Páginas

martes, 21 de agosto de 2012

El Huevo de Colón, víctima de la desidia y el abandono


Mientras se inauguran nuevas estatuas en la ciudad, las esculturas de verdad siguen a merced de los vándalos y ladrones. Hace ya varios meses que se denunció el robo de varias placas de bronce de la escultura 'El nacimiento de un nuevo hombre' del ruso Zurab Tsereteli.


A día de hoy las soluciones aportadas por el Ayuntamiento (una antiestética malla que tapa el vano de acceso al interior de la escultura) no han servido para nada. Desde enero hasta ahora han desaparecido prácticamente todas las placas metálicas interiores de la parte inferior de la escultura, por lo que no sólo no se ha arreglado la obra sino que se ha permitido que se sigan robando más trozos. Ante este ataque al patrimonio me pregunto, ¿tan poco control hay sobre las chatarrerías que cualquiera puede presentarse en una con una plancha de varios metros cuadrados sin que nadie pregunte absolutamente nada? ¿No se erradicaría parte del problema si la policía llevase a cabo controles en las chatarrerías y multase a aquellos que aceptan determinadas piezas?



No hay comentarios: