Páginas

domingo, 22 de enero de 2012

El Ayto. insta a ADIF a recuperar el Humilladero de San Onofre


Según ha anunciado el Ayuntamiento, la Gerencia de Urbanismo ha presentado ante ADIF, responsable del Humilladero de San Onofre, una propuesta de medidas urgentes para evitar el derrumbe del edificio. En una reunión mantenida esta semana, se ha acordado iniciar un estudio del estado del templete y su entorno para evaluar las medidas necesarias para su recuperación y la incidencia del paso de trenes junto a él.

El proyecto de intervención está presupuestado en 58.230 euros y según fuentes de Urbanismo, Renfe ha mostrado su disposición a asumir íntegramente el coste de la misma. También se ha abordado la posibilidad de trasladar el monumento de lugar para garantizar su conservación, si bien su declaración como Bien de Interés Cultural prohíbe cambiar un bien de sitio a no ser que sea indispensable para evitar su desaparición.

Fuente: Gabinete de Prensa del Ayuntamiento de Sevilla

3 comentarios:

DetectiveHallenbeck dijo...

No veo racional mover el templete. Vale, se estropea cuando pasa el tren. ¡Pero es que si se mueve deja de tener sentido! El mérito no es que sean ladrillos de hace 600 años. Las piedras del suelo tienen millones de años. El mérito es que haya sido un sitio de veneración con esa fisionomía durante tanto tiempo y, en todo caso, hay que hacer un contraste de cómo han cambiado los tiempos, como era la zona antes y como es ahora. Hay que restaurarlo, y si se ve que el tren pasa y lo estropea se vuelve a resaturar o se pone 1 mecanismo alrededor (como planchas de goma enterradas en el suelo) que amortiguen el movimiento. Pero desplazarlo me parece un disparate.

Alberto Martín dijo...

Opino como DetectiveHallenbeck, el humilladero tiene más sentido y más valor en su ubicación original. Es cierto que la zona está muy aislada pero está prevista su mejora con el futuro traslado del Tamarguillo previsto en el Pgou.

Culturadesevilla dijo...

Efectivamente, el templete tiene sentido donde está. Es una lástima que hayamos permitido que su entorno se degrade hasta el extremo que vemos hoy, pero habría que buscar fórmulas de mejorar ese entorno antes que trasladarlo piedra por piedra a otro lugar "como decoración". Y así lo reconoce su declaración como BIC.

Sinceramente, en caso de que se desmontara, prefiero mil veces que se lleve a un museo donde se garantice su estabilidad antes que ubicarlo en una rotonda o como objeto decorativo de un parque.

Saludos!