Páginas

miércoles, 25 de abril de 2012

Parque de La Música


Las obras del Metro en la zona de la estación Cocheras han legado a la ciudad una nueva zona verde costeada por la Junta de Andalucía y que pretende mejorar, de algún modo, el desastre urbanístico creado con esta estación. Al hacer la estación elevada, se han potenciado una serie de desniveles que dividen en dos el barrio y que dificultan el acceso a la misma, algo que se habría evitado construyendo la estación soterrada como la gran mayoría de las diseñadas para la Línea 1. Sin embargo, no hay mal que por bien no venga, y a cambio la ciudad ha ganado un interesante espacio público dotado con ascensores, escaleras mecánicas, rampas y jardines para facilitar la subida a la estación. El diseño del espacio, de 32.500 metros cuadrados, ha corrido a cargo del estudio Costa Fierros Arquitectos y ha contado con un presupuesto de 4.544.894 euros.


En los pavimentos se ha recreado un interesante juego de colores y texturas que reproduce un paño de azulejos del Alcázar de Sevilla empleando diferentes materiales como la cerámica y el granito junto con otra piedra de color crema. Las rampas, lo suficientemente anchas como para permitir el acceso cómodo a la estación, están rodeadas de zonas verdes con árboles y plantas trepadoras que cuando cubran el hormigón de las paredes, le darán un interesante cromatismo a este lugar.

La actuación urbanística se ha completado con la instalación de dos ascensores (uno en cada extremo de la estación) y unas escaleras mecánicas que permitan un rápido acceso a la parte superior superando los diferentes desniveles creados.

Si bien la zona inferior, con terrazas y parterres ajardinados es muy agradable, la inmensa plaza superior queda algo pobre. Un bonito pavimento, árboles y fuentes para beber, pero demasiado espacio libre que se podría haber completado con más zonas verdes, un quiosco con veladores, pérgolas o incluso láminas de agua. Las plazas superiores (tanto la lateral como la delantera) tendrán poco disfrute ciudadano en los meses de calor.


La estación es todo un despropósito estético, como lo son la mayoría de las estaciones en superficie construidas y los templetes que cobijan los accesos a las subterráneas. Es demasiado evidente que la Junta no previó desde un principio este tipo de estructuras y cuando se han realizado deprisa y corriendo, el resultado ha sido pésimo. Esperemos que en las futuras líneas se cuiden más estos elementos urbanos con los que tendremos que convivir durante décadas.


La terraza superior tiene un bello mirador hacia los jardines inferiores, con bancos y zonas verdes rematadas con chorisias que le darán un fuerte colorido al parque en determinadas épocas del año. El otro extremo de la plaza se remata con un banco corrido que, a pleno sol, poco sentido tiene. Lamentablemente, un vistazo desde este lugar hacia abajo muestra varios elementos del parque vandalizados y destrozados. ¿Cuándo aprenderá Sevilla a respetar y cuidar sus espacios públicos?


Las vallas de obra indican que la plaza aún no ha sido entregada al Ayuntamiento, de hecho ha habido recientemente un cruce de acusaciones entre Junta (la que ha pagado la obra) y el Ayuntamiento (que debe mantenerla a partir de ahora como espacio público) a cuenta de este espacio. Al alcalde se le acumulan las zonas verdes a inaugurar, a ésta del barrio de La Música se suman el mirador de la calle Betis y el Muelle de Nueva York, ambos prácticamente terminados pero sin fecha exacta de apertura. Cómo han cambiado las cosas en apenas un año, mientras que al anterior alcalde le gustaba inaugurar las cosas por fases y hasta en repetidas ocasiones, el actual parece querer postponer al máximo las aperturas, seguramente porque una vez abiertos estos espacios, supondrán un nuevo coste para el Ayuntamiento.


Más información y fotografías en Plataforma Arquitectura (enlace)

2 comentarios:

Fernando Hugo Rodrigo dijo...

¿Soy yo o las zonas verdes de Sevilla son cada vez menos verdes? Me gusta lo del pavimiento, pero ¿no faltan árboles?

Pienso en esos cambios en el Parque Miraflores, y creo que estamos en lo mismo. Más árboles, por favor

Culturadesevilla dijo...

Tuve esa misma impresión cuando lo visité. El hecho de que por debajo esté hueco imagino que impide la plantación de árboles, por otro lado, al tratarse de un espacio que conecta varios núcleos urbanos, se ha pretendido que sea lo más diáfano posible y eso juega en contra de los árboles.

Saludos!