Páginas

miércoles, 16 de mayo de 2012

Quítate, que me pongo yo


Gobernar es cuestión de atender prioridades. O al menos eso dicen. Y en tiempos de crisis, esas prioridades se reducen al máximo porque los recursos escasean. 

El Ayuntamiento de Sevilla ha decidido desviar dos partidas presupuestarias que ya tenían un fin concreto para destinarlas a la adecuación de una sala de exposiciones en el Centro Cultural Santa Clara. Hasta ahí bien, el problema viene cuando vemos de dónde se ha sacado el dinero: la rehabilitación de parte de la muralla de la Macarena. Al parecer había un dinero reservado para arreglar la muralla y los restos de la Puerta de Córdoba para crear un itinerario turístico y cultural que pusiera en valor este importante enclave monumental. Sin embargo, el Ayuntamiento entiende ahora que es preferible destinar ese dinero a Santa Clara. Pan para hoy y hambre para mañana.

Si bien Santa Clara necesita una restauración, no es de recibo que se le quite el dinero a otro bien monumental para avanzar en dicha conservación. La muralla de la Macarena lleva demasiado tiempo olvidado y maltratada como para posponer aún más esa lenta agonía.

Nos alegramos por Santa Clara, pero tememos por la muralla.


4 comentarios:

DetectiveHallenbeck dijo...

el tema de santa clara es compicado, porq el Alcalde queria coger los azulejos que estaban en cajas y exponerlos

eso sí, espero que los q estan en las paredes se mantengan en su lugar y q no sean tan memos de exponer museísticamente los q estaban bien colocados en su emplazamiento original y bien mantenidos. q la sala la reserven solamente a los azulejos que estaban sueltos y en cajas

DetectiveHallenbeck dijo...

La idea debe ser musealizar lo que estaba como escombros y no quitar lo que estaba contextualizado, aunq espero q no sean tan memos...

DetectiveHallenbeck dijo...

Y finalmente ( y perdón por postear tanto jaja ) creo que la muralla hay que mantenerla bien, pero no estoy deacuerdo con restaurarla "tanto". Enclaves como esos cada vez que se restauran pierden valor, porque entre que "pican" por aquí y por allá, que adhieren materiales similares para igualarla que tarde o temprano se desprenden llevandose trozos de la muralla, quitan suciedad produciendo porosidad por donde luego entrará el agua, etc... vamos que una restauración a esa muralla es un flaco favor... lo que yo propongo es manterla en buen estado pero no "acondicionarla" ni "restaurarla"

Giraldillo dijo...

La muralla se cae a trozos, literalmente. Cualquiera que pase por la calle Macarena verá que en el suelo hay montones de piedras que se han desprendido de la muralla porque es un monumento que se deshace y está en peligro.