Páginas

miércoles, 7 de septiembre de 2011

La Fiscalía ve indicio de delito en las obras de la Casa de la Moneda


La Fiscalía de Urbanismo y Patrimonio Histórico de Sevilla ha puesto sobre la mesa las irregularidades que se cometieron durante las obras realizadas en la Casa de la Moneda, edificio declarado Bien de Interés Cultural. Tal y como denunció este Blog en diciembre de 2010, la tercera planta que se ha añadido al edificio no sólo es ilegal sino que se habrían falseado datos en el proyecto entregado a la Comisión Provincial de Patrimonio para hacer pasar por reales unos metros cuadrados que jamás existieron.

Pero el daño incalculable a este Bien patrimonial no termina en ese remonte, también se derribaron muros y espacios de los siglos XVIII y XIX a pesar de que aparecían en el proyecto como elementos a conservar por lo que ni siquiera se respetó el propio proyecto presentado a la Comisión provincial.

En estos momentos la Fiscalía está investigando los hechos y actuará contra los responsables de este delito patrimonial. El daño al edificio ya es irreparable pero esperemos que sirva de precedente para que estos casos no vuelvan a ocurrir y tanto la Comisión Provincial de Patrimonio como el propio Ayuntamiento de Sevilla actúen con mayor celo cuando se trata de edificios protegidos. Cuando Cultura de Sevilla denunció lo que se estaba haciendo en la Casa de la Moneda, nos llovieron los insultos y las descalificaciones, pero parece que no estábamos tan locos ni éramos tan ignorantes.

Fuente: Europa Press

3 comentarios:

el pasado de sevilla dijo...

penoso, una vergüenza que sevilla SIEMPRE llegue tarde para proteger su patrimonio, ojo, cuando llega.

felicidades por tu trabajo y SIEMPRE AGRADECIDO A TI CULTURA, por tu esfuerzo volcado en este edificio.-

un saludo

Alatriste dijo...

Felicidades, blog vigilantes del patrimonio como el vuestro que no dudan en mojarse es lo que mas necesitamos.

Zapateiro dijo...

Es evidente que hay delito urbanístico, basta con tener ojos en la cara para ver. Manda narices que hasta ahora no se hayan movido.