Páginas

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Un acuario al que le cuesta arrancar


Hace años se consideraba que las obras, la presencia de grúas en las calles, los camiones cargados de hormigón entrando en los solares... eran signo de desarrollo, de crecimiento económico. La crisis del ladrillo nos abrió los ojos y nos enseñó una dura moraleja: más invertir en tecnología, investigación y educación y menos en ladrillo, que a la larga la burbuja termina explotando.

Ahora, Sevilla presenta profundas heridas por toda la ciudad en forma de obras por concluir. La burbuja estalló y dejó un buen puñado de obras a medio hacer. Y ahí siguen. Ejemplos los tenemos en los mejores puntos de la ciudad: en Ramón y Cajal, en La Florida, en el Prado (aunque los problemas de la biblioteca sean de otro calibre, están muy relacionados con esa forma de entender el urbanismo) y el manido tema del Acuario.

El Acuario Nuevo Mundo (ahora del Descubrimiento) va camino de cumplir dos décadas sin que se termine de construir (el proyecto se planteó en 1997). La primera empresa que iba a construirlo se quedó sin fondos y dejó el proyecto en barbecho. El Puerto recuperó la licencia, la sacó de nuevo a concurso y fue adjudicada. Todo parecía encarrilado y las obras iban a retomarse en enero de 2011, pero estamos en septiembre y no se ha movido un solo ladrillo. La nueva concesionaria, Aliart Ingeniería, ha solicitado abrir el proyecto por fases, para rentabilizar la inversión y poder acometerla en varios años en lugar de los 14 meses estipulados.

Volvemos al problema de siempre. Parecía que se habían tomado las precauciones necesarias para que el Acuario se construyera y al final nos encontramos con la misma piedra en el camino, la empresa no tiene el dinero suficiente para acometer el proyecto. ¿Por qué se le adjudicó entonces? Llevar a cabo un proyecto por fases no es ningún disparate, al contrario, es algo de lo más común; pero aquí no estamos hablando de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia o la Ciudad de la Cultura de Santiago, se trata de un acuario de reducidas dimensiones que si encima se abre por fases, lo más seguro es que se quede a medio hacer al no suponer un reclamo suficiente como para pagar una entrada. Seamos sinceros, los grandes protagonistas de un acuario son los tiburones, si los tanques de grandes dimensiones se dejan para una segunda fase, será complicado atraer a sevillanos y turistas para que conozcan "el ecosistema del Guadalquivir" y encima pasen por caja.

Ojalá este proyecto se encarrile, aunque sea sólo para dejar de ver una obra a medio hacer en un muelle que podría dar mucho más de sí, pero parece que nos quedan vallas y ladrillos vistos para rato.


3 comentarios:

Alberto Espinal dijo...

Lo del acuario, personalmente, me parece una tontería. No me gusta nada encerrar a los animales en un espacio cerrado para que podamos gastar nuestro "tiempo de ocio" en verlos.
Además tiene pinta de ser un proyecto caro y que va a servir de muy poco, ya que casi nadie irá a verlo, que es lo que pasa con la oferta de ocio en esta ciudad normalmente. Véase las penurias que pasa isla mágica para sobrevivir.
En mi opinión, si hubiera algún político con un poco de sentido común pondría en valor el acuario que ya existe en la ciudad, que está en la sede de emasesa en la Cartuja, que contiene además ya la muestra de fauna del Guadalquivir que se pretende poner en el nuevo acuario.
Al fin y al cabo, ¿para qué construir algo que ya existe?

Culturadesevilla dijo...

Efectivamente, Alberto, el Acuario no deja de ser una oferta de ocio más. Cierto es que el hecho de que los animales vivan en cautiverio para nuestro disfrute es un tema que podría ser debatido en profundidad, pero también es cierto que es prácticamente la única forma de que el ser humano conozca el mundo submarino y, en la medida de lo posible, aprenda a valorarlo y cuidarlo para evitar esas prácticas terribles que están acabando con nuestros mares y océanos.

Sobre el Acuario de EMASESA, pues son proyectos completamente diferentes. Lo de EMASESA no deja de ser una pecera grande, el nuevo Acuario pretende recrear una serie de ecosistemas en un proyecto más ambicioso.

Saludos!

DetectiveHallenbeck dijo...

¿Que van a terminar el acuario? Esas obras llevan ahí tanto tiempo que en vez de un Aquario van a poner un Anticuario, jarrll!!!... las obras más largas del mundo XDDD