Páginas

miércoles, 18 de julio de 2012

A punto de caramelo


Las obras del Museo de la Cerámica están prácticamente acabadas y ya se trabaja en el equipamiento de este nuevo espacio cultural que mostrará la importancia de esta disciplina artística en la capital hispalense. Gracias al legado de la Fábrica Santa Ana (en cuyas instalaciones se asienta el museo) y a la cesión de parte de la Colección Carranza, el visitante del futuro centro podrá hacer un recorrido histórico desde la cerámica medieval hasta principios del siglo XX. El Museo acogerá también salas de exposiciones temporales y un centro de interpretación del barrio que, junto con el Castillo de San Jorge, permitirá conocer mejor la historia del arrabal. A falta de conocer la metamorfosis del interior (algo ya se vislumbra a través de las ventanas de la calle Antillano Campos) podemos hacer un recorrido por el cambio que ha sufrido el exterior del edificio. La imagen principal del post es de 2008. A continuación, el estado de las obras en diciembre de 2011:


Por último, varias imágenes actuales. La estética exterior del inmueble principal ha variado algo (no entiendo por qué se ha eliminado el juego de volúmenes del pretil de la azotea) para caer en el omnipresente cubo blanco que tanto gusta a los arquitectos cuando se trata de un museo. Quienes han visto el interior, lo califican de una auténtica maravilla, tanto por la actuación realizada como por los restos arqueológicos e industriales conservados. La apertura del Museo está fijada para finales de este mismo año.




No hay comentarios: