Páginas

domingo, 30 de octubre de 2011

Cultura en la provincia de Sevilla


La iglesia de San Pedro de Carmona acaba de reabrir las puertas de su capilla del Sagrario (imagen inferior perteneciente a la Fototeca de la US), una joya barroca diseñada por la familia Figueroa en el siglo XVIII y que ha estado cerrada durante los últimos años por restauración.


La capilla de la Trinidad de Utrera también está cerrada por obras de restauración. En concreto, desde 2008 se ha actuado en la espadaña que remata la fachada principal y en el interior del templo, donde se han solventado los problemas de la bóveda además de la limpieza general de la capilla y restauración del retablo de la Virgen de los Desamparados. La intención de la hermandad que regenta el templo es reabrirlo antes de Navidad.


El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra sigue buscando fórmulas para gestionar el Teatro Riberas del Guadaíra, una de las apuestas culturales más fuertes de los últimos años en la provincia de Sevilla. Sin embargo, una vez más se ha construido el equipamiento sin tener claro su explotación posterior, lo que ha producido varios quebraderos de cabeza al Ayuntamiento y diversos enfrentamientos con la oposición. Gestionar y programar un teatro de estas características no es sencillo y tampoco barato, la solución podría pasar por adjudicar todo lo relativo al teatro a una sociedad municipal que se encargase de mantenerlo y buscarle programación.

Uno de los yacimientos arqueológicos sevillanos más ricos en historia y a la vez más desconocidos por el público es el Gandul, entre los términos municipales de Alcalá de Guadaíra y Mairena del Alcor. Tras expolios y ataques vandálicos varios, el ayuntamiento de Alcalá está interviniendo en la actualidad sobre el tholos de las Canteras, un mausoleo romano de planta circular y gran vistosidad. También se está recuperando otro yacimiento aparecido el último invierno tras las copiosas lluvias registradas en la zona. El Gandul, declarado Bien de Interés Cultural, sigue a la espera de un plan integral que lo ponga en valor, un extremo bastante complicado por tener dos propietarios, un particular y el Ministerio de Defensa.

No hay comentarios: