Páginas

miércoles, 21 de marzo de 2012

Nuevos actos vandálicos en el Parque de María Luisa


Los ataques a espacios patrimoniales y artísticos de la ciudad son tan frecuentes que podrían contar con una sección propia en el Blog. Ayer nos despertábamos con la terrible imagen de la Glorieta de Rodríguez Marín, en Plaza de América, completamente destrozada por unos salvajes que no tenían nada mejor que hacer la noche del lunes al martes que ensañarse con este espacio. Los destrozos son tan numerosos y de tal intensidad que es imposible pensar que una persona normal sea capaz de cometer algo así

Que este tipo de situaciones se den casi mensualmente en la ciudad es una muestra de una sociedad podrida donde falla lo más básico, la educación, y sin educación es imposible que una sociedad progrese. Es difícil intentar comprender por qué una persona puede hacer algo así, en este destrozo hay mucha ira ya que se ve que no sólo han tirado al suelo los elementos decorativos (con el trabajo que ello conlleva) sino que una vez en el suelo, los remates cerámicos han sido golpeados una y otra vez hasta destrozarlos en pedazos.


El daño no acaba en esta glorieta, la paralela dedicada a Cervantes, con sus anaqueles con escenas del Quijote (y donde ya desaparecieron las figuras cerámicas del Quijote y Sancho Panza) también ha sufrido destrozos, al igual que otros jarrones y pedestales de la Plaza. La única solución a corto plazo para evitar estos actos es la vigilancia, el Parque debe contar con presencia policial las 24 horas del día, cámaras que graben a estos energúmenos y por supuesto, condenas ejemplares para que quien haga algo así, lo pague. Ya que la educación ha fallado (y con ella, toda la sociedad) habrá que recurrir al castigo. 


El Ayuntamiento no puede seguir gastando cada año miles y miles de euros en reparar objetos artísticos que sin ataques, estarían en perfectas condiciones. Ese dinero se podría emplear en otras muchas cosas, por no hablar de la pésima imagen que da la ciudad con plazas, fuentes, esculturas y glorietas en estas condiciones.


3 comentarios:

Rafael dijo...

Impresionante e increíble a la vez el monumental destrozo. ¿De qué se han valido, martillos, piedras y palos? Todo para hacer algo que a cualquier cabeza le resultaría irracional. Es sencillamente desesperanzador ver que estos actos se repiten tan frecuentemente, pero la pregunta que me hago a veces ¿realmente y a pesar de todo, les conviene a los gobiernos la des-educación y la des-información como fórmula de control?

DetectiveHallenbeck dijo...

Es evidente que no son canis borrachos. Creo que ya mucha gente se está dando cuenta de que tengo razón, que es gente por encargo

Washufleiba dijo...

Que vergüenza ajena..., no son conscientes de lo valioso y caro que puede llegar a ser este tipo de cerámica, es impresionante. Yo alucino con la gente, destrozando su propia ciudad. Qué mal!