Páginas

jueves, 23 de febrero de 2012

Cultura de Sevilla en Córdoba (III): Espacios urbanos


Pasear por Córdoba conociendo sus espacios urbanos es disfrutar del buen gusto. Plazas y calles están cuidadas hasta el último detalle y es prácticamente imposible no hacer comparaciones. El paseo que recorre la cubierta de las vías del tren, junto a la estación, es uno de mis lugares preferidos de la ciudad. Nada que ver con lo que se hizo aquí en los alrededores de Santa Justa... 

Las fuentes de la Plaza de las Tendillas también llamaron mi atención. Chorros que salen del suelo, al igual que los de nuestra Alameda de Hércules, pero lo que allí es precisión y bella armonía, aquí es caos y malas terminaciones. Lo mejor que les podría ocurrir a las fuentes de la Alameda es que las quitaran y las hicieran de nuevo. ¿Realmente alguien pensó que con ese diseño podrían funcionar correctamente?


Aprovechando el día en Córdoba, quise conocer en persona el nuevo 'Centro Abierto de Actividades Ciudadanas', o como lo conocen allí "las setas", lo cual me hizo mucha gracia por su relación con el Metropol Parasol sevillano. Se trata de una plaza diseñada por el Estudio Paredes.Pino compuesta por una serie de parasoles que cubren un espacio de casi 7.000 metros cuadrados de extensión. 


Los parasoles, de hasta cuatro metros de diámetro, tienen alturas variables, alcanzando los trece metros. Su mayor atractivo es el colorido de la parte superior... precisamente la que no se ve a pie de calle. La mayoría de las imágenes publicadas de este proyecto hacen referencia a ese rico colorido, pero la verdad es que cuando llegas allí te encuentras una plaza desangelada, bastante sucia y monótona a pesar de los intentos de dar color con el pavimento y los bancos.


El espacio está disponible pare celebrar todo tipo de actos sociales y públicos. Lo que en un principio se concibió como un atractivo para este barrio no ha dado, en mi opinión, los frutos esperados: allí no había nadie e incluso la gente que pasaba me miraba raro por hacerle fotografías al "monumento". Quizás el gran fallo sea la aridez del espacio urbano, interesante en su cota aérea, pero bastante deshumanizado en la parte habitable. 


La cara y la cruz de una ciudad que busca la excelencia en sus espacios urbanos.

2 comentarios:

fudet dijo...

Siento discrepar contigo.
No hay duda alguna que las obras que se han ido realizando a lo largo de los años en Cordoba, para rejuvenecer los principales espacios públicos de la ciudad tienen, en general, un acabado impecable en comparación con las obras realizadas en Sevilla, como tu bien expones.
Pero me cuesta mucho trabajo reconocer el supuesto buen gusto que mencionas en muchas de ellas.
El mobiliario urbano elegido para casi todas las obras rompe con la estética clásica de dichos lugares, como la Plaza de la Corredera, el Paseo del Gran Capitán o la propia Plaza de las Tendillas (Este problema ya lo hemos sufrido en damasiados lugares emblemáticos de Sevilla, como la Puerta de Jerez, la Alfalfa, la Pescadería...)
En este aspecto, de los pocos que se libran es el mencionado vial. Pero, en mi modesta opinión, creo que hacer un paseo de más de un kilómetro de longitud sin ningún elemento que aporte sombra (la zona paralela a la av. de la Libertad, ya que la que discurre por la av. de América si tiene una extensa zona verde) en una ciudad con temperaturas tan extremas no creo que sea un acierto.
Por otro lado, situar el puente de San Gabriel, a escasos metros del puente Romano es una aberración y rompe con toda la estética del conjunto.
La orilla situada entre los dos puentes, en el barrio del Campo de la Verdad (orilla opuesta a la mezquita catedral), esta completamente abandonada, a pesar de su reciente apertura.
Y esto son solo alguno de los desaciertos urbanísticos de la ciudad (siempre en mi opinión).
Espero que esto no se tome como un ataque a la ciudad vecina, sino más bien como un recordatorio de que, en general, ambas ciudades adolecen de los mismos problemas, la cuestión es cómo quieras venderla, obviando o resaltando sus problemas o sus virtudes.
Personalmente nunca he entendido por qué no se ha fomentado mucho más el turismo entre ambas ciudades. Ya que por proximidad, buena comunicación e innegable patrimonio cultural, artístico, gastronómico, social... se presenta como uno de los destinos turísticos más interesantes de la comunidad.

Culturadesevilla dijo...

@fudet: Por el conocimiento que demuestras de Córdoba, me imagino que la conoces mucho mejor que yo. Mi perspectiva es la de un mero visitante / turista que pasa el día en Córdoba y se lleva una visión general de la ciudad. Cuando vives o frecuentas mucho una ciudad, el conocimiento de la misma es mayor y en consecuencia, aumenta la mirada crítica hacia lo que se hace y construye en ella.

Sobre el tema del mobiliario urbano, no creo que el colocar mobiliario de corte más moderno en zonas clásicas sea algo negativo, es cuestión de gustos. Habrá quién prefiera la farola fernandina (nada "autóctona", por cierto) y quién estime más un mobiliario moderno.

Aún así, la imagen general que siempre me llevo de la capital cordobesa es positiva, aunque tenga cosas que no me agraden o no me terminen de convencer (como precisamente los parasoles que ilustran esta entrada). Al hacer este tipo de reportajes sobre otras ciudades puede parecer que las ensalzo en demasía pero lo que pretendo es mostrar otra forma de hacer las cosas y quizás, un ejemplo para la ciudad de Sevilla.

Coincido plenamente contigo en el tema del Turismo, Sevilla y Córdoba, por su cercanía, deberían fomentar el turismo conjunto, al igual que se hace entre Sevilla y las playas de Huelva.

Saludos!!