Páginas

lunes, 30 de abril de 2012

La Sevilla que no sale en el 'Hola'


Iba a titular el post 'Maderos, yonkis, putas y gentuza' pero tampoco era plan de alarmar al personal. Arturo Pérez Reverte ha vuelto a hacer lo que tan bien sabe (decir las cosas tal y como le salen del alma) y una vez más, ha encendido la mecha de la polémica. Sus tuits aludiendo a la Sevilla real tras ver la película 'Grupo 7' han hecho que algunos defiendan a capa y espada su ciudad y otros aprovechen la ocasión para despreciarla sin tapujos. 

"Maderos, yonkis, putas y gentuza. La vida misma. La Sevilla real. La que incomoda y nunca saldrá en el Hola", "Esa Sevilla cutre que era así en el 92 y lo sigue siendo" y "Sevilla más real que ese otro camelo de ferias de abril, semanas santas y rocíos varios que nos venden a diario" son las tres lapidarias frases con las que Pérez Reverte ha obsequiado a la ciudad en su twitter. La primera idea que se te viene a la cabeza tras leer la noticia es que al escritor se le ha ido la pinza, que debe tener algún serio problema con Sevilla y que no debe conocer mucho la ciudad cuando escribe algo así. Sin embargo, si has leído 'La piel del tambor' y otros artículos del mismo autor como 'El ombligo de Sevilla', te das cuenta de que no sólo conoce bien la ciudad, sino que incluso la aprecia y la tiene en estima. Siempre es bueno no quedarse con las primeras impresiones, porque a menudo engañan y es mejor profundizar en un tema (o con una persona) antes de emitir un juicio. Como digo, Pérez Reverte no es precisamente un desconocido en la ciudad y si bien considero que esas frases están lanzadas con muy poco tacto, sí que es cierto que debemos analizar y pensar antes de emitir un veredicto que proclame al escritor como persona non grata en la ciudad.

Seamos sinceros, en Sevilla hay yonkis, putas, gentuza, pobreza, marginalidad y mil y una lacras sociales más, como lo hay en cualquier otra ciudad. Ni más, ni menos. El problema es que aún sabiendo que todo eso existe, muchas veces preferimos mirar para otro lado y recrearnos en la Sevilla de postal metiendo la basura debajo de la alfombra. Poco se hace en esta ciudad para mejorar lo que no funciona y se invierte mucho en vender lo de siempre. Quizás invertir un poco la balanza nos favorecería a todos, la ciudad mejoraría y no tendríamos nada que esconder. ¿Habéis visto la exposición de Telva que hay en los Jardines del Cristina? ¿Acaso es esa la Sevilla real o la Sevilla de pandereta y postal costumbrista? A eso creo que se refiere Reverte con sus tuits.

El problema es más profundo cuando no sólo evitamos ciertas cosas "negativas" sino que también despreciamos las positivas. En este Blog hemos hablado en las últimas semanas varias veces del XX Aniversario de la Expo, de cómo el Parque Científico y Tecnológico Cartuja es el que más factura de España, uno de los más dinámicos de Europa y que representa un 10% del PIB de la ciudad, pero ¿a quién le importa? Eso no interesa venderlo igual que no interesa mostrar el potencial que puede llegar a tener la ciudad. Un ejemplo. No tiene sentido que en una ciudad donde viven más de un millón de habitantes las tiendas cierren por las tardes durante la semana de Feria. ¿Y al que no le gusta la Feria? ¿Estamos obligados como sevillanos a elegir entre quedarnos en casa o mancharnos de albero? 

Las palabras de Pérez Reverte servirán para que los sevillanos se echen las manos a la cabeza y se den golpes en el pecho mientras que más allá de la provincia aprovechan para echar leña al fuego dejando comentarios tan sumamente inteligentes como "Andalucía que se la entreguen a África", "Ya está bien de que los andaluces vivan del resto de los españoles" o "Que no nos comparen a todos los andaluces con los sevillanos". Sevilla, por alguna razón, genera cierto rechazo tanto de Despeñaperros hacia arriba como de Despeñaperros hacia abajo. La solución no está en cerrarse al mundo y proclamar que todos los demás "no nos entienden" sino en pararse, pensar, analizar y plantear otra Sevilla que escape del tópico y se muestre abierta al resto del mundo sin complejos. No nos quedemos en las "putas y los yonkis", aprovechemos esta oportunidad para mejorar y quizás un buen punto de partida sea precisamente ese otro artículo de Reverte en el que lamenta el potencial desperdiciado de la ciudad.

3 comentarios:

DetectiveHallenbeck dijo...

Los tweets de Pérez Reverte, cuando los leí en twitter, me parecieron simplemente la promoción de una película rodada en Sevilla. No me pareció ni bien ni mal, de hecho quizás un poco bien porque que se hable del cine hecho en Sevilla pues me parece que en cierto modo promociona la ciudad, igual que si ves Serpico pues estás viendo cosas de la Gran Manzana. Si dices, Serpico mola porque muestra el NY de putas y yonkis no hay polémica ninguna, de hecho el comentario despierta interés sobre la ciudad y sobre la película.
Lo que pasa es que en España estamos en la tierra de la polémica, la confusión de la parte por el todo, la tergiversación a niveles de lo absurdo, etcétera... Estamos deseando rasgarnos las vestiduras y los Mass Media se alegran mucho, porque ellos venden noticias como el pescadero vende acedías y mientras más jugosas le vengan mejor.
Se ha hecho una polémica donde no la había simplemente porque la gente es como es, y de todo quiere hacer el drama de la vida.
Además, mucha gente dice "uuuh, puedo replicarle algo a pérez reverte, menos mal, por fin puedo ponerme a discutir con un mínimo de razón con alguien que aparenta ser más listo que yo", y esa es la razón de tanta respuesta en twitter.

Maese Maesa dijo...

Bueno, desde luego que Pérez Reverte tiene una cierta inclinación por la polémica. No obstante, aunque bastante matizable, sus comentarios y sobre todo su viejo artículo sobre Sevilla me parecen totalmente acertados.

Y haciendo una lectura en positivo de la reacción de muchos a los comentarios del escritor, esta es propia de gente o bien un tanto integrista, o bien acomplejadas. Y que hayan desarrollado un complejo sobre su ciudad no deja de ser una etapa en el reconocimiento de que algo es mejorable en ella. Conclusión: ( modo ironía encendido) en un par de generaciones nos codearemos con Viena y París.

Por cierto, Grupo 7 está genial.

Soso el Camperoso dijo...

Las lacras de Sevilla son innegables. Son tan indiscutibles como lamentable es la idea de Pérez Reverte de que él camina por el Olimpo de los dioses con licencia para escupir sobre quien desee. En Sevilla hay muchas realidades. Desde los tópicos, al anquilosamiento intelectual, pasando por la marginalidad y el paro y sin omitir, hay que decirlo, a mucha gente que trabaja duro y que se esfuerza. Si hablamos de la realidad, hablemos de toda ella.