatos de Monteseirín se tomaron medidas tendentes a la protección del Patrimonio como la peatonalización de la Avenida de la Constitución o la recuperación de Plaza de España y de parte del convento de Santa Clara, tres actuaciones que siempre quedarán ligados a este regidor; también fueron años de destrucción de patrimonio, de brutales ataques contra éste (como la Casa de la Moneda) o de dejadez de funciones (Casino de la Exposición, San Jerónimo, Artillería, Mercado de la Puerta de la Carne, estación de Cádiz, etc), por no hablar de las obras en edificios "menores" que destruyeron su idiosincrasia sin que Urbanismo velara por la correcta ejecución de las licencias de obras.

Ahora el partido socialista hace lo mismo que en su momento Zoido hizo desde la oposición: denunciar y proponer. Lamentablemente, aunque el camino entre la bancada de la oposición y la del Gobierno es corta, apenas unos pasos, es suficiente como para que olviden que el Patrimonio es prácticamente la única baza con la que contamos para el futuro.

No hay comentarios: