Páginas

domingo, 29 de julio de 2012

Tirar el dinero

El Ayuntamiento ha puesto en marcha una nueva medida para conocer las inquietudes de los sevillanos. Se trata de una encuesta telefónica en la que, a través de cuarenta preguntas, se pide la opinión sobre diferentes servicios municipales. O al menos esa era la intención original, porque la realidad es completamente diferente. Cuando uno oye "valoración de los servicios municipales para mejorar su calidad" podría pensar que te van a preguntar sobre el tráfico, Tussam, Lipasam, reciclaje, Sevici, cortes por obras, etc. Pero no, en la encuesta te preguntan por la Torre Pelli, por la Copa Davis, el polémico aparcamiento de la Alameda de Hércules y lo mejor de todo, que valores a Juan Espadas y Rodrigo Torrijos, los líderes de la oposición. 

El Ayuntamiento es completamente libre de hacer este tipo de encuestas (o no, porque que te pregunten sobre tu intención de voto en las próximas elecciones no sé hasta qué punto es ético) pero lo que no se entiende es que se venda como una mejora de los servicios públicos lo que a todas luces es un globo sonda para conseguir información sobre determinados proyectos municipales. ¿Por qué no preguntarán por el Metro? Lo peor de todo es el coste que este invento tiene, ni más ni menos que 14.000 euros. Una cantidad irrisoria para nuestros munícipes pero que yo, así a bote pronto y sin pensar mucho, destinaría a otro menester. Con esos 14.000 euros se podría pagar durante un año el sueldo de un bibliotecario que permitiera abrir la biblioteca de Torneo, cerrada al público desde su inauguración por falta de personal. Pero claro, ¿a quién le importan los libros cuando podemos justificar con datos sobre la mesa que la gente quiere un aparcamiento en la Alameda de Hércules? Nunca he sido partidario de este tipo de encuestas porque no me creo que se hagan al azar, estoy completamente convencido de que se seleccionan los barrios para orientar de alguna manera las encuestas. Por ese motivo, vería mucho más efectivo otro tipo de encuesta, mucho más sencilla, eficaz y barata: colgar esa misma encuesta en Internet, en la página web oficial del Ayuntamiento. O mejor aún, ponerla a disposición de cualquier ciudadano en los centros cívicos, para que todos pudiéramos opinar. Pero claro, eso sería demasiado democrático ya que cualquiera podría opinar, tanto los de un bando, como los del otro. Y eso es demasiado peligroso...


2 comentarios:

vierja11 dijo...

Hola !!!
No puedo estar más deacuerdo contigo en absolutamente todo lo que dices en el post.

De todas formas los sondeos también se lpueden llevar a cabo de otra manera mucho más barata, no tiene sentido decir que no hay dinero para nada y después hacer este ridículo invento diciendo que es una encuesta para la ciudadanía. Se sigue pensando que el pueblo es una marioneta, pero lo que no saben es que pensamos y de forma muy variada, en eso consiste realemnte el juego.

Saludos

Mara Miniver dijo...

¿Cuarenta preguntas? Eso más que una encuesta pinta como una tortura china.

A mí esta medida me parece absurda, aunque también es cierto que la gente se pasa el día quejándose de que al ciudadano no se le consulta. Pues ahí tienen las preguntas. Y son cuarenta nada menos.