Páginas

domingo, 9 de octubre de 2011

Nuevas tecnologías aplicadas a la Cultura


Hoy en día es fundamental para lograr una mayor difusión contar con las nuevas tecnologías como aliadas. La Cultura no escapa a esta tendencia y ya es prácticamente imposible no encontrar por Internet el sitio web de museos, fundaciones o centros de arte, por no hablar de su presencia en las redes sociales. Internet es una herramienta básica para encontrar toda la información necesaria sobre los centros culturales y por ello hemos querido analizar varias páginas webs y comprobar si Sevilla está a la altura de las circunstancias. Nos centraremos en el análisis de seis sitios web de fundaciones españolas.

Empezamos por la Fundación Joan Miró de Barcelona. Nada más entrar nos encontramos con una web muy atractiva, donde el colorido de las obras de Miró es el principal protagonista. Navegando por su menú podemos encontrar toda la información que queramos, desde los orígenes e historia de la Fundación hasta los datos de la exposición temporal que alberga actualmente. Además, podemos suscribirnos a la web para recibir las novedades y participar en las redes sociales a través de Facebook.


Veamos un ejemplo andaluz de lo más atractivo, la web de la Fundación de Arquitectura Contemporánea de Córdoba. Quizás algo compleja de manejar al principio (antes de entrar hay que seleccionar el color que queremos que predomine en su menú) pero tremendamente interesante por la cantidad de información que aporta y por su cuidado diseño.


Bastante más sencilla y clásica es la web de la Fundación Casa Natal de Picasso, de Málaga. Si bien se echa en falta la genialidad de Picasso en el diseño, lo cierto es que tenemos toda la información a simple vista, desde las últimas actividades, el catálogo de su biblioteca o un completo análisis de la relación entre el pintor y su ciudad natal a través de varios reportajes en los que se habla sobre la Málaga del siglo XIX.


Y llegamos a las fundaciones sevillanas. Empecemos por la web de la Fundación Focus Abengoa, un espacio de lo más anticuado donde aparentemente tenemos gran cantidad de información pero que obvia algo tan básico como la exposición que alberga el centro en estos momentos (la referencia a exposiciones organizadas culmina en ¡2009!). Imágenes de lo más anticuadas y un diseño que pide a gritos una renovación completan una web poco atractiva. Cuesta entender que la fundación de una empresa pionera en las energías renovables presente un aspecto tan obsoleto.


La Fundación Madariaga también cuenta con página web. La falta de un diseño atractivo es la tónica general de esta web en la que el apartado dedicado al centro cultural ocupa un pequeño espacio entre gran cantidad de enlaces. No estaría mal potenciar más su centro cultural y las exposiciones que alberga al tiempo que se actualiza el horario de visita. Como punto positivo, tenemos enlace directo tanto al Blog de la Fundación (actualizado casi a diario) como a Facebook.


Por último llegamos a la web de la Fundación Tres Culturas, la mejor de los tres ejemplos sevillanos con diferencia. El exceso de información que se presenta en su página de inicio puede resultarnos algo estresante al principio, pero tras revisar rápidamente los diferentes apartados, podemos dirigirnos cómodamente a lo que estemos buscando, ya sea la biblioteca, las últimas ofertas de empleo o su amplia agenda de actividades, que también se muestran en el centro de la pantalla bajo el título "próximas actividades".

En definitiva, hoy en día hay que estar en Internet, pero no basta con cualquier cosa para salir del paso. La página web de una fundación es su carta de presentación ante el mundo y por ello es fundamental cumplir dos aspectos básicos: ofrecer la información en varios idiomas, cuantos más mejor, y sobre todo, mantenerla actualizada. Un diseño atractivo y de fácil manejo también se antoja como un requisito fundamental para lograr una experiencia agradable en el visitante que se traduzca en una visita física a la sede del centro.

1 comentario:

Cathaysa dijo...

Efectivamente Internet ha revolucionado las relaciones sociales, los hábitos de consumo y el intercambio de conocimientos. Las páginas web siguiendo sus propias particularidades deben adaptarse a las necesidades de los usuarios, poniendo en práctica un diseño accesible, aplicando criterios de usabilidad y fusionando aspectos estratégicos y de contendio con los creativos. Es importante tener un buen diseño ya que uno malo es muy fácil de reconocer. Los usuarios son muy críticos y si una página no les gusta no vuelven a visitarla, además de crearse una opinión negativa sobre la empresa en cuestión.